Fuga de capitales en Rusia

El gobierno ruso ya calcula que la salida neta capitales del país se ubicará entre US$ 65.000 y 70.000 millones mientras los inversores se protegen de los efectos colaterales de la anexión de Ucrania por Vladimir Putin.

Andrei Klepach, viceministro de economía, declaró el lunes que estima la salida de capitales durante el primer trimestre cercana a los US$ 70.000 millones. Esta cifra supera los US$ 63.000 millones que salieron del país en todo el año pasado y es más alta que los US$ 50.000 que Putin calculaba hace 10 días.

Moscú deberá pagar un alto costo político por la anexión de Crimea, pues los líderes de los países centrales reclaman que Rusia sea suspendida indefinidamente del grupo G8 de naciones. Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional del presidente Barack Obama dijo que “Rusia está violando flagrantemente la ley internacional, lor lo tanto el G8 la debe dejar afuera.”

Por su parte, el ministro de relaciones exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que el G8 es una agrupación obsoleta por cuanto ha sido suplantada por el G20 que incluye a las economías emergentes. “El G8 es un club informal, no hay una membresía formal en ese club, de manera que por definición nadie puede ser expulsado de ese club ”, dijo Lavrov.

El 20 de marzo Washington publicó una lista negra con 20 miembros del círculo íntimo de Putin, incluidos cuatro oligarcas y un banco con lazos con el liderazgo del país, lo que significa que ningún norteamericano puede realizar transacciones financieras con ellos.

Klepach dijo que las sanciones hasta ahora no han tenido un efecto directo, pero que el deterioro de las relaciones internacionales sí está pesando sobre la economía. “La fuga de capitales ya era importante antes de esto y el aumento de las tensiones y el enfriamiento de las relaciones la empeoran”, agregó. 

Mientras tanto, empresas alemanas, una de las mayores fuentes de inversión extranera directa en Rusia, están repatriando las ganancias acumuladas en sus subsidiarias rusas para posteriores inversiones. “Muchas compañías dejaban las ganancias para financiar sus aspiraciones de crecimiento. Una vez que retiran el dinero, es muy difícil que lo vuelvan a llevar”, opina KPMG.

Los economistas coinciden en que las sanciones anunciadas hasta ahora no afectan la economía de manera significativa. “Cualquier sanción adicional sí afectará el comercio. Es eso que lo que ahora preocupa a los inversores y a la comunidad empresarial, opina Chris Weafer, socio de MacroAdvisory, con sede en Moscú.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades