Pakistán: no éramos cómplices de bin Laden

En tanto esos desmentidos no convencen al este ni al oeste, el gobierno de Islamabad, embarazado por sus nexos con al-Qaeda, promete “investigar hasta las últimas consecuencias”.¿Incluirán grupos militares al borde del golpe y el servicio secreto?

10 mayo, 2011

<p>Naturalmente, Pakist&aacute;n entero se siente ofendido por las declaraciones de Barack Obama, el domingo en <em>Sixty minutes</em>. El presidente fue claro, pese a que dos de sus asesores intentasen luego diluir los tramos m&aacute;s duros de la conversaci&oacute;n. Sucede que, para el norteamericano o el pakistan&iacute; de la calle, valen s&oacute;lo los dichos de Obama: Washington no confiaba en Islamabad, sus generales ni, mucho menos, sus agentes encubiertos.<br />
<br />
Una fuente insospechable de trabajar para Estados Unidos, el primer ministro Yusaf Riz&aacute; Ghillan&iacute;, tiene dudas. &ldquo;&iquest;C&oacute;mo fue posible que Osama bin Laden se ocultara tanto tiempo en Abbottabad, a sesenta kil&oacute;metros de esta capital?&rdquo; As&iacute; se preguntaba el lunes ante el parlamento en Islamabad. Sus declaraciones incluyeron un segundo pedido de investigaciones.<br />
<br />
En cierto modo, el jefe del gabinete dejaba de lado los iracundos desmentidos de otros funcionarios. Esto luego de haberlos compartido, algo que eludi&oacute; hacer el embajador ante la Casa Blanca.<br />
Obviamente, la interna del gobierno plantea serios dilemas. Por ejemplo, pone en peligro las relaciones nunca f&aacute;ciles entre el poder ejecutivo y las fuerzas armadas, bastante influidas por los talib&aacute;n, si no por al-Qaeda misma.<br />
<br />
&nbsp;</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades