Japón preside este año el G20

Lo inicia con intención de atenuar la disputa China-EE.UU.

Japón se está posicionando como intermediario entre China y Estados Unidos en su calidad de anfitrión de la cumbre del G20 de este año. Aspira, mientras arrecia el antagonismo de ambas potencias, a usar el foro para la cooperación internacional y, de paso, avanzar con sus propios intereses nacionales.

 

La rivalidad entre Estados Unidos y China ya va más allá del campo económico y amenaza con convertirse en una batalla campal por los derechos de propiedad intelectual y seguridad nacional.

 

El bloque de los 20 abandonó su postura inicial de oponerse al proteccionismo en la última declaración conjunta firmada por todos. El ministro de finanzas, Taro Aso, quiere regresar el G20 a sus orígenes como escenario para la coopewración internacional. En 2008, cuando era primer ministro, los miembros afrontaban los peligros de la crisis financiera y estaban mucho más dispuestos a cooperar.

 

El foco central de este año en el bloque será proponer una solución multilateral a los desequilibrios comerciales, o sea, convencer a los demás países que la estrategia bilateral de Trump no va a funcionar.

 

Otro tema clave en lo que se va a concentrar es en el desarrollo de infraestructura en las economías emergentes. Muchos países en Asia y Ãfrica han caído en una trampa de deuda con la iniciativa Belt and Road de China y no pueden pagar a Beijing los proyectos de infraestructura. Un desarrollo que no tenga en cuenta, dice, la posibilidad de repago del país puede generar un desastre económico.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades