O bajar la inflación o que crezca la economía

Hay evidente tensión entre las dos metas del Gobierno como explica el economista de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, Federico De Cristo.

El gobierno prometió bajar la inflación, y persiste en su objetivo, pero en ese afán, puede entrar en conflicto con su otra meta de reactivar el crecimiento económico.

El planteo es converger a una inflación de un dígito en 2019. Para bajar la inflación hay que incrementar la oferta y disminuir la demanda.

La oferta puede aumentar mediante importaciones. Históricamente se recurrió al ancla cambiaria, que consiste en fijar el tipo de cambio o hacer que suba menos que la inflación. Esto permite que los productos importados aumenten de precio en menor medida que los nacionales, aumentando la presión sobre los productores locales para que no suban sus precios.

La consecuencia suele ser que los menos competitivos (los que tienen mayores costos de producción) cierran y salen del mercado. Esto puede tener el costo de mayor desempleo.

La disminución de la demanda históricamente operó mediante: -Caída del salario real (ajustes salariales menores a la inflación). -Caída de la inversión (suele coincidir con restricción en el acceso al crédito para el sector privado o con atraso cambiario percibido como no sostenible). -Caída del déficit fiscal: el gasto aumenta menos que la inflación, mientras que la recaudación aumenta más que la inflación.

En consecuencia, es muy difícil bajar la inflación y a la vez aumentar la actividad y el crecimiento económico.

El desempleo será consecuencia de lo que pase con la actividad (menos producción significa mayor desempleo).

En el corto o mediano plazo el gobierno estaría buscando aumentar la actividad desplegando un plan de obras públicas amplio que disminuirá el desempleo y aumentará el consumo interno.

Para evitar que esto se traduzca en mayor inflación debe combinarlo con ancla cambiaria: recurrir a la importación para ampliar la oferta de productos y limitar las subas de precios, en el contexto de tipo de cambio relativamente estable.

Para sostener un tipo de cambio estable e importaciones crecientes deberá recurrir al endeudamiento externo, de forma que entren una cantidad de divisas suficientes para mantener el dólar bajo, pagar las importaciones, intereses, dividendos y vencimientos de deuda.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades