Italia rechaza los planes de austeridad

Aunque todavía no se han cerrado los comicios la tendencia es una victoria para la centro-izquierda en ambas cámaras aunque seguida de cerca por el partido de Silvio Berlusconi en la de Senadores. Cansados de la vieja política y los ajustes reiterados los italianos se pronuncian por alternativas al oficialismo en las urnas. 

25 febrero, 2013

El futuro de Italia por los próximos años se está definiendo en este momento en elecciones generales con una victoria parcial para la centro-izquierda. La derecha parece estar sufriendo en estas elecciones en las que los italianos parecen gritar bien alto que están cansados de ajustes. Por ahora la victoria sería del partido Democrático, de centro-izquierda, que se llevaría la mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados. Sin embargo, el ex Premier Silvio Berlusconi estaría cosechando escaños en la Cámara de Senadores, lo que podría dificultar la gobernabilidad y llevar a nuevas elecciones en los próximos meses.  
Más allá de las proyecciones, hay dos tendencias claras en esta carrera presidencial: la del comediante Beppe Grillo, cuya campaña anti-austeridad y anti-establishment arañaría el 20% de los votos y la poca popularidad del partido de centro del actual presidente Mario Monti. La de Grillo es realmente la sorpresa de la tarde porque su partido podría convertirse en el segundo más popular del país. Mientras tanto, la poca popularidad de Monti no sorprende porque sus promesas de salvar a Italia de la crisis de la eurozona no valieron mucho durante su año y medio de gestión. 
Por lo pronto, los mercados no reaccionaron bien a estos resultados parciales. Aunque las acciones subieron levemente luego del anuncio de la victoria parcial del partido Democrático en la Cámara baja, bajaron cuando Berlusconi comenzó a ganar aire en la Cámara Alta. Si esto sucede no se podrá formar un gobierno estable y, por lo tanto, deberá llamarse devuelta a elecciones. La única certeza es que para gobernar cualquier partido necesitará de la mayoría en ambas casas si quiere poder crear legislación para este momento particular en la escena económica y política italiana. Si ninguna coalición logra dos tercios de ambas cámaras el nuevo Presidente podría estar en problemas. 
Lo cierto es que luego de un año de aumentos de impuestos y ajustes en el gasto público – que aliviaron a los inversionistas pero perjudicaron a los ciudadanos- los italianos se sienten desencantados por la política. A pesar de esto, se han manifestado popular y masivamente en las urnas y votado por alternativas no tradicionales como las del ex comediante Grillo que, algunos dicen, podría sacudir la política italiana. 
Por ahora solo resta esperar para ver si el Partido Democrático, el más grande de Italia, podrá sacarle una ventaja significativa a Berlusconi en la Cámara de Senadores y hacerse así con la victoria definitiva en estas elecciones. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades