Exigen que exportemos más

Stanley Fisher, del FMI, exige que la Argentina exporte más. Debe reenfocar su economía hacia el mercado exterior. El organismo no analiza las condiciones mundiales del intercambio.

30 diciembre, 2000

Para Stanley Fischer, uno de los más altos funcionarios del Fondo Monetario Internacional, la economía de la Argentina debe ser reenfocada hacia las exportaciones para que puedan darse condiciones de crecimiento.

Si la Argentina va a crecer, ello se producirá a partir de su inserción en la economía mundial, sostuvo.

Elogió las medidas tomadas por el Gobierno de Buenos Aires para reducir las barreras arancelarias dentro del Mercosur, así como para bajar el costo de acceso a los bienes de capital importados.

Sin embargo, Fischer no hizo alusión alguna a las trabas que imponen los países ricos para el ingreso de la producción de las naciones en desarrollo, ni a los subsidios con que crean a sus exportaciones condiciones artificiales de competencia en detrimento de estas últimas.

¿Cómo puede insertarse la Argentina en una economía mundial donde el flujo del intercambio parece regulado para favorecer a algunos intereses en detrimento de aquellos ubicados en la periferia de los centros de poder financiero y económico?.

Tal la pregunta que se formulan analistas políticos, económicos y financieros ante la alternativa que abre la concesión del blindaje ofrecido por los grupos de poder internacionales: si se logra instrumentar una estrategia real de crecimiento, es un salvavidas para el país; en caso contrario, no será sino un lastre que lo arrastrará aún más profundamente en el pozo de una deuda externa acrecentada e impagable.

En una reciente reunión de empresarios y expertos en economía y finanzas, el licenciado Héctor Giuliano aseguró a su auditorio que por la deuda pública la Argentina pagará en el año próximo US$ 11.250 millones solamente en conceptos de intereses.

Este problema se constituye en un círculo vicioso porque dado el alto stock de deuda, se exige a la Argentina el pago de sobre tasas por riesgo país.

Estas tasas extra a pagar significan mayores intereses que aumentan el gasto público y el déficit fiscal.

El tema del blindaje financiero y el riesgo de llegar a una cesación de pagos si se equivoca el camino de las soluciones es abordado cada día con mayor frecuencia en los círculos empresarios e intelectuales que siguen de cerca las próximas medidas que adoptará el Gobierno.

Para Stanley Fischer, uno de los más altos funcionarios del Fondo Monetario Internacional, la economía de la Argentina debe ser reenfocada hacia las exportaciones para que puedan darse condiciones de crecimiento.

Si la Argentina va a crecer, ello se producirá a partir de su inserción en la economía mundial, sostuvo.

Elogió las medidas tomadas por el Gobierno de Buenos Aires para reducir las barreras arancelarias dentro del Mercosur, así como para bajar el costo de acceso a los bienes de capital importados.

Sin embargo, Fischer no hizo alusión alguna a las trabas que imponen los países ricos para el ingreso de la producción de las naciones en desarrollo, ni a los subsidios con que crean a sus exportaciones condiciones artificiales de competencia en detrimento de estas últimas.

¿Cómo puede insertarse la Argentina en una economía mundial donde el flujo del intercambio parece regulado para favorecer a algunos intereses en detrimento de aquellos ubicados en la periferia de los centros de poder financiero y económico?.

Tal la pregunta que se formulan analistas políticos, económicos y financieros ante la alternativa que abre la concesión del blindaje ofrecido por los grupos de poder internacionales: si se logra instrumentar una estrategia real de crecimiento, es un salvavidas para el país; en caso contrario, no será sino un lastre que lo arrastrará aún más profundamente en el pozo de una deuda externa acrecentada e impagable.

En una reciente reunión de empresarios y expertos en economía y finanzas, el licenciado Héctor Giuliano aseguró a su auditorio que por la deuda pública la Argentina pagará en el año próximo US$ 11.250 millones solamente en conceptos de intereses.

Este problema se constituye en un círculo vicioso porque dado el alto stock de deuda, se exige a la Argentina el pago de sobre tasas por riesgo país.

Estas tasas extra a pagar significan mayores intereses que aumentan el gasto público y el déficit fiscal.

El tema del blindaje financiero y el riesgo de llegar a una cesación de pagos si se equivoca el camino de las soluciones es abordado cada día con mayor frecuencia en los círculos empresarios e intelectuales que siguen de cerca las próximas medidas que adoptará el Gobierno.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades