Preocupación por la devaluación del real

La caída de la moneda brasileña genera cada vez más temor entre funcionarios y empresarios argentinos. Proponen crear "mecanismos compensatorios" en el Mercosur.

20 septiembre, 2001

(NA). – Funcionarios y empresarios manifestaron hoy (jueves 20) su preocupación ante la constante devaluación de la moneda brasileña, advirtieron que por esa situación es cada vez más difícil competir con ese país y evaluaron la posibilidad de generar “mecanismos compensatorios” en el Mercosur.

De este modo, la secretaria de Comercio, Débora Giorgi, propuso crear “mecanismos compensatorios” en el Mercosur para enfrentar la devaluación de la moneda brasileña, situación que, según dijo, “genera problemas” dentro del bloque regional.

Giorgi resaltó que la devaluación del real “genera desvío de comercio”, y en ese sentido explicó que en los primeros siete meses de 2001, el superávit argentino con el Mercosur creció 3% y con el resto del mundo, 460%, siempre en comparación con igual período del año anterior.

“La devaluación del real no resultó motor de las exportaciones brasileñas hacia la extrazona, pero generó problemas en el mercado común”, señaló la funcionaria a través de un reportaje publicado en un matutino porteño.

Giorgi aseguró, además, que los países socios del Mercosur “tenemos buen diálogo para consensuar la agenda de negociaciones con la Unión Europea y Estados Unidos, pero adentro enfrentamos temas pendientes muy vinculados con las asimetrías macroeconómicas, por el efecto de la devaluación del real”.

Por eso, reclamó una mayor institucionalización del bloque, que “ahorraría discusiones mediante órganos ajenos a los intereses sectoriales”.

Por su parte, el titular de Mercedes Benz de Argentina, Enrique Federico, advirtió que en caso de que el real se continúe depreciando frente a la moneda norteamericana y llegue a US$ 3 por unidad, “competir con Brasil se tornaría sumamente difícil”.

Ante esta situación, el empresario defendió la “necesidad de los reintegros” instaurados por el Gobierno argentino, aunque reconoció que “de todas maneras no alcanzan para cubrir toda la devaluación porque inmediatamente que se paga el reintegro, la depreciación de la moneda brasileña hace que todo estos efectos se pierdan totalmente”.

Federico reclamó “solucionar el tema puntual” que a su entender es el macroeconómico, que se origina en este caso “por el tipo de cambio”.

Se mostró sorprendido por la intención de Brasil de aplicar multas a la industria automotriz Argentina, y aclaró que el acuerdo entre ambos países “no prevé” penalidades, sino sólo el
pago de un arancel que va de 70 a 75% en el caso de que uno de los países venda al otro 10,5% más de lo que le compra.

“En el acuerdo suscripto entre ambos países se estableció un sistema de intercambio compensado, con una flexibilidad que este año es de 10,5%, y el que importe por encima de esa flexibilidad tiene que pagar un arancel diferencial de 70% extrazona en el caso de vehículos terminados y de 75% en el caso de partes”, añadió.

Por ende, añadió, “acá no hay ningún tipo de limitación al intercambio ni tampoco hay ninguna penalidad. Lo que hay es un arancel que se debe pagar cuando se excede este límite de 10,5%”.

En tanto, señaló que “la industria automotriz se ha integrado bajo la especialización, lo que significa que vehículos fabricados en Brasil no son producidos en la Argentina y viceversa”.

En declaraciones a radio América, el ejecutivo afirmó no obstante que las proyecciones de la industria automotriz “se hicieron a largo plazo a fin de integrarnos comercial e industrialmente.

Esto venía desde antes del acuerdo de Ouro Preto 94 –que dio origen al Mercosur– y va a seguir más allá de los diferencias que pueda haber entre países”.

“Por lo tanto nosotros creemos que el tema puntual para solucionar acá es de tipo macroeconómico como el caso del tipo de cambio”, enfatizó.

(NA). – Funcionarios y empresarios manifestaron hoy (jueves 20) su preocupación ante la constante devaluación de la moneda brasileña, advirtieron que por esa situación es cada vez más difícil competir con ese país y evaluaron la posibilidad de generar “mecanismos compensatorios” en el Mercosur.

De este modo, la secretaria de Comercio, Débora Giorgi, propuso crear “mecanismos compensatorios” en el Mercosur para enfrentar la devaluación de la moneda brasileña, situación que, según dijo, “genera problemas” dentro del bloque regional.

Giorgi resaltó que la devaluación del real “genera desvío de comercio”, y en ese sentido explicó que en los primeros siete meses de 2001, el superávit argentino con el Mercosur creció 3% y con el resto del mundo, 460%, siempre en comparación con igual período del año anterior.

“La devaluación del real no resultó motor de las exportaciones brasileñas hacia la extrazona, pero generó problemas en el mercado común”, señaló la funcionaria a través de un reportaje publicado en un matutino porteño.

Giorgi aseguró, además, que los países socios del Mercosur “tenemos buen diálogo para consensuar la agenda de negociaciones con la Unión Europea y Estados Unidos, pero adentro enfrentamos temas pendientes muy vinculados con las asimetrías macroeconómicas, por el efecto de la devaluación del real”.

Por eso, reclamó una mayor institucionalización del bloque, que “ahorraría discusiones mediante órganos ajenos a los intereses sectoriales”.

Por su parte, el titular de Mercedes Benz de Argentina, Enrique Federico, advirtió que en caso de que el real se continúe depreciando frente a la moneda norteamericana y llegue a US$ 3 por unidad, “competir con Brasil se tornaría sumamente difícil”.

Ante esta situación, el empresario defendió la “necesidad de los reintegros” instaurados por el Gobierno argentino, aunque reconoció que “de todas maneras no alcanzan para cubrir toda la devaluación porque inmediatamente que se paga el reintegro, la depreciación de la moneda brasileña hace que todo estos efectos se pierdan totalmente”.

Federico reclamó “solucionar el tema puntual” que a su entender es el macroeconómico, que se origina en este caso “por el tipo de cambio”.

Se mostró sorprendido por la intención de Brasil de aplicar multas a la industria automotriz Argentina, y aclaró que el acuerdo entre ambos países “no prevé” penalidades, sino sólo el
pago de un arancel que va de 70 a 75% en el caso de que uno de los países venda al otro 10,5% más de lo que le compra.

“En el acuerdo suscripto entre ambos países se estableció un sistema de intercambio compensado, con una flexibilidad que este año es de 10,5%, y el que importe por encima de esa flexibilidad tiene que pagar un arancel diferencial de 70% extrazona en el caso de vehículos terminados y de 75% en el caso de partes”, añadió.

Por ende, añadió, “acá no hay ningún tipo de limitación al intercambio ni tampoco hay ninguna penalidad. Lo que hay es un arancel que se debe pagar cuando se excede este límite de 10,5%”.

En tanto, señaló que “la industria automotriz se ha integrado bajo la especialización, lo que significa que vehículos fabricados en Brasil no son producidos en la Argentina y viceversa”.

En declaraciones a radio América, el ejecutivo afirmó no obstante que las proyecciones de la industria automotriz “se hicieron a largo plazo a fin de integrarnos comercial e industrialmente.

Esto venía desde antes del acuerdo de Ouro Preto 94 –que dio origen al Mercosur– y va a seguir más allá de los diferencias que pueda haber entre países”.

“Por lo tanto nosotros creemos que el tema puntual para solucionar acá es de tipo macroeconómico como el caso del tipo de cambio”, enfatizó.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades