Irán: más sanciones, pero bastante cosméticas

El consejo de seguridad aprobó este fin de semana nuevas sanciones a Irán por su negativa a desmontar el programa nuclear. Pero, como no es fácil probarle fines bélicos, se trata de medidas superficiales.

Quizá lo más relevante sea añadir veintiocho nombres a la lista de personas físicas y jurídicas cuyos bienes se congelan por sospechárselas involucradas en actividades atómicas. La resolución 1.747 fue votada por los cinco miembros permanentes (China, Estados Unidos, Rusia y dos anacronismos, Francia y Gran Bretaña). También la apoyaron los diez no permanentes.

Por supuesto, se dicta embargo total sobre exportaciones de armas convencionales de fabricación persa. Al mismo tiempo, se conmina al resto del mundo a no venderle a Tehrán armas pesadas. Esto es un gesto casi simbólico, porque el tráfico ilegal no hace caso a las Naciones Unidas, como se ve en Sudán, Nigeria, Chad, Afganistán, etcétera.

Otro punto de la resolución prevé que ningún país o institución financiera internacional otorgue a Irán créditos, salvo para fines humanitarios o de desarrollo económico”. Otro gesto en el vacío, pues el financiamiento del desarrollo puede incluir una larga serie de rubros. En un plano aún más lírico, se pide pero no se ordena a los gobiernos ”vigilar los viajes al exterior de funcionarios vinculados a actividades nucleares”.

Quizá lo más relevante sea añadir veintiocho nombres a la lista de personas físicas y jurídicas cuyos bienes se congelan por sospechárselas involucradas en actividades atómicas. La resolución 1.747 fue votada por los cinco miembros permanentes (China, Estados Unidos, Rusia y dos anacronismos, Francia y Gran Bretaña). También la apoyaron los diez no permanentes.

Por supuesto, se dicta embargo total sobre exportaciones de armas convencionales de fabricación persa. Al mismo tiempo, se conmina al resto del mundo a no venderle a Tehrán armas pesadas. Esto es un gesto casi simbólico, porque el tráfico ilegal no hace caso a las Naciones Unidas, como se ve en Sudán, Nigeria, Chad, Afganistán, etcétera.

Otro punto de la resolución prevé que ningún país o institución financiera internacional otorgue a Irán créditos, salvo para fines humanitarios o de desarrollo económico”. Otro gesto en el vacío, pues el financiamiento del desarrollo puede incluir una larga serie de rubros. En un plano aún más lírico, se pide pero no se ordena a los gobiernos ”vigilar los viajes al exterior de funcionarios vinculados a actividades nucleares”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades