¿Por qué McCain descartó a Rice para imponer a Palin?

“Porque al partido republicano lo extorsiona desde 2000 el fundamentalismo evangélico. Su instrumento es Karl Rove, eminencia gris de George W. Bush”. Así sostiene el politicólogo norteamericano Jonathan Franzen, otrora allegado a John McCain.

8 septiembre, 2008

<p>Hace menos de nueve meses, Franzen era uno de los pocos republicanos que propon&iacute;a como candidato presidencial a McCain y lo hac&iacute;a en el libro &ldquo;<em>Politically correct</em>&rdquo;. Por entonces, Hillary Rodham Clinton era la precandidata dominante y Barack Obama afrontaba transitaba una senda cuesta arriba.</p>
<p>Seg&uacute;n afirma el analista, el senador por Arizona era &ldquo;un moderado en pol&iacute;tica interna y, en materia exterior, tal vez m&aacute;s progresista que ciertos dem&oacute;cratas. Ahora, el autor reniega de su obra. Pero no est&aacute; solo: su amigo liberal David Foster Wallace se desdijo d&iacute;as atr&aacute;s de su optimismo sobre McCain, porque &ldquo;demostr&oacute; carecer de convicciones firmes&rdquo;. &iquest;Qu&eacute; estaba pasando?</p>
<p>&ldquo;Todo es relativo &ndash;se&ntilde;ala Franzen- y Rodolfo Giuliani ser&iacute;a m&aacute;s desastroso que McCain, no visto como ego&iacute;sta ni corrupto como el ex amo de Nueva York. Pero seis meses bajo la luz p&uacute;blica han desnudado los aspectos m&aacute;s vulnerables de un car&aacute;cter que hoy irrita o asusta. Aceptar a Sara Palin como compa&ntilde;era de f&oacute;rmula es una barbaridad&rdquo;.</p>
<p>Especialmente &ldquo;tras haber sugerido en reserva a Condoleezza Rice, una mujer tan brillante como en las ant&iacute;podas de Palin, sobre quien ignoraba casi todo, en particular una trayectoria en Alaska que inclu&iacute;a haber militado en el separatismo local&rdquo;. Cabe se&ntilde;alar que escindir Alaska de EE.UU. ser&iacute;a tan rid&iacute;culo como hacerlo con Haw&aacute;i o las V&iacute;rgenes.</p>
<p>Pero lo m&aacute;s grave fue &ldquo;elegir un personaje incapaz de trabajar en equipo. Si gana, McCain convivir&aacute; con alguien m&aacute;s vulnerable pol&iacute;ticamente, pero en inmejorable estado f&iacute;sico&rdquo;. En verdad, varios medios y algunas canciller&iacute;as temen que Palin llegue a presidente y haga desastres peores que los de Bush. &ldquo;Mitt Romney era la opci&oacute;n perfecta, pero McCain lo detesta. En cuanto a Rice &ndash;apunta Franzen-, es una rareza republicana: negra e inteligente&rdquo;. Lo mismo piensa el vicepresidente Richard Cheney. Otra cosa que se desvanece es la ilusi&oacute;n de un nuevo partido, acaudilado por el mismo McCain que se opon&iacute;a en 2000 a la maquinaria ultraconservadora Bush-Cheney. Despu&eacute;s, la Casa Blanca lo atacaba tanto que lo hizo triunfar en las &uacute;ltimas internas.</p>
<p>Ahora McCain comparte f&oacute;rmula con &ldquo;una exponente fan&aacute;tica de ese aparato evang&eacute;lico. Por ejemplo, en el caso de Ir&aacute;n el belicismo de Bush y Cheney fue diluido por un grupo allegado a Bush padre. Pero McCain quedar&iacute;a en manos de Palin y Rove&rdquo;. En cuanto a la campa&ntilde;a, &ldquo;la gente comienza a ver en McCain otro Ross Perot, aunque a causa de la imprevisible Palin y su efecto en la prensa mayor&rdquo;.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades