Por el gasto militar, el Senado atenúa el recorte tributario de Bush

También el Senado estadounidense teme que la guerra dure dos o tres meses. Arguyendo la vertical alza de gastos bélicos, recortó anoche de US$ 726.000 a 365.000 la rebaja decenal de impuestos pedida por George W.Bush.

De paso, los legisladores pusieron en evidencia que el monto real del recorte propuesto no iba a ser US$ 670.000 millones, sino 726.000 millones. La diferencia asciende a 8,4%.

Eso se supo después del “poscierre informal” en Wall Street. Este recurso, ahora frecuente, consiste en dejar que el piso negocie hasta 45 minutos más y un grupo de grandes operadores aliados a Washington pueda elevar los índices. Así ocurrió con el Dow Jones industrial que, en ese lapso pasó de ganar 0,54 a 0,80%. Entretanto, en varios ámbitos se cree que la guerra llega a junio, la confianza del consumidor norteamericano toca un piso desde 1993.

Según la Conference Board, el índice de confianza entre consumidores cede de 64,8 puntos en febrero a 62,5 en Marzo (-3,6%) y es el menor desde octubre de 1993 (60,5 puntos). En realidad, hoy los norteamericanos son tan pesimistas como en el pico de la anterior guerra iraquí. Cabe recordar que en enero de 1991, recién iniciadas las hostilidades, ese mismo indicador subió 26 puntos en dos meses (porque se agotaba la recesión de 1988). Luego, al prolongarse la guerra más de lo asegurado por Washington, el índice perdió terreno rápidamente.

En este momento, la mayoría de analistas sostiene que el indicador rebotará cuando se acerque el fin de la guerra, es decir entre mayo y junio. A su vez, la economía recobrará a partir de julio el impulso que había perdido meses antes del conflicto.

Mientras tanto, el dólar registraba el mayor retroceso ante del euro en ocho meses (no su paridad mínima), tomando lunes y martes. “La duración de la guerra es una clave psicológica del mercado. Tanto que muchos abren el paraguas y postergan varias semanas el fin de Bagdad”, dice un informe de HSBC Holdings (tercer banco del mundo), división bonos. En cuanto a la divisa referencial, cedía de ¥ 120,50 a 119,70. El euro rebotaba de US$ 1,056 a 1,069 en Nueva York y, con 1%, marcaba el mayor avance diario desde el 7 de noviembre, aunque le falte bastante para los US$ 1,108 del 11/3. Sumando lunes y martes, el alza (1,42%) es la más abrupta desde agosto.

De paso, los legisladores pusieron en evidencia que el monto real del recorte propuesto no iba a ser US$ 670.000 millones, sino 726.000 millones. La diferencia asciende a 8,4%.

Eso se supo después del “poscierre informal” en Wall Street. Este recurso, ahora frecuente, consiste en dejar que el piso negocie hasta 45 minutos más y un grupo de grandes operadores aliados a Washington pueda elevar los índices. Así ocurrió con el Dow Jones industrial que, en ese lapso pasó de ganar 0,54 a 0,80%. Entretanto, en varios ámbitos se cree que la guerra llega a junio, la confianza del consumidor norteamericano toca un piso desde 1993.

Según la Conference Board, el índice de confianza entre consumidores cede de 64,8 puntos en febrero a 62,5 en Marzo (-3,6%) y es el menor desde octubre de 1993 (60,5 puntos). En realidad, hoy los norteamericanos son tan pesimistas como en el pico de la anterior guerra iraquí. Cabe recordar que en enero de 1991, recién iniciadas las hostilidades, ese mismo indicador subió 26 puntos en dos meses (porque se agotaba la recesión de 1988). Luego, al prolongarse la guerra más de lo asegurado por Washington, el índice perdió terreno rápidamente.

En este momento, la mayoría de analistas sostiene que el indicador rebotará cuando se acerque el fin de la guerra, es decir entre mayo y junio. A su vez, la economía recobrará a partir de julio el impulso que había perdido meses antes del conflicto.

Mientras tanto, el dólar registraba el mayor retroceso ante del euro en ocho meses (no su paridad mínima), tomando lunes y martes. “La duración de la guerra es una clave psicológica del mercado. Tanto que muchos abren el paraguas y postergan varias semanas el fin de Bagdad”, dice un informe de HSBC Holdings (tercer banco del mundo), división bonos. En cuanto a la divisa referencial, cedía de ¥ 120,50 a 119,70. El euro rebotaba de US$ 1,056 a 1,069 en Nueva York y, con 1%, marcaba el mayor avance diario desde el 7 de noviembre, aunque le falte bastante para los US$ 1,108 del 11/3. Sumando lunes y martes, el alza (1,42%) es la más abrupta desde agosto.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades