La Encíclica pide defender el planeta

La nueva encíclica del Papa Francisco, titulada "Laudato Si" ataca a las multinacionales y a los líderes políticos de las naciones ricas por no hacer lo suficiente para defender al planeta del cambio climático.

El documento, que ya se había filtrado a principios de semana  reclama una nueva estructura global que logre hacer más difícil que las grandes compañías o los grandes productores agrícolas o los grandes grupos industriales dañen el ambiente mientras persiguen ganancias.

La encíclica toma el nombre de la invocación de San Francisco de Asís: «Laudato si’, mi’ Signore» que en el cántico de la criatura recuerda que la tierra, nuestra casa común “es también como una hermana, con la que compartimos la existencia y como una madre bella que nos recibe en sus brazos”. La referencia a San Francisco indica también el espíritu sobre el que se basa toda la Encíclica, el de la contemplación suplicante y nos invita a mirar al Pobre de Asís como fuente de inspiración. Como afirma la Encíclica, San Francisco es “el ejemplo por excelencia de la preocupación por aquel que es débil y también por una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. […] En él se observa hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, las obligaciones y las responsabilidades de la sociedad y la paz interior».

En el corazón de la Laudato si’, se encuentra esta pregunta: «¿Qué tipo de mundo queremos transmitir a aquellos que vendrán después de nosotros, a los niños que ahora están creciendo?” Y el Papa Francisco continúa: «Esta pregunta se refiere no solo al ambiente de manera aislada, porque se puede plantear la cuestión de manera parcial. Esto lleva a que nos interroguemos sobre el sentido de la existencia  y los valores que están en la base de la vida social: ¿Con qué fin nos encontramos en esta vida? ¿Con qué propósito trabajamos y luchamos? ¿Por qué esta tierra tiene necesidad de nosotros?” Si no nos hacemos esta pregunta de fondo, dice el Pontífice, “no creo que nuestras preocupaciones ecológicas puedan tener efectos importantes”.

Estas preguntas nacen de una constatación: hoy la tierra, nuestra hermana, maltratada y saqueada, se lamenta; y sus gemidos se unen a los de todos los pobres y todos los rechazados del mundo. El Papa invita a escucharlos e invita a todos y cada uno – particulares, familias, comunidades locales, naciones y comunidad internacional – a una “conversión ecológica”, a asumir el compromiso de cuidar la casa común.

Al mismo tiempo el Papa reconoce que en el mundo se va difundiendo la sensibilidad por el ambiente y la preocupación por los daños que se están sufriendo. Sobre la base de esa constatación, aspira a revertir el estilo de vida: “La humanidad tiene todavía la capacidad  de colaborar para construir nuestra casa común; el ser humano todavía es capaz  de intervenir positivamente. No está todo perdido porque los seres humanos, capaces de degradarse al extremo, pueden también superarse y volver a elegir el bien y regenerarse”.

 

Crecimiento ilimitado

“La idea del crecimiento infinito e ilimitado, que resulta tan atractiva a los economistas, financieros y expertos en tecnología, está basada en la mentira de que hay una reserva infinita de bienes terrenales, y esto lleva a exprimir al planeta más allá de todos los límites”. Hay que buscar otras formas de entender la economía y el progreso”.

El mundo empresarial permaneció mudo luego de la difusión del texto. Pero el Papa ha exigido que los directorios de empresas de todo el mundo se planteen estas cuestiones. No solo acusa a las empresas de saquear los recursos sino que apuntó también a los medios y los grupos tecnológicos  por desconectar a la gente de la naturaleza. Criticó también el consumo excesivo por alimentar los desperdicios. Y pidió a la gente que use el boicot  para transformar la conducta empresarial.

Los políticos conservadores de Estados Unidos que se oponen a la legislación contra el cambio climático ya repudiaron el mensaje político de la encíclica. Jeb Bush, por ejemplo el ex gobernador católico de Florida y candidato presidencial republicano, dijo que no va a aceptar que el Papa le haga sugerencias sobre política económica.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades