Europa tiene chance de ser la última en reírse

Abundan los agoreros que ven cercano el fin de la Unión Europea. Sin embargo, en el último año la economía europea creció más que la de Estados Unidos.

En forma bastante sigilosa El Bundesbank, banco central de Alemania, ha ido repatriando de a remesas las “300 toneladas de oro en lingotes” que tenía depositadas en la Reserva Federal de Estados Unidos. La explicación de por qué lo hizo, en un momento en que el oro ya no es más el patrón para las transacciones internacionales es que terminada la era de la post-guerra, Alemania ya no tiene necesidad de desparramar sus reservas económicas por el mundo.

Cierto, como también lo es que en los últimos seis o siete años Europa anduvo a los tumbos de crisis en crisis y ahora no se sabe para qué lado se inclinará el Continente luego de las elecciones de este año en varios países. En el mundo abundan gobiernos con bancos centrales llenos de  “papeles” equivalentes a dinero. Esos bonos lo letras probablemente asciendan a mucho más dinero del que realmente existe en el mundo en forma física. Por eso, con bastante buen criterio es probable que Alemania haya decidido recuperar sus activos en forma física: oro puro, en lingotes.

No es sólo Alemania la que ha decidido volver a llenar sus propias bóvedas. También lo han hecho los países Bajos, Austria y Bélgica. Todos ellos han sentido la necesidad de volver a tener las bóvedas de sus bancos llenas de lingotes. La actitud de esos países, todos miembros centrales de la Unión Europea, es opuesta a la política adoptada por Gordon Brown en Inglaterra, que decidió vender prácticamente todas sus reservas en oro.

Europa Continental, entonces, está mucho mejor parada que Gran Bretaña para el caso de que sobreviniera otra crisis lo suficientemente fuerte como para obligar a todos a recurrir a sus propias bóvedas.

Si en Francia ganan los favoritos centristas Emmanuel Macron o François Fillon, tal vez al continente europeo le vuelvan a llover divisas y tal vez también podría llegar a superar a Gran Bretaña o a Estados Unidos.

 

De hecho, algo de eso ya está ocurriendo. La economía europea creció más que la norteamericana el año pasado  y si las últimas predicciones del Fondo Monetario Internacional se confirman el crecimiento de su PBI podría superar al británico el año próximo por primera vez desde 2010.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades