Mal cóctel: una economía muy ambigua y empleadores cautos

Casi ocho millones de puestos laborales –50% de la desocupación total- se perdieron durante la recesión 2007/9. Pocos se recobrarán este año, porque las empresas, obsedidas por los riesgos, seguirán ahorrando y tercerizando cuanto puedan.

<p>Eso significa que quienes busquen trabajo deber&aacute;n conformarse con puestos temporarios o mudarse a lugares donde haya mayor demanda laboral. En 2010, pues, menos norteamericanos ser&aacute;n tomados por grandes compa&ntilde;&iacute;as y m&aacute;s deber&aacute;n acudir a firmas chicas o convertirse en aut&oacute;nomos. <br />
<br />
En varios aspectos, &ldquo;ningunos de estos cambios son novedosos. El futuro se parecer&aacute; al pasado, pero m&aacute;s&rdquo;, sostiene Pietro Cappelli, escuela de negocios Wharton. &ldquo;En malos momentos, ciertas tendencias subterr&aacute;neas salen a la superficie. Por ejemplo, la proporci&oacute;n de fuerza laboral sobre los 55 a&ntilde;os viene aumentado desde hace cinco a&ntilde;os, pues la generaci&oacute;n nacida despu&eacute;s de 1945 envejece pero no quiere jubilarse de buen grado&rdquo;.<br />
<br />
Las crisis inmobiliaria y financiera acentuaron ese factor. En otros casos, empresas que ya planeaban despidos los acelera y sectores contractivos agravan este sesgo. Mientras la tercerizaci&oacute;n no cede en varios rubros, las empresas en aprietos no aguantan y tiran la toalla.<br />
<br />
En su reciente informe sobre perspectivas decenales, el departamento federal de Trabajo estima que 96% del crecimiento de demanda en 2010/19 provendr&aacute; de la econom&iacute;a terciaria. Al frente marchar&aacute;n sectores profesionales, servicios empresarios, salud y asistencia social. Pero Cappelli cree que las proyecciones a largo plazo no les valen de mucho a quienes buscan trabajo. &ldquo;La gente &ndash;subraya- se adapta r&aacute;pidamente y satura el mercado&rdquo;<br />
<br />
Por ejemplo, &ldquo;todos afirman que hay demanda laboral en materia de atenci&oacute;n m&eacute;dica, pero hace tiempo que no quedan vacantes para enfermeros ni param&eacute;dicos en Estados Unidos. Por otra parte, finanzas y construcci&oacute;n andan de capa ca&iacute;da pero, cuando se recobren, pueden crear embotellamientos en la demanda laboral&rdquo;.<br />
<br />
Afrontar una reacci&oacute;n econ&oacute;mica sin empleos no es cosa nueva, puntualiza otro experto de Wharton, Francis Diebold. Recuerda que las tres &uacute;ltimas recesiones responden a la definici&oacute;n, en tanto las anteriores no lo hac&iacute;an. &ldquo;Hasta 1987, la demanda laboral reaccionaba bien y el desempleo se recobraba. Desde entonces (1988, 1994/5, 2000), los rebotes fueron m&aacute;s graduales, lentos y acotados&rdquo;.<br />
<br />
A a&ntilde;o y medio de atenuarse la crisis occidental, el desempleo sigue clavado alrededor de 10% en EE.UU., roza 19% en Espa&ntilde;a y sobrepasa 12% en algunos estados de la Uni&oacute;n Europea. Seg&uacute;n el departamento de Trabajo, a fin de 2009 hab&iacute;a 15.300.000 norteamericanos en la calle, 9.200.000 millones a medio tiempo y un mill&oacute;n que ya no buscaba empleo.<br />
<br />
El gobierno de Barack Obama ha hecho del problema una prioridad en 2010/12, pero los analistas de Wharton insisten en que reci&eacute;n en seis a doce meses empezar&aacute; a reactivarse la demanda laboral. A mediano plazo, la oficina presupuestaria del Congreso no espera que el desempleo retorne al nivel previo a la crisis (5 a 6%) hasta mediados de la d&eacute;cada.</p>
<p>Por ejemplo, las grandes empresas probablemente no ofrezcan muchas posiciones a graduados terciarios. &ldquo;A&ntilde;o tras a&ntilde;o, los principales empleadores no agregan puestos, s&oacute;lo hacen reemplazos&rdquo;, indica Phillip Gardner (universidad estatal de Michigan). Por otra parte, &ldquo;los reclutadores de estudiantes avanzados son firmas peque&ntilde;as&rdquo;. De acuerdo con recientes tendencias, las grandes compa&ntilde;&iacute;as (m&aacute;s de 4.000 empleados) planean disminuir 3% las incorporaciones este a&ntilde;o. Las medianas (500 a 4.000) lo har&aacute;n en 11%. Por el contrario, las firmas chicas (100 a 500) y las muy peque&ntilde;as (diez a cien personas) incrementar&aacute;n 15 y 26% sus plantillas.</p>
<p><br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades