Insuficiente recorte fiscal de Dilma, para Bndes

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil consideró que el ajuste fiscal para este año deberá ser de 100.000 millones de reales, por encima del proyectado por el gobierno de Dilma Rousseff. 

El ajuste del equivalente a alrededor de US$ 35.000 millones fue propuesto por el BNDES en su informe gerencial trimestral de recursos del Tesoro, firmada por su presidente, Luciano Coutinho, difundido por la agencia de noticias Brasil 247.

“Cuanto mayor es la desaceleración de la economía, mayor será el impacto negativo en los ingresos primarios, lo que tornaría la tarea más difícil en caso de un PIB menos a lo previsto”, explicó el informe.

El recorte sugerido por la entidad supera en 20.000 millones de reales el estimado por el equipo económico brasileño para 2015, que ya el ministro de Planificación, Joaquim Barbosa, alertó que podrá tener un carácter recesivo en un primer momento.

Al respecto, el Bndes analizó que las medidas que pretende implementar el gobierno a corto plazo deberán resultar en un impacto “contractivo” de la economía.

Sin embargo, resaltó que estas medidas asegurarán “una mayor solidez fiscal, mayores niveles de confianza y mayor sustentabilidad del crecimiento a largo plazo”.

 

Déficit comercial de US$ 2.840 millones

 

La balanza comercial brasileña cerró febrero con un déficit de US$ 2.840 millones, lo que supuso el peor resultado para el segundo mes del año desde 1995, anunció ayer el gobierno. 

 

El resultado negativo del mes pasado superó el déficit de US$ 2.120 millones registrado en febrero de 2014, agregó el informe divulgado en Brasilia por el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior. 

A lo largo del mes pasado, las exportaciones de Brasil totalizaron US$ 12.090 millones, lo que significó una caída de 15,7 por ciento frente al mismo mes de 2014. 

La retracción afectó principalmente las ventas externas de productos básicos (“commodities“), que sufrieron una reducción de 22,7%, más que el doble de la caída de 11,1% en las exportaciones de productos industrializados. 

Por su parte, las importaciones sumaron 14.930 millones, lo que supuso un retroceso del 8,1% frente a febrero del año pasado, impulsado por la caída en los gastos con compras en el exterior de combustibles, que disminuyeron en 20,3%. 

El resultado de febrero elevó a US$6,010 millones el déficit comercial acumulado por Brasil en los dos primeros meses de 2015, un monto levemente inferior al resultado negativo de US$ 6.190 millones registrado entre enero y febrero del año pasado. 

El Banco Central de Brasil prevé para este año un superávit comercial de US$ 6.000 millones, frente al déficit de US$ 3.930 millones registrado en 2014.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades