Las reservas cubren cinco meses de importaciones

Es crítica la relación entre reservas e importaciones, la peor desde el “Rodrigazo”, y más baja aún que en períodos críticos anteriores (1985, 1989, 1990 y 2001/2002), según el informe de DNI.

11 febrero, 2014

La relación reservas/importaciones ya no era de las mejores en 2012 y en 2013 se llegó en una situación -al respecto- que concede una cifra que representa el 40% de la ratio reservas/importaciones que Argentina exhibía en el año del inicio de la presidencia de Néstor Kirchner (2003). Y también es esa misma la relación comparando con el año de inicio de la primera presidencia de Cristina Fernández (era 1,03 en 2007), plantea Marcelo Elizondo, director general de Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), en el informe número 90.

 

La evolución, pues, indica que, desde este análisis, el nivel de reservas es notoriamente bajo.

 

El nivel de reservas es menor hoy a la suma de cinco meses de importaciones, peor que en otros en períodos críticos anteriores en la historia reciente, cuando paradójicamente ese ratio era mejor que en la actualidad: en 2002 las reservas representaban lo necesario para pagar casi 14 meses de importaciones; en 2001, para 19 meses; en 1999, para 14 meses; en 1989, para 9 meses; y en 1985, para casi 19 meses.

 

No se puede por ello aseverar que el actual tipo de cambio para atender el comercio exterior pueda ser considerado previsible.

 

Del mismo modo, las importaciones (afectadas en los últimos dos años por restricciones cuantitativas por parte de la Administración Pública Nacional) podrían estar otra vez afectadas por nuevas restricciones. Y no pueden ser descartadas posibles nuevas inestabilidades en estas disciplinas en 2014.

 

 

  1. Introducción          

 

El comercio exterior argentino no exhibe buenos resultados desde hace algunos años. Las exportaciones de 2013 fueron mas bajas que las de 2011. Las ventas externas solo crecieron 18% entre 2008 y 2013. El superávit comercial es hoy menor al 2% del PBI.

 

Simultáneamente, las reservas en poder del Banco Central están en niveles bajos después de ir en descenso desde hace más de dos años. Esto, en un marco en el que Argentina exhibe, como hemos constatado recientemente, una delicada situación cambiaria.

 

Un modo de calificar la sanidad de la situación cambiaria y su relación con el comercio exterior es medir la relación entre reservas del BCRA y las importaciones de bienes.

 

Un bajo nivel de reservas en relación a importaciones; en el marco de imposibilidad de acceso a financiamiento internacional, nulo ingreso de inversión extranjera directa, ausencia de superávit en el comercio de servicios (deficitario en 7.000 millones de dólares en 2013), necesidad de importaciones de unos 70/75 mil millones de dólares para sostener la actividad económica, y exportaciones amesetadas (en 2014 probablemente no crecerán en relación a 2013); está marcando dificultades para sostener el actual equilibrio cambiario y, dados los antecedentes en las recientes políticas de comercio exterior, posibles mayores restricciones a importaciones.

 

El análisis de la sensibilidad actual elativa a las reservas internacionales (su monto, y su evolución –stock y flujo-); que actúan casi como única “cuenta” de divisa extranjera disponible para atender diversos frentes (la demanda de importadores, la demanda de particulares, la intervención del BCRA en los mercados, la capacidad de disuadir presiones sobre el tipo de cambio, el pago de deuda, el envío de divisas al exterior por obligaciones varias) y de la evolución de las importaciones como principal frente de afectación de las reservas (dado que reducen el superávit de cuenta corriente); permite prever posibles caminos que la administración pondrá en marcha en materia cambiaria o de política comercial internacional; y también concede, además, un parámetro para comprender el estado de situación real del nivel de reservas.

 

La Argentina, al parecer, pues, está en medio de circunstancias como las descriptas en el anteúltimo párrafo del punto anterior y el análisis que se menciona en el último párrafo es de gran utilidad.

 

  1. La relación entre reservas del BCRA y las importaciones

 

La Argentina ha tenido en su historia reciente diversas crisis que involucraron alta inflación e importantes ajustes del tipo de cambio.

 

Es pertinente, al respecto, una comparación entre ellas (conocer es comparar), la que lleva a una conclusión sobre el estado actual de situación de las reservas.

 

El cuadro siguiente muestra la relación entre reservas en el BCRA e importaciones en el final de cada uno de los años en que ocurrieron diversos momentos críticos de la reciente historia argentina.      

 

año

reservas internacionales en el BCRA en millones de dólares estadounidenses

importaciones de bienes en millones de dólares estadounidenses

ratio reservas/importaciones

año 1970

724

 

0,42

año 1973

   

0,63

año 1974

   

0,36

año 1975

617

 

0,15

año 1976

   

0,58

año 1980

   

0,58

año 1983

   

0,71

año 1985

   

1,57

año 1989

   

0,81

año 1990

   

1,51

año 1995

   

0,83

año 1999

   

1,23

año 2000

   

0,74

año 2001

   

1,6

año 2002

   

1,16

año 2003

   

1,01

año 2005

   

0,97

año 2008

   

0,81

año 2009

   

1,23

año 2010

   

0,92

año 2011

   

0,62

año 2012

   

0,63

año 2013

   

0,41

 

 

A efectos de poder contar para la comparación con la cifra de importaciones anuales se ha considerado como referencia el dato de las reservas a fin de cada año. En algunos casos, por eso, se toman el año que se pretende analizar y el año antecedente.

 

Como se puede constatar en el cuadro, la ratio reservas/importaciones del año (último día de ese año) 2013 es la tercera mas baja en las comparaciones efectuadas desde 1970 hasta nuestros días (un período de mas de 40 años).

 

Y, como consecuencia, es (peligrosamente) más baja que en los momentos críticos de 1985 (lanzamiento del Plan Austral), 1989 y 1990 (hiperinflación que anticipa la salida del gobierno del Presidente Raúl R. Alfonsín y genera el problemático inicio de la gestión del Presidente Carlos S. Menem), y 2001 y 2002 (crisis de default de la deuda pública, salida de la convertibilidad y devaluación; y que involucra la renuncia a la presidencia de Fernando de la Rúa).

 

Esto es: solo en el año del denominado “Rodrigazo” (ocurrido a partir del 4 de junio de 1975) el ratio de reservas/importaciones fue peor que el actual – aunque debe considerarse que al fin de en 1974 (5 meses antes del “Rodrigazo”) ese ratio era de una cifra solo 10% menor que la de 2013.

 

Los mismos resultados, pero esta vez ordenados desde el de más bajo ratio (peor situación), son, en la evaluación referida, los siguientes:

año

reservas internacionales en el BCRA en millones de dólares estadounidenses

importaciones de bienes

ratio reservas/importaciones

año 1975

617

 

0,15

año 1974

   

0,36

año 2013

   

0,41

año 1970

724

 

0,42

año 1976

   

0,58

año 1980

   

0,58

año 2011

   

0,62

año 1973

   

0,63

año 2012

   

0,63

año 1983

   

0,71

año 2000

   

0,74

año 1989

   

0,81

año 2008

   

0,81

año 1995

   

0,83

año 2010

   

0,92

año 2005

   

0,97

año 2003

   

1,01

año 2002

   

1,16

año 1999

   

1,23

año 2009

   

1,23

año 1990

   

1,51

año 1985

   

1,57

año 2001

   

1,6

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades