Para Silvio Berlusconi el futuro pinta difícil

El revés electoral resultó traumático en lo cuantitativo y, con mayor intensidad en lo cualitativo. Su reducto, Milán, le dio la espalda y puede romper la coalición entre su partido de las Libertades y la liga Norte, del secesionista Umberto Bossi.

<p>La inesperada victoria del centroizquierdista Giuliano Pisapia en los comicios milaneses y otros malos n&uacute;meros en el resto de Italia&nbsp; ha abierto dos brechas. Una, entre los votantes centroderechistas y un Berlusconi deteriorado por esc&aacute;ndalos y desacatos a la justicia. Otra, con Bossi, ahora un aliado con mayor caudal electoral.<br />
<br />
Pisapia no s&oacute;lo puso en mala postura a Leticia Morati -candidata tanto del PdL como de la Liga-, imponi&eacute;ndose con ocho puntos de diferencia. Tambi&eacute;n consigui&oacute; forzar algo que ambos socios no quer&iacute;an: una segunda vuelta en la capital lombarda por vez primera en dieciocho a&ntilde;os. Esto fue un estrepitoso sopapo.<br />
<br />
Naturalmente, el m&aacute;s perjudicado es Berlusconi, un primer ministro cuya sobrevivencia resulta inexplicable, salvo por la corrupci&oacute;n imperante en el parlamento. Justamente, el primer ministro mont&oacute; una feroz campa&ntilde;a cuyo objeto parec&iacute;a ser descabezar al poder judicial antes que ganar las elecciones. Esto lo se&ntilde;alaba inclusive el pol&iacute;tico m&aacute;s respetado de Italia, el presidente Giorgio Napolitano.<br />
<br />
Bossi hab&iacute;a aceptado a rega&ntilde;adientes la candidatura de Moratti. Durante la campa&ntilde;a, el senatur y su hijo no se privaron de criticarla y, dos veces, el primero le formul&oacute; al primer ministro una advertencia: si ca&iacute;a Mil&aacute;n, caer&iacute;a &eacute;l. Desde hace meses, la liga Norte vive un estado de efervescencia, pues un creciente n&uacute;mero de militantes exige disolver la coalici&oacute;n y dejar que el Cavaliere se cueza en su propia sart&eacute;n,<br />
<br />
Astuto, el lombardo aguardar&aacute; a ver qu&eacute; pasa en la segunda vuelta, los d&iacute;as 29 y 30 del mes. Pero Bossi sabe, en caso de otra derrota, seguir respaldando a Berlusconi hasta el final ser&iacute;a suicidarse. &ldquo;Este gabinete no llegar&aacute; al final de este parlamento&rdquo; declaraba Pierluigi Bersani, jefe del partido Dem&oacute;crata, esto es el centroizquierda, victorioso en una mayor&iacute;a de distritos.&nbsp; <br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades