Ni en Alemania se salvan de la inflación

Los alimentos hicieron acelerar la inflación alemana por encima de lo previsto en julio. Se situó así en su nivel máximo desde diciembre de 2012, según los datos preliminares publicados por la Oficina Federal de Estadística.





La tasa interanual de Alemania se aceleró por tercer mes consecutivo hasta el 1,9% en julio desde 1,8% de junio, sorprendiendo a los economistas, que habían estimado una ralentización a 1,7%, según un cable de EFE Dow Jones.

 La inflación de los alimentos, que lleva superando a la tasa general de inflación desde enero de 2012, se aceleró en julio hasta 5,7% interanual desde 5,4% en junio.

 También contribuyeron a impulsar la inflación en julio respecto de junio los incrementos de los precios relacionados con las vacaciones escolares, que afecta a los paquetes de viajes, según explicó una portavoz de la agencia de estadística.

 Los precios de consumo en Alemania en julio aumentaron 0,5% en tasa mensual, por encima de las previsiones de los analistas de 0,3%.

 En términos armonizados con la Unión Europea, los precios de consumo alemanes aumentaron 0,4% en julio respecto a junio y 1,9% respecto a julio de 2012, en línea con los objetivos de estabilidad de precios del Banco Central Europeo.

La preocupación invade al BCE, que tiene como objetivo mantener la inflación anual en el conjunto de la eurozona justo por debajo de 2% en el medio plazo.

 


Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades