PBI griego podría caer entre 2 y 4 % este año

Grecia registrará este año un retroceso del producto interior bruto (PIB) de entre 2 y 4%, en lugar del crecimiento de 0,5% previsto inicialmente, en parte debido a los controles de capital impuestos hace un mes.

Según el informe semestral elaborado por los expertos de la Oficina de Presupuestos del Parlamento heleno, la desaceleración de la economía continuará en los próximos meses y las restricciones bancarias tardarán algún tiempo en poder levantarse.

De acuerdo con las nuevas previsiones, el daño económico sufrido en este período conducirá a que, en lugar de un superávit primario de 1% del PBI acordado con los acreedores de Grecia, el Estado registrará un déficit primario de 1%.

Este dato es de especial importancia en estos momentos, pues los representantes de los acreedores se encuentran en Atenas para negociar el tercer rescate financiero al país, y se espera que los nuevos cálculos influyan en las conversaciones.

La salida de depósitos de Grecia alcanzó 37.000 millones de euros entre noviembre de 2014 y junio pasado, calculan los expertos.

Según el informe, los próximos meses y tal vez los próximos dos o tres años serán difíciles para la política, la economía y la sociedad griegas, y una situación mala todavía puede ponerse peor si no hay acuerdo para un tercer rescate.

“El estado de la economía en el primer semestre de 2015 se agravó al regresar el país a una situación recesiva”, constataron los expertos.

Esto, agregaron, tiene muchas causas: primero, las incertidumbres durante el proceso electoral; luego, la falta de acuerdo con las instituciones acreedoras, que tuvo un impacto negativo sobre las inversiones empresariales.

Después hubo un retroceso en el consumo y continuaron las quiebras empresariales, la pérdida de empleos y otra serie de factores que empezaron incluso a afectar al turismo, señalaron los economistas, para quienes la incertidumbre ha sido el factor determinante para el regreso a la recesión.

En su opinión, es de vital importancia llegar a un acuerdo con los acreedores, pues un regreso al dracma, si Grecia abandona el euro, podría desencadenar un círculo vicioso de devaluación e inflación.

El informe recoge cálculos del Fondo Monetario Internacional, que estima que la depreciación del dracma frente al euro podría ser de 50%, la inflación podría alcanzar 35% y la contracción del PIB podría llegar al 8%.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades