La globalización no muere

Los flujos interfronterizos no desaparecieron; simplemente cambiaron de aspecto, en gran medida a causa de la pandemia.

4 diciembre, 2020

La pandemia demostró los peligros del contagio transfronterizo. También desató la xenofobia y el proteccionismo. Pero la búsqueda de la vacuna demostró que el mundo globalizado también tiene beneficios, como por ejemplo la colaboración científica.

¿Mostrará el 2021 una vuelta de la globalización? Un informe realizado por DHL, la compañía de logística y la Escuelas de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York muestra que 2020 puso a la globalización en retroceso. Tomando el año 2000 como base 100, el índice llegó a 126 en 2017, a 122 en dos últimos años y actualmente se proyecta entre 11 y 121.

Sin embargo, aun con este retroceso, se calcula que el índice se mantendrá por encima del 111 que marcó en 2008 y los detalles del informe indican que podrían recuperarse en 2021. Las razones para el optimismo se basan en un punto importante: hay varios aspectos de la globalización y no se mueven en tándem.

El índice DHL/NYU sigue el movimiento de cuatro cosas: personas, dinero, bienes e ideas. En las primera categorías, personas, la globalización colapsó este año a niveles de 1990.

El flujo de dinero también se desaceleró como consecuencia de la crisis financiera de 2008. El flujo del comercio siguió un patrón parecido: si bien hubo aumento del comercio transfronterizo a finales del siglo 20 cuando las compañías occidentales creaban las cadenas globales de suministro la globalización del comercio decreció en los últimos años a causa de los acontecimientos en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Luego terminó de derrumbarse con el shock económico del coronavirus.

Pero si se mira con atención, el patrón es complejo, dice Gillian Tett en el Financial Times. La actividad está creciendo más de lo que muchos esperaban. Lo que llama la atención es que las compañías no están reformateando ni trayendo a sus respectivos países sus cadenas de suministro como se vaticinaba. Pero aunque eso ocurra, los productos van a seguir viajando de un país a otro.

El cuarto aspecto de la globalización es el flujo de la información. Esto creció notablemente con Internet y la pandemia acentuó el crecimiento con el giro hacia la digitalización de las actividades. El tráfico interfronterizo de Internet creció 48% entre mediados de 2019 y mediados de 2020. Una tasa anual que duplica la de los años anteriores. En teoría esto podría reducir la necesidad de lazos físicos. Pero en la realidad, la globalización de la información alimenta el ecommerce global, flexibiliza las cadenas de suministro y aumenta la colaboración en áreas como la de la colaboración para la vacuna. El proteccionismo sigue siendo un riesgo pero es poco probable que pueda hacer retroceder al cuarto aspecto de la globalización. Al menos, no por ahora.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades