Peligro de embargos e indefinición sobre el sindicato de bancos

Mientras que el fin de semana el juez Griesa levantaría la suspensión sobre la posibilidad de trabar embargos a la Argentina, el banco Lehman Brothers también se negó a ser parte del sindicato renegociador de la deuda.

Este viernes vence el plazo de la medida de no innovar que frena la posibilidad de embargar los fondos que la Argentina gira al exterior. Ante la casi descontada decisión del juez Thomas Griesa de levantar la suspensión, el ministerio de Economía piensa enviarle al magistrado un escrito explicándole que las demoras en la presentación de la propuesta formal a los acreedores tienen como principal responsable al FMI y a sus dilaciones a la hora de aprobar la revisión de las metas pautadas con la Argentina.

De todas maneras, las autoridades locales no podrán evitar volver a reunirse con los abogados de los acreedores que obtuvieron una sentencia favorable en cuanto a los embargos, entre ellos el fondo de inversión de Kenneth Dart con una demanda por US$700 millones, para definir la identificación de los activos del país.

A la nota negativa, se suma la decisión de otros tres bancos de negarse a coordinar la operación en el tramo internacional de la deuda, tras la deserción que ya habían anunciado Citibank, JP Morgan y Deutsche. Ahora, Morgan Stanley, Goldman Sachs y Lehman Brothers también desistieron de formar parte del sindicato de bancos, debido al escaso apoyo que recibió de parte del Fondo Monetario la propuesta de reestructuración de deuda y al temor de enfrentarse a un aluvión de juicios en su contra.
Quedan en carrera el suizo UBS Warburg y el inglés Barclays, pero como las posibilidades de que ellos accedan también son escasas la administración local analiza hacerse cargo de contactar a los bancos colocadores, prescindiendo de las entidades organizadoras.

Este viernes vence el plazo de la medida de no innovar que frena la posibilidad de embargar los fondos que la Argentina gira al exterior. Ante la casi descontada decisión del juez Thomas Griesa de levantar la suspensión, el ministerio de Economía piensa enviarle al magistrado un escrito explicándole que las demoras en la presentación de la propuesta formal a los acreedores tienen como principal responsable al FMI y a sus dilaciones a la hora de aprobar la revisión de las metas pautadas con la Argentina.

De todas maneras, las autoridades locales no podrán evitar volver a reunirse con los abogados de los acreedores que obtuvieron una sentencia favorable en cuanto a los embargos, entre ellos el fondo de inversión de Kenneth Dart con una demanda por US$700 millones, para definir la identificación de los activos del país.

A la nota negativa, se suma la decisión de otros tres bancos de negarse a coordinar la operación en el tramo internacional de la deuda, tras la deserción que ya habían anunciado Citibank, JP Morgan y Deutsche. Ahora, Morgan Stanley, Goldman Sachs y Lehman Brothers también desistieron de formar parte del sindicato de bancos, debido al escaso apoyo que recibió de parte del Fondo Monetario la propuesta de reestructuración de deuda y al temor de enfrentarse a un aluvión de juicios en su contra.
Quedan en carrera el suizo UBS Warburg y el inglés Barclays, pero como las posibilidades de que ellos accedan también son escasas la administración local analiza hacerse cargo de contactar a los bancos colocadores, prescindiendo de las entidades organizadoras.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades