Exportadores en Asia oriental afrontan menos ventas a EE.UU.

Las costas noroccidentales del Pacífico sienten los efectos del enfriamiento económico a este lado del océano. En este fenómeno convergen dólar débil, mercados especulativos volátiles y riesgo de ulteriores malas acreencias bancarias.

Desde textiles chinas hasta fabricantes japoneses de equipos, se perciben cambios operativos y estratégicos, forzados por el descenso de la demanda en Estados Unidos. Los pedidos de tractores livianos, verbigracia, cedieron 5% el año pasado en Kubota (Osaka) y seguirán haciéndolo en 2008. En Aigret Industries, productora china de sistemas telefónicos múltiples y faxes. Las ventas a ese mismo mercado cayeron 30% sólo en el cuarto trimestre, respecto de igual lapso de 2006.

En algunos sectores el clima es pesimista. Evergreen Knitting, una textil china, perdió en el último bimestre 20% de ventas. Algunos competidores han empezado a cerrar. Otros invierten para desarrollar modelos, como Xigo Electric (Zhongshan), que fabrica acondicionadores y pantallas de cristal líquido destinadas a televisores.

No es casual que los exportadores orientales estén involucrados en el debate mundial sobre hasta que punto la región está –o no- desacoplándose de EE.UU. y pueden crecer aun si esta economía se desacelera en forma significativa. Por ahora, estiman varios analistas de Hongkong, Tokio y Singapur, los efectos tiene que ver con la dependencia exportadora de cada país o su grado de sobrecalentamiento económico.

China viene haciendo frente durante meses a la inflación, por lo cual la baja de exportaciones le conviene. Días atrás, Beijing –acaba de superar a Ottawa como primera vendedora a Washington- anunció que el crecimiento del producto bruto interno anualizado ha ido cediendo de 11,9% en el segundo trimestre a 11,2% en el cuarto. Ello permitió bajar la inflación minorista de 6,9 a 6,5%. A la inversa, para economías en lenta expansión y sin inflación, como Japón, la menor exportación es un problema

En ese caso, Malasia, Tailandia, Camboya, Ceilán, Bangladesh e Indonesia. Las ventas a EE.UU., expresadas en dólares, retrocedieron en noviembre y diciembre. Hace pocos días, Citigroup redujo en 0,4% – o sea, apenas 1,1% anual- su proyección media para crecimiento del PBI norteamericano; mala noticia para quienes dependan de ese mercado y no se desacoplen a tiempo.

Desde textiles chinas hasta fabricantes japoneses de equipos, se perciben cambios operativos y estratégicos, forzados por el descenso de la demanda en Estados Unidos. Los pedidos de tractores livianos, verbigracia, cedieron 5% el año pasado en Kubota (Osaka) y seguirán haciéndolo en 2008. En Aigret Industries, productora china de sistemas telefónicos múltiples y faxes. Las ventas a ese mismo mercado cayeron 30% sólo en el cuarto trimestre, respecto de igual lapso de 2006.

En algunos sectores el clima es pesimista. Evergreen Knitting, una textil china, perdió en el último bimestre 20% de ventas. Algunos competidores han empezado a cerrar. Otros invierten para desarrollar modelos, como Xigo Electric (Zhongshan), que fabrica acondicionadores y pantallas de cristal líquido destinadas a televisores.

No es casual que los exportadores orientales estén involucrados en el debate mundial sobre hasta que punto la región está –o no- desacoplándose de EE.UU. y pueden crecer aun si esta economía se desacelera en forma significativa. Por ahora, estiman varios analistas de Hongkong, Tokio y Singapur, los efectos tiene que ver con la dependencia exportadora de cada país o su grado de sobrecalentamiento económico.

China viene haciendo frente durante meses a la inflación, por lo cual la baja de exportaciones le conviene. Días atrás, Beijing –acaba de superar a Ottawa como primera vendedora a Washington- anunció que el crecimiento del producto bruto interno anualizado ha ido cediendo de 11,9% en el segundo trimestre a 11,2% en el cuarto. Ello permitió bajar la inflación minorista de 6,9 a 6,5%. A la inversa, para economías en lenta expansión y sin inflación, como Japón, la menor exportación es un problema

En ese caso, Malasia, Tailandia, Camboya, Ceilán, Bangladesh e Indonesia. Las ventas a EE.UU., expresadas en dólares, retrocedieron en noviembre y diciembre. Hace pocos días, Citigroup redujo en 0,4% – o sea, apenas 1,1% anual- su proyección media para crecimiento del PBI norteamericano; mala noticia para quienes dependan de ese mercado y no se desacoplen a tiempo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades