Esta vez los economistas no pueden predecir el futuro

Aunque por lo general les gusta presumir de que pueden calcular lo que va a venir, esta vez es diferente.

Esta semana Robert Rubin (ex secretario del tesoro norteamericano), Peter Orszag (ex jefe de la Oficina de Presupuesto) y Joseph Stiglitz (economista ganador del Premio Nobel) hicieron un llamado a los economistas para que adopten “enormes cantidades de humildad” cuando proyectan el futuro.

También instaron a los políticos a que respondan a esta admisión de incertidumbre y remodelen sus procesos fiscales para incorporar la idea de una “arquitectura fiscal discrecional y semi autónoma” sobre la base de “estabilizadores automáticos”.

Esto se refiere a la idea de que algunos programas fiscales deberían ajustarse automáticamente cuando las condiciones cambian inesperadamente, o sea, cuando fallan los pronósticos de los economistas. Esto difiere del actual sistema de Washington, donde los presupuestos se fijan anualmente siguiendo las mismas proyecciones e interminables disputas políticas.

“Si podemos orientar en forma automática el presupuesto a los que está ocurriendo en la realidad podríamos tener mejores resultados”, dijo Orszag durante un debate en l Aspen Institute .

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades