Los iraquíes, irritados con el gobierno central

Desafiando intentos de las autoridades para impedir una jornada nacional de protesta, millares de civiles salieron a la calle este viernes con el propósito de exigir mayor responsabilidad a la dirigencia elegida. Las manifestaciones eran pacíficas.

25 febrero, 2011

<p>No obstante, se registraban algunos disturbios en barrios sunn&iacute;es al norte de Bagdad. Ah&iacute; las tropas abrieron fuego sobre la gente (hubo cinco heridos) y se han dispuesto investigaciones para dilucidar los motivos del incidente.<br />
<br />
Tambi&eacute;n en la capital, se prohibi&oacute; la circulaci&oacute;n &ldquo;hasta nueva orden&rdquo; de autom&oacute;viles. Cientos de personas debieron ir a pie en esta urbe de seis millones carente de transportes p&uacute;blicos, con un resultado poco grato al gobierno: una multitud llen&oacute; la plaza central para denunciar estas arbitrariedades… como viene haci&eacute;ndolo por semanas. <br />
<br />
La constelaci&oacute;n de actos p&uacute;blicos, llamada en Irak &ldquo;jornadas de bronca&rdquo;, trata de emular &ndash;sin tanta violencia- a Egipto, Bahrein o Jordania. En este caso, se levanta entre los manifestantes un coro de reclamos por la corrupci&oacute;n de los funcionarios en todo nivel, la inestabilidad econ&oacute;mica y los p&eacute;simos servicios p&uacute;blicos. Pero todav&iacute;a no hay reclamos de una dr&aacute;stica reforma del sistema. <br />
<br />
En Basora, capital petrolera meridional y reducto shiita, las marchas obtuvieron empero un sorprendente &eacute;xito. Ante diez mil que le ped&iacute;an renunciar, el gobernador provincial se present&oacute; y prometi&oacute; hacer justamente eso. Pero Bagdad cuenta una historia distinta: la dimisi&oacute;n fue solicitada por el primer ministro Nur&iacute; Kamal al-Malik&iacute;.<br />
<br />
En un mensaje por TV, el jueves a la noche, el jefe del gabinete intent&oacute; persuadir a los iraqu&iacute;es para que suspendan las protestas. A su criterio, adictos al extinto Saddam Hus&eacute;in est&aacute;n tras estas movilizaciones y quieren sembrar malestar social. Pero la corrupci&oacute;n es inocultable. Sugestivamente, el ayatoll&aacute; shi&iacute; Moktada as-Sadr regres&oacute; de Ir&aacute;n, desaprob&oacute; las protestas y pidi&oacute; un poco de paciencia con el gobierno <br />
<br />
&ldquo;Hay infiltrados que buscan echar por la borda los logros democr&aacute;ticos, los cambios pac&iacute;ficos en el poder y las libertades&rdquo; sostuvo el gu&iacute;a de los shiitas, que componen 60% de la poblaci&oacute;n total.</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades