Fuerte ofensiva antibanca e incierto destino de Bernanke

Mientras sigue la baja bursátil, crece la resistencia de legisladores demócratas a que Benjamin Bernanke siga en la Reserva Federal. Lo malo es que lo apoya el mismo presidente que califica de “estúpidas” ciertas decisiones de los banqueros.

<p>Por cierto, Barack Obama cumple con la &ldquo;promesa populista&rdquo; (dixit el Wall Street Journal) de dar pelea sin cuartel a gigantes como Bank of America, JPMorgan Chase, Citigroup &ndash;donde el estado retiene 27% del paquete-, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Wells Fargo, etc.<br />
<br />
Durante la tercera semana del a&ntilde;o, en efecto, el Dow Jones 30 perdi&oacute; poco m&aacute;s de 4,1%. Nada espectacular, pero es el peor margen en siete meses. Sumida en temores recesivos propios, Europa occidental acompa&ntilde;&oacute; la tendencia parte del camino. Entretanto, el silencio de los bancos centrales transatl&aacute;nticos ante las diatribas en Washington contra el sector privado contrastaba con la discreta aprobaci&oacute;n de China, India, Rusia, Sud&aacute;frica y buena parte de Latinoam&eacute;rica. <br />
<br />
Pero la desastrosa derrota dem&oacute;crata en Massachusetts (viejo feudo de los Kennedy) obra contra la confirmaci&oacute;n de Bernanke al frente de la Reserva Federal. Tambi&eacute;n perjudica al secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ex director de la RF cuya gesti&oacute;n &ndash;sostienen varios legisladores- parece mera continuaci&oacute;n de Henry Paulson, el hombre de Goldman Sachs que rescat&oacute; malos banqueros por US$ 700.000 millones.<br />
<br />
A criterio de analistas latinoamericanos, Obama reaccion&oacute; ante el rev&eacute;s electoral al estilo Kirchner. Vale decir, redobl&oacute; la apuesta proponiendo medidas para trabar el surgimiento o la perpetuaci&oacute;n de megabancas. En particular, las propensas a especular con derivativos, transacciones de alta frecuencia y bienes ra&iacute;ces.<br />
<br />
En realidad, las medidas anunciadas el jueves tienden a redimensionar bancos &ldquo;demasiado grandes para dejarlos caer&rdquo;, una definici&oacute;n poco feliz de Geithner. Ahora, el presidente da vuelta la idea y no excluye dividir entidades demasiado diversificadas u omnipresentes. En otros t&eacute;rminos, impedir que torne a usarse dinero de los contribuyentes para sacar banqueros de aprietos. <br />
<br />
Respecto de las nuevas medidas, medios de Nueva York, Londres y Washington sostienen que se ha roto el consenso en el propio entorno de Obama. Opuesto a la propuesta presidencial, Geithner choc&oacute; con su mentor real, nadie menos que Paul Volcker. Lawrence Summers, otro asesor de la Casa Blanca, se pleg&oacute; al secretario del Tesoro. Con senadores dem&oacute;cratas como Barbara Boxer (California), Russell Feingold (Wisconsin) o Byron Dorgan (Dakota norte) pidiendo su cabeza, Bernanke optaba por el silencio. <br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades