Pakistán, amenaza nuclear mucho peor que la de Irán

Pese a ensayos irritantes, el riesgo atómico persa es muy inferior al pakistaní. Sus instalaciones son controladas por Teherán, pero Islamabad tiene las suyas –más avanzadas- en manos de militares que pierden terreno ante la alianza al Qaeda-talibán.

22 mayo, 2009

Eso explica que India &ndash;otra subpotencia nuclear del &aacute;rea- no deje de presionar al consejo de seguridad para supervisar mejor el arsenal y la pol&iacute;tica de su vecino. Delhi teme que la &ldquo;afganizaci&oacute;n&rdquo; de Pakist&aacute;n y el avance insurgente (ya desborda el valle del Swat y otras zonas del noroeste) lleva a un desenlace desastroso. <br />
<br />
Richard Holbroke, enviado de Barack Obama a la regi&oacute;n, elude el tema. Pero todos saben que el fundamentalismo sunnita no s&oacute;lo controla buena parte de Afganist&aacute;n y rincones de Pakist&aacute;n, am&eacute;n del siempre irredentista Beluchist&aacute;n. Tambi&eacute;n viene infiltrando el ej&eacute;rcito regular, cuya obsesi&oacute;n es el &ldquo;peligro indio&rdquo; que condiciona la pol&iacute;tica nuclear. <br />
<br />
En realidad, hasta ahora al-Qaeda es un ariete ideol&oacute;gico m&aacute;s efectivo que los talib&aacute;n. Esta quinta columna opera bajo varios nombres; por ejemplo Lashkar-i-Toib&aacute;, Lashkar-i-Dyangv&iacute; o Dyaish-i-Mohammed, c&eacute;lulas colaterarales muy activas en el ej&eacute;rcito pakistan&iacute;. <br />
<br />
Pese al silencio o las mentiras piadosas de Holbrooke y el general David Petraeus, la infiltraci&oacute;n desde Afganist&aacute;n no se limita al Swat, la faja tribal noroeste ni Beluchist&aacute;n (al sudeste). Seg&uacute;n sostienen expertos chinos y rusos, el problema tiende a cubrir todo Pakist&aacute;n, sede de una respetable santab&aacute;rbara nuclear. <br />
<br />
En este explosivo tablero, Ir&aacute;n es una pieza clave y as&iacute; la ve el gobierno de Barack Obama. Por eso amaga un acercamiento que irrita a Israel. Sucede que Teher&aacute;n es centro del shiismo y, como tal, el Beluchist&aacute;n sunnita es un problema. Por un motivo hist&oacute;rico: hasta 1880 era una provincia afgana pero, desde 1947, un fragmento (Seist&aacute;n) ha quedado en territorio persa. En s&iacute;ntesis, Estados Unidos y sus aliados en Afganist&aacute;n-Pakist&aacute;n comparten el mismo enemigo con Ir&aacute;n: los fan&aacute;ticos sunnitas al Qa&rsquo;eda-talib&aacute;n. Si este grupo copase al ej&eacute;rcito de Islamabad y su poder nuclear, la crisis subsiguiente salpicar&iacute;a el golfo P&eacute;rsico, India y Asia central hasta los confines de China y Rusia. <br />

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades