¿Por qué las dirigencias son hoy tan malas?

Fundó el Foro Económico Mundial (Davos, hoy apenas una sombra) y lo abandonó para dedicarse a la docencia en Columbia. Jeffrey Sachs, de él de trata, hoy reniega de las cúpulas. Les endilga no tener iniciativas y ceder ante intereses creados.

<p>Ante el desempleo alto, los d&eacute;ficits fiscales y los estallidos sociales &ldquo;la mayor&iacute;a de Gobiernos centrales se inmovilizan y se dejan avasallar por poderosos intereses, en particular financieros. La city londinense, Wall Street, la banca de Fr&aacute;nfort y otros cabildeos tienen a los pol&iacute;ticos en un pu&ntilde;o y traban todo tipo de cambios o reformas&rdquo;.<br />
<br />
Los impuestos sobre ingresos elevados siguen exiguos, los bancos contin&uacute;an descapitalizados o subregulados. En aras de la ortodoxia, &ldquo;inversiones claves en educaci&oacute;n, trabajo e infraestructura civil se postergan o limitan respondiendo a necesidades presupuestarias&rdquo;, subraya el economista.<br />
<br />
A criterio suyo, los pol&iacute;ticos actuales quedan muy por debajo de las circunstancias. &ldquo;Los grupos de intereses creados redactan cartillas, luego imposibles de poner en escena. Las 16 cumbres europeas de los &uacute;ltimos dos a&ntilde;os fracasaron pol&iacute;tica y t&eacute;cnicamente. Las recetas de Angela Merkel son malas y no pueden instrumentarse. Por ende, el euro no viene siendo aniquilado por los pol&iacute;ticos, sino por los incompetentes&rdquo;<br />
<br />
Los procesos de Gobierno se reducen a acumular frases huecas o efectistas. En estados Unidos, apunta Sachs, &ldquo;el presidente Barack Obama no ha elaborado documento alguno con propuestas relevantes en materia de tributaci&oacute;n, energ&iacute;a, combustibles, cambio clim&aacute;tico, regulaci&oacute;n financiera, atenci&oacute;n m&eacute;dica o pobreza&rdquo;. Casi todo se resuelve a puertas cerradas, en salones donde priman lobbies y transacciones fuera de la luz p&uacute;blica. <br />
<br />
Los procedimientos en la Uni&oacute;n Europea son a&uacute;n m&aacute;s grotescos. &ldquo;Se espera la palabra de un solo miembro, Alemania. A su vez, esta l&oacute;gica mezcla tensiones postraum&aacute;ticas, coaliciones inestables, bancos poderosos pero vulnerables y pol&iacute;ticos tan poco profesionales como los franceses, griegos e espa&ntilde;oles&rdquo;. Algunos pa&iacute;ses sociadem&oacute;cratas del norte mantienen las cabezas sobre el agua, por ahora, pues sus pol&iacute;ticas heterodoxas mantienen bajo control las desigualdades y la pobreza. Contrariamente a econom&iacute;as tipo EE.UU.o Gran Breta&ntilde;a, &ldquo;recaudan bien, sus presupuestos est&aacute;n en equilibrio o dan super&aacute;vit. Varios de ellos coquetearon con la desregulaci&oacute;n financiera en los a&ntilde;os 90. Pero, como Turqu&iacute;a, Malasia, Rusia o la Argentina, pagaron precios altos y tornaron a la estricta regulaci&oacute;n financiera, con excelentes resultados.<br />
<br />
&iquest;Qu&eacute; podemos aprender de esos casos? Primero &ndash;subraya Sachs- que una sociedad funciona bien si los ciudadanos la consideran razonablemente justa. Segundo, el &eacute;xito econ&oacute;mico exige m&aacute;s inversi&oacute;n p&uacute;blica en educaci&oacute;n, infraestructura, energ&iacute;a sustentable, etc&eacute;tera. Tercero, es precisa una acci&oacute;n pol&iacute;tica experimentada: los Gobiernos de EE.UU. y la Uni&oacute;n Europea deben volver a funcionar, no por el bien de sus pol&iacute;ticos sino por el de la gente.<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades