Machinea preocupado por el gasto

Dijo que el acuerdo con el FMI requiere que el gasto primario no aumente más y amenazó con recortar los planes sociales si Diputados no modifica el presupuesto votado por el Senado.

9 diciembre, 2000

El ministro de Economía, José Luis Machinea, aseguró que no aumentará ni un peso más el gasto primario el año que viene para lograr que el Fondo Monetario Internacional (FMI) apruebe, a fines de la semana próxima, un nuevo acuerdo por tres años que evitaría los temores de default (cesación de pagos).

Machinea también dijo que si los diputados no corrigen los “irrazonables” cambios introducidos por el Senado al presupuesto 2001, el gobierno se verá en la obligación de reducir varias partidas de gasto, según se desprende de una charla que mantuvo el titular del Palacio de Hacienda con el diario La Nación.

Esa medida podría afectar seriamente los planes sociales, pero según aseguraron en Economía, no hay manera de mantener controlado el gasto primario si no es de ese modo, mucho menos después de las modificaciones del Senado.

El ministro de Economía, sin reconocerlo públicamente, estaría enojado con los legisladores de la Alianza. “Algunos senadores –dijo- protegen a los evasores”, y afirmó que “una cosa es defender los subsidios y otra es transferir el control, que estaba en manos del Enargas. Si quieren hacer algo transparente, que permitan un acuerdo entre la Nación y las provincias”, dijo refiriéndose al dinero de los subsidios para las prestadoras del servicio de gas.

Machinea también explicó que los cambios que voto el Senado implican un déficit de $ 150 millones más y dijo que el gobierno no puede en este momento darse la libertad de gastar más, “así que en ese caso –advirtió- habrá que reasignar otras partidas” entre las que estarían los planes sociales.

Otro problema que preocupa es la marcha atrás con el recorte salarial a los empleados públicos, que representaría unos $ 600 millones adicionales, “nosotros –recordó- ya admitimos un aumento en el gasto social y de las provincias”.

Machinea reconoció que la demora en sancionar el presupuesto del año próximo posterga el anuncio de un acuerdo con el Fondo, al menos, hasta “fines de la semana que viene”.

Ni bien se cierren las negociaciones con el Fondo, el acuerdo se elevará al director gerente del FMI, Horst Köhler, para que el funcionario alemán lo lleve al directorio, posiblemente en enero próximo.

Hasta febrero de 2003 la Argentina tendrá acceso a un blindaje por US$ 14.000 millones del Fondo, US$ 3000 millones del Banco Mundial y el BancoInteramericano de Desarrollo, US$ 12.000 millones del sistema financiero local y US$ 1000 millones del gobierno español.

El ministro de Economía, José Luis Machinea, aseguró que no aumentará ni un peso más el gasto primario el año que viene para lograr que el Fondo Monetario Internacional (FMI) apruebe, a fines de la semana próxima, un nuevo acuerdo por tres años que evitaría los temores de default (cesación de pagos).

Machinea también dijo que si los diputados no corrigen los “irrazonables” cambios introducidos por el Senado al presupuesto 2001, el gobierno se verá en la obligación de reducir varias partidas de gasto, según se desprende de una charla que mantuvo el titular del Palacio de Hacienda con el diario La Nación.

Esa medida podría afectar seriamente los planes sociales, pero según aseguraron en Economía, no hay manera de mantener controlado el gasto primario si no es de ese modo, mucho menos después de las modificaciones del Senado.

El ministro de Economía, sin reconocerlo públicamente, estaría enojado con los legisladores de la Alianza. “Algunos senadores –dijo- protegen a los evasores”, y afirmó que “una cosa es defender los subsidios y otra es transferir el control, que estaba en manos del Enargas. Si quieren hacer algo transparente, que permitan un acuerdo entre la Nación y las provincias”, dijo refiriéndose al dinero de los subsidios para las prestadoras del servicio de gas.

Machinea también explicó que los cambios que voto el Senado implican un déficit de $ 150 millones más y dijo que el gobierno no puede en este momento darse la libertad de gastar más, “así que en ese caso –advirtió- habrá que reasignar otras partidas” entre las que estarían los planes sociales.

Otro problema que preocupa es la marcha atrás con el recorte salarial a los empleados públicos, que representaría unos $ 600 millones adicionales, “nosotros –recordó- ya admitimos un aumento en el gasto social y de las provincias”.

Machinea reconoció que la demora en sancionar el presupuesto del año próximo posterga el anuncio de un acuerdo con el Fondo, al menos, hasta “fines de la semana que viene”.

Ni bien se cierren las negociaciones con el Fondo, el acuerdo se elevará al director gerente del FMI, Horst Köhler, para que el funcionario alemán lo lleve al directorio, posiblemente en enero próximo.

Hasta febrero de 2003 la Argentina tendrá acceso a un blindaje por US$ 14.000 millones del Fondo, US$ 3000 millones del Banco Mundial y el BancoInteramericano de Desarrollo, US$ 12.000 millones del sistema financiero local y US$ 1000 millones del gobierno español.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades