Machinea: emergencia fiscal superada

El titular de la cartera de Economía presentó ante Diputados el proyecto del presupuesto nacional para el año 2001. Rodolfo Terragno aseguró que no se disminuirá el gasto social.

16 septiembre, 2000

El ministro de Economía, José Machinea, afirmó que “la emergencia fiscal ha pasado y que la situación está controlada”, por lo que consideró que no son necesarias nuevas medidas de urgencia.

El titular del Palacio de Hacienda hizo estas afirmaciones durante su discurso de presentación del presupuesto para el año 2001 ante la Cámara de Diputados, donde concurrió acompañado por el jefe del Gabinete de Ministros, Rodolfo Terragno, y el secretario de Hacienda, Mario Vicens.

Por su parte, Terragno aseguró que no va a disminuir el gasto social, e hizo notar que el mayor problema está en la carga de los servicios de la deuda externa.

El segundo ítem en importancia del gasto de la Administración Nacional es, efectivamente, el pago de los servicios de la deuda pública, que para el 2001 ascenderá a $ 11.246 millones, equivalentes a 22% del total, y $ 1.598 millones superior al de este año.

Machinea comenzó su exposición ante los legisladores presentes, en su mayoría integrantes de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside Raúl Baglini (UCR-Mendoza), destacando la difícil situación en que se encontraba el país al asumir la actual Administración.

Sostuvo que en adelante habrá crecimiento a pesar de las restricciones que surgen del fuerte incremento de la deuda pública durante la última década, del orden de 75%, lo que hizo que en relación al PBI tuviera un salto desde 28% a 42%.

Recordó además que en los nueve meses de su gestión al frente del Palacio de Hacienda debió adoptar diversas medidas importantes, añadiendo respecto de ellas que fueron “de alguna manera dolorosas”, pero que ahora se avanzará en sentido contrario aunque manteniendo disciplina sobre el gasto y el control de la evasión.

El proyecto otorga $ 30.548 millones para Servicios Sociales, casi 60% del total de los Gastos para la Administración Nacional.

La intención del gobierno de concentrar aún más los planes de asistencia social busca “reducir el costo burocrático, sin afectar y mas aún, incrementando el número de beneficiarios y mejorando la calidad de las inversiones”.

En este sentido, Machinea dijo que el cambio se puede advertir en la autorización al Poder Ejecutivo para encarar, de manera progresiva, una baja en materia tributaria comenzando por un impuesto distorsivo que “desalienta la inversión”, como es el caso del que grava los intereses de las deudas de las empresas.

Acerca de la deuda, Machinea indicó que en la última década los servicios anuales pasaron de US$ 4.000 millones a US$ 11.000 millones, pero que, a pesar de ello, en virtud de los anteriores ajustes, a los que se agrega un nuevo recorte de $ 700 millones, se podrán girar 300 millones más a las provincias.

El ministro de Economía, José Machinea, afirmó que “la emergencia fiscal ha pasado y que la situación está controlada”, por lo que consideró que no son necesarias nuevas medidas de urgencia.

El titular del Palacio de Hacienda hizo estas afirmaciones durante su discurso de presentación del presupuesto para el año 2001 ante la Cámara de Diputados, donde concurrió acompañado por el jefe del Gabinete de Ministros, Rodolfo Terragno, y el secretario de Hacienda, Mario Vicens.

Por su parte, Terragno aseguró que no va a disminuir el gasto social, e hizo notar que el mayor problema está en la carga de los servicios de la deuda externa.

El segundo ítem en importancia del gasto de la Administración Nacional es, efectivamente, el pago de los servicios de la deuda pública, que para el 2001 ascenderá a $ 11.246 millones, equivalentes a 22% del total, y $ 1.598 millones superior al de este año.

Machinea comenzó su exposición ante los legisladores presentes, en su mayoría integrantes de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside Raúl Baglini (UCR-Mendoza), destacando la difícil situación en que se encontraba el país al asumir la actual Administración.

Sostuvo que en adelante habrá crecimiento a pesar de las restricciones que surgen del fuerte incremento de la deuda pública durante la última década, del orden de 75%, lo que hizo que en relación al PBI tuviera un salto desde 28% a 42%.

Recordó además que en los nueve meses de su gestión al frente del Palacio de Hacienda debió adoptar diversas medidas importantes, añadiendo respecto de ellas que fueron “de alguna manera dolorosas”, pero que ahora se avanzará en sentido contrario aunque manteniendo disciplina sobre el gasto y el control de la evasión.

El proyecto otorga $ 30.548 millones para Servicios Sociales, casi 60% del total de los Gastos para la Administración Nacional.

La intención del gobierno de concentrar aún más los planes de asistencia social busca “reducir el costo burocrático, sin afectar y mas aún, incrementando el número de beneficiarios y mejorando la calidad de las inversiones”.

En este sentido, Machinea dijo que el cambio se puede advertir en la autorización al Poder Ejecutivo para encarar, de manera progresiva, una baja en materia tributaria comenzando por un impuesto distorsivo que “desalienta la inversión”, como es el caso del que grava los intereses de las deudas de las empresas.

Acerca de la deuda, Machinea indicó que en la última década los servicios anuales pasaron de US$ 4.000 millones a US$ 11.000 millones, pero que, a pesar de ello, en virtud de los anteriores ajustes, a los que se agrega un nuevo recorte de $ 700 millones, se podrán girar 300 millones más a las provincias.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades