Petróleo y estanflación, treinta años después

“Los crudos pueden llevar el mundo a la estanflación Así como los 90 generaban fuerte crecimiento y poca inflación, los años venideros auguran exactamente lo contrario y su contexto macroeconómico se parece al de los primeros 70”.

18 octubre, 2004

Así teme Joachim Fels, analista alemán que trabaja en Morgan Stanley. En su perspectiva, surgen cinco puntos de contacto entre 1974 y 2004. El primero: la economía mundial afronta la virtual quintuplicación de precios petroleros, que pasaron de US$ 2,20 el barril WTO en 1971 a 11,60 en 1974 , margen repetido en 1998/04: de US$ 10 a más de 50.

Sin duda, el cimbronazo de 1973/4 fue mucho más intenso, porque ocurrió en un lapso más corto y las industrias dependían más del petróleo. También pesa el contexto: el actual deriva de demanda inesperadamente firme en el mercado real y en el especulativo. Ambas resultan de políticas monetarias blandas en las principales economías mundiales. Al revés, el auge de 1973/4 se debía mayormente a restricciones de oferta por parte de los productores grandes.

En segundo lugar y como hace tres décadas, las políticas monetarias son por demás expansivas, con tasas cortas reales negativas que vienen durando mucho en las potencias. En los 70, los bancos centrales trataban de asimilar el trauma petrolero emitiendo moneda, creyendo –erróneamente, sostiene el experto- que la demanda real era lo bastante elástica como para absorber tendencias inflacionarias.

Eso fue ilusorio: la inflación subió y deprimió las tasas reales más de lo calculado. Los paralelos con 2004 son extraordinarios: la Reserva Federal vuelve a suponer que la mejor respuesta al alza petrolera es absorber sus efectos negativos sobre la demanda. Ante ello, los mercados han reducido notablemente sus expectativas de restricciones monetarias con vistas a los próximos doce meses.

En tercer término, como entonces, déficit fiscal y endeudamiento público crecen velozmente. Eso refleja una política expansiva orientada a superar la recesión de 2000/1, inclusive incentivos fiscales –que reducen ingresos genuinos al erario- y gasto excesivo. Así como, en los primeros 70, Washington financiaba su costosa intervención en Vietnam, hoy lo hace con Irak y Afganistán.

Mientras, en la Unión Europea las políticas fiscales no parecen en vías de ser más virtuosas. Por el contrario, la “muerte clínica” del pacto de estabilidad (1996), en noviembre, se combina con la imposibilidad o la renuencia de los mercados de bonos a castigar el derroche fiscal en la Eurozona. Ambos factores generarán aumento de déficit.

Cuarto: las economías del Atlántico norte afrontaban en los 70 nuevos competidores; en especial Japón, Taiwán y Surcorea. Eso provocó una crisis estructural, particularmente en la industria pesada, que deprimió el crecimiento potencial en Europa occidental y América septentrional. Ahora, China, India y los países al este de Unión Europea causan severas dislocaciones en industrias y servicios.

En quinto lugar, así como la productividad global perdió ritmo en los 70 (respecto de dinamismo imperante en los 60), hoy es probable que el mundo se acerque al fin de un “ciclo virtuoso” iniciado a mediados de los 90 y cifrado en la tecnología informática (TI).

Las fáciles ganancias en TI e Internet parecen agotarse en Estados Unidos y su crecimiento tiende a normalizarse. En la UE, la cosa es diferente, pues la TI no ha estimulado tanto la rentabilidad. Fels lo atribuye a “rigideces institucionales y preferencias diferentes” e implica que no se repetirá la experiencia norteamericana o japonesa. Otros, simplemente, creen que el público transatlántico es menos proclive a juguetes tecnológicos o al uso compulsivo de la Red.

Todo lo anterior es un cóctel que mezcla menor crecimiento con mayor inflación, cuyo corolario podría ser un estancamiento inflacionario (“estanflación”). Muchos observadores coinciden en el primer punto, pero muy pocos en el segundo. No obstante, los bancos centrales –esencialmente, la RF- tienden a sobrestimar el ritmo de crecimiento potencial. El riesgo es que las políticas monetarias sigan siendo demasiado expansiva durante lapsos excesivamente largos: ahí surgirá el impulso inflacionario.

No obstante, hay una gran diferencia entre hoy y los 70: los trabajadores son menos, tienen menor poder negociador y son la variable de ajuste cuando fracasan el management o el modelo de negocios. Hace treinta años, aparte, el desempleo era menor en las economías centrales, la competencia de países recién llegados no era tan intensa y el clima político era más favorable a la equidad social.

Por otro lado, la gestión empresaria no estaba tan dominada por valores provenientes de la especulación financiera. Entre ellos, la obsesión de ganancias y dividendos en perpetuo aumento. Pero esta regresión al mercantilismo del siglo XIX, muy aplaudida por el posmonetarismo, tiene un punto ciego, evidenciado en el ensayo argentino de 1990-2001: los trabajadores que pierden estabilidad, empleo o ingresos son también consumidores.

Salvo en EE.UU. –y sólo si pueden seguir endeudándose merced al crédito barato-, irán comprimiendo año a año la demanda real de bienes y servicios. Una experiencia muy común en Latinoamérica durante los últimos treinta años.

Por cierto, hoy una inflación inducida por aumento de costos laborales es poco menos que imposible. Empero, “si las políticas monetarias continúan expansivas demasiado tiempo y el futuro crecimiento de la producción pierde impulso más de lo calculado –advierte el ortodoxo Fels-, habrá serias probabilidades de una inflación superior a la que esperan mercados, analistas y bancos centrales”.

Así teme Joachim Fels, analista alemán que trabaja en Morgan Stanley. En su perspectiva, surgen cinco puntos de contacto entre 1974 y 2004. El primero: la economía mundial afronta la virtual quintuplicación de precios petroleros, que pasaron de US$ 2,20 el barril WTO en 1971 a 11,60 en 1974 , margen repetido en 1998/04: de US$ 10 a más de 50.

Sin duda, el cimbronazo de 1973/4 fue mucho más intenso, porque ocurrió en un lapso más corto y las industrias dependían más del petróleo. También pesa el contexto: el actual deriva de demanda inesperadamente firme en el mercado real y en el especulativo. Ambas resultan de políticas monetarias blandas en las principales economías mundiales. Al revés, el auge de 1973/4 se debía mayormente a restricciones de oferta por parte de los productores grandes.

En segundo lugar y como hace tres décadas, las políticas monetarias son por demás expansivas, con tasas cortas reales negativas que vienen durando mucho en las potencias. En los 70, los bancos centrales trataban de asimilar el trauma petrolero emitiendo moneda, creyendo –erróneamente, sostiene el experto- que la demanda real era lo bastante elástica como para absorber tendencias inflacionarias.

Eso fue ilusorio: la inflación subió y deprimió las tasas reales más de lo calculado. Los paralelos con 2004 son extraordinarios: la Reserva Federal vuelve a suponer que la mejor respuesta al alza petrolera es absorber sus efectos negativos sobre la demanda. Ante ello, los mercados han reducido notablemente sus expectativas de restricciones monetarias con vistas a los próximos doce meses.

En tercer término, como entonces, déficit fiscal y endeudamiento público crecen velozmente. Eso refleja una política expansiva orientada a superar la recesión de 2000/1, inclusive incentivos fiscales –que reducen ingresos genuinos al erario- y gasto excesivo. Así como, en los primeros 70, Washington financiaba su costosa intervención en Vietnam, hoy lo hace con Irak y Afganistán.

Mientras, en la Unión Europea las políticas fiscales no parecen en vías de ser más virtuosas. Por el contrario, la “muerte clínica” del pacto de estabilidad (1996), en noviembre, se combina con la imposibilidad o la renuencia de los mercados de bonos a castigar el derroche fiscal en la Eurozona. Ambos factores generarán aumento de déficit.

Cuarto: las economías del Atlántico norte afrontaban en los 70 nuevos competidores; en especial Japón, Taiwán y Surcorea. Eso provocó una crisis estructural, particularmente en la industria pesada, que deprimió el crecimiento potencial en Europa occidental y América septentrional. Ahora, China, India y los países al este de Unión Europea causan severas dislocaciones en industrias y servicios.

En quinto lugar, así como la productividad global perdió ritmo en los 70 (respecto de dinamismo imperante en los 60), hoy es probable que el mundo se acerque al fin de un “ciclo virtuoso” iniciado a mediados de los 90 y cifrado en la tecnología informática (TI).

Las fáciles ganancias en TI e Internet parecen agotarse en Estados Unidos y su crecimiento tiende a normalizarse. En la UE, la cosa es diferente, pues la TI no ha estimulado tanto la rentabilidad. Fels lo atribuye a “rigideces institucionales y preferencias diferentes” e implica que no se repetirá la experiencia norteamericana o japonesa. Otros, simplemente, creen que el público transatlántico es menos proclive a juguetes tecnológicos o al uso compulsivo de la Red.

Todo lo anterior es un cóctel que mezcla menor crecimiento con mayor inflación, cuyo corolario podría ser un estancamiento inflacionario (“estanflación”). Muchos observadores coinciden en el primer punto, pero muy pocos en el segundo. No obstante, los bancos centrales –esencialmente, la RF- tienden a sobrestimar el ritmo de crecimiento potencial. El riesgo es que las políticas monetarias sigan siendo demasiado expansiva durante lapsos excesivamente largos: ahí surgirá el impulso inflacionario.

No obstante, hay una gran diferencia entre hoy y los 70: los trabajadores son menos, tienen menor poder negociador y son la variable de ajuste cuando fracasan el management o el modelo de negocios. Hace treinta años, aparte, el desempleo era menor en las economías centrales, la competencia de países recién llegados no era tan intensa y el clima político era más favorable a la equidad social.

Por otro lado, la gestión empresaria no estaba tan dominada por valores provenientes de la especulación financiera. Entre ellos, la obsesión de ganancias y dividendos en perpetuo aumento. Pero esta regresión al mercantilismo del siglo XIX, muy aplaudida por el posmonetarismo, tiene un punto ciego, evidenciado en el ensayo argentino de 1990-2001: los trabajadores que pierden estabilidad, empleo o ingresos son también consumidores.

Salvo en EE.UU. –y sólo si pueden seguir endeudándose merced al crédito barato-, irán comprimiendo año a año la demanda real de bienes y servicios. Una experiencia muy común en Latinoamérica durante los últimos treinta años.

Por cierto, hoy una inflación inducida por aumento de costos laborales es poco menos que imposible. Empero, “si las políticas monetarias continúan expansivas demasiado tiempo y el futuro crecimiento de la producción pierde impulso más de lo calculado –advierte el ortodoxo Fels-, habrá serias probabilidades de una inflación superior a la que esperan mercados, analistas y bancos centrales”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades