Otra vez la violencia en el fútbol

A los 22 minutos del segundo tiempo suspendieron Banfield - Los Andes, por el Nacional B, porque hinchas locales tiraban proyectiles. Cuatro personas resultaron heridas.

8 noviembre, 1999

El clásico Banfield – Los Andes, por el Nacional B, se convirtió ayer en otro partido donde el fútbol del Ascenso termina en violencia. Cuando iban 22 minutos del segundo tiempo y el visitante, Los Andes, ganaba 2-0, el árbitro Juan Pompei decidió la suspensión del encuentro a causa de los proyectiles que los hinchas locales arrojaban hacia el campo de juego. Cinco minutos antes, una piedra, también lanzada pro los simpatizantes de Banfield, había pegado en Germán Noce, defensor del conjunto de Lomas de Zamora. Ante la falta de garantías, Pompei determinó que el partido no podía continuar. Luego de la suspensión del match, la barra local intentó pelearse con la de Los Andes, pero la Policía intervino con balas de goma y gases lacrimógenos. Cuatro hincas de Banfield recibieron balazos y fueron atendidos en el hospital Gandulfo. No hubo detenidos. El Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) deberá resolver si el encuentro, correspondiente a la 12ª fecha de la B Nacional, se continúa hasta completar los 90 minutos reglamentarios. Los incidentes se produjeron apenas 24 horas después de los graves enfrentamientos entre hinchas de Nueva Chicago y efectivos policiales en el partido ante Quilmes, que causaron 40 heridos y la suspensión del partido.
(Clarín, Crónica 1ª)

El clásico Banfield – Los Andes, por el Nacional B, se convirtió ayer en otro partido donde el fútbol del Ascenso termina en violencia. Cuando iban 22 minutos del segundo tiempo y el visitante, Los Andes, ganaba 2-0, el árbitro Juan Pompei decidió la suspensión del encuentro a causa de los proyectiles que los hinchas locales arrojaban hacia el campo de juego. Cinco minutos antes, una piedra, también lanzada pro los simpatizantes de Banfield, había pegado en Germán Noce, defensor del conjunto de Lomas de Zamora. Ante la falta de garantías, Pompei determinó que el partido no podía continuar. Luego de la suspensión del match, la barra local intentó pelearse con la de Los Andes, pero la Policía intervino con balas de goma y gases lacrimógenos. Cuatro hincas de Banfield recibieron balazos y fueron atendidos en el hospital Gandulfo. No hubo detenidos. El Tribunal de Disciplina de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) deberá resolver si el encuentro, correspondiente a la 12ª fecha de la B Nacional, se continúa hasta completar los 90 minutos reglamentarios. Los incidentes se produjeron apenas 24 horas después de los graves enfrentamientos entre hinchas de Nueva Chicago y efectivos policiales en el partido ante Quilmes, que causaron 40 heridos y la suspensión del partido.
(Clarín, Crónica 1ª)

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades