La soberanía tiene un costo, dice un dirigente francés

El presidente de la Federación Francesa de Empleadores, Geoffroy Roux de Bézieux, opina sobre las economías en la post pandemia.

Según Bézieux, la pandemia va a tener efectos profundos en la forma en que la gente trabaja en las economías modernas, pero es poco probable que pueda revertir la globalización de las cadenas industriales de suministro.

 

Según él la economía francesa se va a contraer casi 10% este año por la cuarentena que tuvo encerrada a la gente durante dos meses y por una serie de otras medidas adoptadas por la crisis. Para él, la crisis está acelerando tendencias que ya existían, como la adopción del tele-trabajo y la repatriación de empresas europeas que estaban en Asia.

 

Pero una cuestión de costos va a limitar el impacto que tenga la crisis en las cadenas de suministro de muchos sectores que actualmente se encuentran en China y en sus fábricas. “No vamos a revertir el desarrollo de las grandes cadenas de suministros o abandonar la globalización. Hay un deseo de ver otra vez la fabricación de ciertos productos en Europa o en Francia, pero inmediatamente eso choca con el problema del costo.

“La soberanía tiene un costo. Producir barbijos en Francia cuesta diez veces más o es mucho más caro que producirlos en China y eso seguirá igual después de Covid.

 

La actividad económica francesa se redujo un tercio durante la cuarentena que comienza a relajarse esta semana. Sin embargo no generó desempleo masivo gracias a un plan de “desempleo parcial” según el cual el estado paga, temporalmente, los salarios de más de 12 millones de trabajadores del sector privado que de otro modo habrían sido despedidos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades