No se puede contar con la locomotora Brasil

El magro crecimiento que tendrá la economía de Brasil en lo que resta del año alerta a la economía argentina y se suma a otras alarmas desde el frente externo como la baja del precio de la soja, según abeceb.com.

7 septiembre, 2014

En un contexto de falta de divisas se trata de un tema a tener en cuenta. La demanda brasileña continuará débil durante todo 2015, señala la coordinadora de Desarrollo de Producto de abeceb.com, Belén Olaiz, al explicar el impacto particular en Argentina que tendrá esta pobre performance de Brasil.

 

En un contexto en el que Argentina se enfrentó a crecientes dificultades, o desbalances desde el punto de vista interno, no hay que descuidar que el frente externo también empieza a advertir con algunas señales de alerta, destacó la economista.

 

“Y en particular, una de ellas proviene de Brasil. Es que nuestro principal socio comercial afronta crecientes dificultades para crecer en los últimos años y en particular en éste, que arrancó con una expectativa de crecimiento del 4% en la economía vecina y actualmente en consenso de mercado apunta a apenas 0,7%. Algo similar se espera para el 2015: se habla de una expansión de apenas 1% interanual”, agregó.

 

Precisa que detrás de esa situación aparecen varios factores: por un lado, los bajos niveles de confianza tanto empresaria como del consumidor, asociadas a las bajas expectativas que genera la gestión económica de Dilma Rousseff, y por otro lado, aparece la industria, que continúa enfrentando serios problemas de competitividad asociados a los elevados costos laborales, al déficit en materia de infraestructura y también por el lado cambiario, a pesar de que se hiciera cierta recomposición.

 

Se pregunta: ¿Cómo nos impactará este panorama de nuestro principal socio comercial y destino de nuestras exportaciones industriales, en particular las del sector automotor?

 

“Las noticias no son buenas, seguramente Brasil va a continuar creciendo por debajo de las expectativas y esto va a significar que no va a traccionar nuestras exportaciones industriales, si bien el año que viene podemos esperar alguna recuperación del sector automotor después de un año tan malo como éste, tanto para Brasil como para Argentina”, manifiesta.

 

En líneas generales, las exportaciones industriales de nuestro país van a seguir afectadas por el bajo ritmo de la economía brasileña y por propios problemas de competitividad de la industria local, pronostica.

 

Y advierte finalmente que este aspecto no debe ser descuidado en un contexto en el cual Argentina ha ingresado en default. “Como la escasez de divisas resulta cada vez más amplia, el frente externo difícilmente pueda aportar buenas sorpresas. Eso torna más urgente la necesidad de encontrar soluciones a nivel doméstico”, finaliza.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades