Ni la canasta de Moreno, ni la variante Lousteau, se reflejan el alza de carnes y verduras

En aras de la estacionalidad, el nuevo IPC ignorará el 20 % que subió la carne y el más del 100 % de algunas verduras. Pero ya los trabajadores de los frigoríficos no quisieron pagar otra vez la limitación a las exportaciones y fueron al paro.

La carne aumentó 20 % en los mostradores y escasea ganado, muchas de las
frutas y verduras subieron más del 100 % en la feria y empieza a faltar
la leche en los tambos. Ninguno de estos movimientos perceptibles en la calle,
sobre todo para el bolsillo del habitante de estos suelos, figuran en la canasta
básica que prefieren en el gobierno para medir inflación, tanto
en la variante Moreno, como en la corregida por Lousteau.

Aunque tampoco estaba en los planes del omnipotente secretario de Comercio
que el Sindicato de la Carne le respondiera con una movilización de repudio
al recorte a la exportación que dispusiera para evitar que los frigoríficos
demanden medias reses en un momento de elevado consumo interno y los obreros
perdieran horas de trabajo, como sucediera el año pasado. Son 9.000 puestos
los tocados por la medida.

Un plenario de delegados del Sindicato de la Carne de Buenos Aires (SICGBA)
presentará en el Palacio de Hacienda un petitorio con “propuestas
para salir de la crisis” en el mercado cárnico y pedirá que
se declare el estado de emergencia en el sector.

Lo llamativo es que los grandes establecimientos faenadores, afectados por
la medida, no reaccionaron del mismo modo y hasta prometieron firmar el acuerdo
de precio de referencia que impone Moreno para poder comprarles más barato
a los productores, quienes les habían subido el precio de $ 3 a 4 por
kilo vivo.

De todas formas, el pacto entre el Ministerio de Economía y la industria
frigorífica se trabó anoche, ante los denodados esfuerzos de los
secretarios de Comercio Interior, Moreno, y de Agricultura, Javier de Urquiza.
Además de una nueva reducción de la exportación de carnes
que garantice el abastecimiento interno de los ´cortes populares´, la propuesta
consiste en convalidar aumentos en esos precios de entre 8% y 12% respecto de
los vigentes en el anterior ´acuerdo´ de mayo de 2007 y que venció el
31 de diciembre.

Valga aclarar, al respecto, que Pedro Bussetti, titular de Deuco, una de las
entidades que nuclea a los consumidores, ya advirtió que los precios
sugeridos por el gobierno “no se consiguen ni en carnicerías ni
en supermercados” para los 12 cortes populares que en 2006 acordaron con
frigoríficos y carnicerías.

De todos modos, las cámaras empresarias se comprometieron a contestar
hoy, aunque presionadas a su vez por la acción directa de los trabajadores
del gremio.

La limitación del 40 % para las exportaciones en los próximos
60 días significa menos horas de labor en las plantas, lo que en la oportunidad
anterior derivó en suspensiones o cortes de las extras.

Las cuentas no dan

Las matemáticas son implacables para entender el tema en cuestión:
una reducción en 40 % significa que en lugar de procesarse 40.000 toneladas
mensuales (que era el cupo luego de la anterior intervención de Moreno)
se harán 24.000, con lo cual el mercado interno recibirá esas
16 mil toneladas que no se venden al exterior. Pero como ahora la demanda está
en el récord de 220 mil mensuales, debido a que el consumo por habitante
es de 70 kilogramos, no aportarán la solución, sino sólo
un paliativo.

Tampoco el subsidio (a la media res o al consumo) que ofrece el Ministerio
de Economía satisface a los formadores de los precios, porque para obtener
la compensación es obligación presentar la factura, cuando la
realidad es que la mitad de las operaciones internas se hacen en negro. Llevar
a 12 los cortes populares sujetos a precios predeterminados es como insistir
en una salida que no dio resultado

La fijación de un valor de referencia bajo, repitiendo lo que quiso
aplicar con la leche, enardece a los productores. CARBAP y FAA vienen amenazando
con medidas de fuerza desde hace días, no sólo por la carne, sino
también contra las políticas para el trigo y la leche.

Consumidores

Según un relevamiento realizado por la Asociación de Defensa
de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), en la última
semana algunos cortes de carne registraron aumentos del 10% en promedio.
“Todos los cortes aumentaron. Hoy no está cumpliéndose con
el acuerdo de los 12 cortes populares”, dijo Sandra González, de
Adecua.

Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Propietarios de
Carnicerías de la ciudad de Buenos Aires, dijo que desde febrero la media
res viene subiendo de a 10 centavos por semana. “No está entrando
hacienda en el mercado de Liniers y los terneros de feed lot salen sólo
dentro de 90 días”, especificó.

La encuesta semanal de Adecua muestra que en el barrio porteño de Congreso
el kilo de nalga tiene un precio promedio de $14,5 el kilo y que aumentó
el 3,5% en relación con la semana anterior.

El corte que más aumentó fue la falda: 25,13% en una semana.
También registraron alzas significativas la carne picada común
(13,33%), el bife ancho (10%), el roast beef (9,18%), el cuadril (9,15%), la
paleta (8%), la milanesa de bola de lomo y de cuadrada (6,13% ambas).

Verduras

En el Mercado Central, la bolsa de papas de 36 kilos pasó de costar
40 a 130 pesos, como consecuencia del fuerte temporal, con lo cual acumula alzas
de hasta un 325% en menos de una semana. La lechuga también subió
un 140 %. El precio del cajón pasó de costar 6 a 25 pesos, y la
acelga se vende 132 % más cara.

Si bien estos movimientos se produjeron por razones climáticas y supuestamente
deberían normalizarse en cuanto el tiempo mejore, lo cierto es que mientras
dura repercute en las economías hogareñas, por más sustituciones
que se realicen.

El índice puesto en tela de juicio dentro del propio gobierno no registrará
estos comportamientos “estacionalizados” por más que el poder
adquisitivo de cualquier sueldo haya tenido que promediarlos.

El gobierno tiene expectativas que, por cuestiones estacionales, en mayo aumenten
la oferta de carne y eso permita estabilizar los precios y la exportación.

Pero Confederaciones Rurales Argentinas advirtió que el problema es
más de fondo: “se está liquidando la hacienda”. Una
de sus entidades, Carbap, solicitaron subsidios a cambio de los precios ´acordados´.

Lácteos

Aunque habrá un excedente de producción exportable del 20%, la
producción total láctea bajó 40 puntos en relación
al primer semestre del año pasado, según el titular de la Mesa
Provincial de la Leche, Roberto Socín, de Santa Fe.

El dirigente llevará sus estadísticas a las próximas asambleas
informativas para tamberos que se realizarán desde esta semana en las
localidades de Cañada Rosquín, Suardi y Nuevo Torino.

Advirtió: “Los movimientos de los mercados internacionales son
mucho más rápidos que las soluciones, porque lo que estaba bien
hasta hace un mes y medio ya hoy quedamos cortos. El Estado y la industria están
reconociendo la debilidad del sector; entonces hay que generar incentivos a
los productores para que no piensen en migrar a otras producciones, y a su vez
hay que generar la instrumentación de las reglamentaciones para que se
cumplan todos los acuerdos firmados y solucionar los problemas estructurales”.

Sobre llovido, mojado, el sector recibió además otra demanda adicional
para incluir en este estado crítico: el compromiso de exportar leche
a Venezuela para cumplir con el canje de alimentos por energía, firmado
por ambos gobiernos y que refrendó la presidenta en su viaje a Caracas.

La carne aumentó 20 % en los mostradores y escasea ganado, muchas de las
frutas y verduras subieron más del 100 % en la feria y empieza a faltar
la leche en los tambos. Ninguno de estos movimientos perceptibles en la calle,
sobre todo para el bolsillo del habitante de estos suelos, figuran en la canasta
básica que prefieren en el gobierno para medir inflación, tanto
en la variante Moreno, como en la corregida por Lousteau.

Aunque tampoco estaba en los planes del omnipotente secretario de Comercio
que el Sindicato de la Carne le respondiera con una movilización de repudio
al recorte a la exportación que dispusiera para evitar que los frigoríficos
demanden medias reses en un momento de elevado consumo interno y los obreros
perdieran horas de trabajo, como sucediera el año pasado. Son 9.000 puestos
los tocados por la medida.

Un plenario de delegados del Sindicato de la Carne de Buenos Aires (SICGBA)
presentará en el Palacio de Hacienda un petitorio con “propuestas
para salir de la crisis” en el mercado cárnico y pedirá que
se declare el estado de emergencia en el sector.

Lo llamativo es que los grandes establecimientos faenadores, afectados por
la medida, no reaccionaron del mismo modo y hasta prometieron firmar el acuerdo
de precio de referencia que impone Moreno para poder comprarles más barato
a los productores, quienes les habían subido el precio de $ 3 a 4 por
kilo vivo.

De todas formas, el pacto entre el Ministerio de Economía y la industria
frigorífica se trabó anoche, ante los denodados esfuerzos de los
secretarios de Comercio Interior, Moreno, y de Agricultura, Javier de Urquiza.
Además de una nueva reducción de la exportación de carnes
que garantice el abastecimiento interno de los ´cortes populares´, la propuesta
consiste en convalidar aumentos en esos precios de entre 8% y 12% respecto de
los vigentes en el anterior ´acuerdo´ de mayo de 2007 y que venció el
31 de diciembre.

Valga aclarar, al respecto, que Pedro Bussetti, titular de Deuco, una de las
entidades que nuclea a los consumidores, ya advirtió que los precios
sugeridos por el gobierno “no se consiguen ni en carnicerías ni
en supermercados” para los 12 cortes populares que en 2006 acordaron con
frigoríficos y carnicerías.

De todos modos, las cámaras empresarias se comprometieron a contestar
hoy, aunque presionadas a su vez por la acción directa de los trabajadores
del gremio.

La limitación del 40 % para las exportaciones en los próximos
60 días significa menos horas de labor en las plantas, lo que en la oportunidad
anterior derivó en suspensiones o cortes de las extras.

Las cuentas no dan

Las matemáticas son implacables para entender el tema en cuestión:
una reducción en 40 % significa que en lugar de procesarse 40.000 toneladas
mensuales (que era el cupo luego de la anterior intervención de Moreno)
se harán 24.000, con lo cual el mercado interno recibirá esas
16 mil toneladas que no se venden al exterior. Pero como ahora la demanda está
en el récord de 220 mil mensuales, debido a que el consumo por habitante
es de 70 kilogramos, no aportarán la solución, sino sólo
un paliativo.

Tampoco el subsidio (a la media res o al consumo) que ofrece el Ministerio
de Economía satisface a los formadores de los precios, porque para obtener
la compensación es obligación presentar la factura, cuando la
realidad es que la mitad de las operaciones internas se hacen en negro. Llevar
a 12 los cortes populares sujetos a precios predeterminados es como insistir
en una salida que no dio resultado

La fijación de un valor de referencia bajo, repitiendo lo que quiso
aplicar con la leche, enardece a los productores. CARBAP y FAA vienen amenazando
con medidas de fuerza desde hace días, no sólo por la carne, sino
también contra las políticas para el trigo y la leche.

Consumidores

Según un relevamiento realizado por la Asociación de Defensa
de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), en la última
semana algunos cortes de carne registraron aumentos del 10% en promedio.
“Todos los cortes aumentaron. Hoy no está cumpliéndose con
el acuerdo de los 12 cortes populares”, dijo Sandra González, de
Adecua.

Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Propietarios de
Carnicerías de la ciudad de Buenos Aires, dijo que desde febrero la media
res viene subiendo de a 10 centavos por semana. “No está entrando
hacienda en el mercado de Liniers y los terneros de feed lot salen sólo
dentro de 90 días”, especificó.

La encuesta semanal de Adecua muestra que en el barrio porteño de Congreso
el kilo de nalga tiene un precio promedio de $14,5 el kilo y que aumentó
el 3,5% en relación con la semana anterior.

El corte que más aumentó fue la falda: 25,13% en una semana.
También registraron alzas significativas la carne picada común
(13,33%), el bife ancho (10%), el roast beef (9,18%), el cuadril (9,15%), la
paleta (8%), la milanesa de bola de lomo y de cuadrada (6,13% ambas).

Verduras

En el Mercado Central, la bolsa de papas de 36 kilos pasó de costar
40 a 130 pesos, como consecuencia del fuerte temporal, con lo cual acumula alzas
de hasta un 325% en menos de una semana. La lechuga también subió
un 140 %. El precio del cajón pasó de costar 6 a 25 pesos, y la
acelga se vende 132 % más cara.

Si bien estos movimientos se produjeron por razones climáticas y supuestamente
deberían normalizarse en cuanto el tiempo mejore, lo cierto es que mientras
dura repercute en las economías hogareñas, por más sustituciones
que se realicen.

El índice puesto en tela de juicio dentro del propio gobierno no registrará
estos comportamientos “estacionalizados” por más que el poder
adquisitivo de cualquier sueldo haya tenido que promediarlos.

El gobierno tiene expectativas que, por cuestiones estacionales, en mayo aumenten
la oferta de carne y eso permita estabilizar los precios y la exportación.

Pero Confederaciones Rurales Argentinas advirtió que el problema es
más de fondo: “se está liquidando la hacienda”. Una
de sus entidades, Carbap, solicitaron subsidios a cambio de los precios ´acordados´.

Lácteos

Aunque habrá un excedente de producción exportable del 20%, la
producción total láctea bajó 40 puntos en relación
al primer semestre del año pasado, según el titular de la Mesa
Provincial de la Leche, Roberto Socín, de Santa Fe.

El dirigente llevará sus estadísticas a las próximas asambleas
informativas para tamberos que se realizarán desde esta semana en las
localidades de Cañada Rosquín, Suardi y Nuevo Torino.

Advirtió: “Los movimientos de los mercados internacionales son
mucho más rápidos que las soluciones, porque lo que estaba bien
hasta hace un mes y medio ya hoy quedamos cortos. El Estado y la industria están
reconociendo la debilidad del sector; entonces hay que generar incentivos a
los productores para que no piensen en migrar a otras producciones, y a su vez
hay que generar la instrumentación de las reglamentaciones para que se
cumplan todos los acuerdos firmados y solucionar los problemas estructurales”.

Sobre llovido, mojado, el sector recibió además otra demanda adicional
para incluir en este estado crítico: el compromiso de exportar leche
a Venezuela para cumplir con el canje de alimentos por energía, firmado
por ambos gobiernos y que refrendó la presidenta en su viaje a Caracas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades