Esta vez China no será el motor del crecimiento global

2 septiembre, 2021

El rápido crecimiento de la industrialización de China – ayudada por los estímulos del gobierno – ayudó a que la economía global se recuperara de la crisis financiera de 2008. El año pasado, también, un fuerte rebote de la producción china convirtió al país en uno de los pocos con crecimiento positivo en 2020. Sin embargo ahora hay señales de que esa recuperación pierde impulso. Eso se debe, en parte, al resurgimiento de las preocupaciones por el nivel de deuda privada y pública y del cambio en las prioridades del partido comunista gobernante.

En estos días el índice Caixin, uno de los indicadores de fortaleza de la economía china más observado, señaló una contracción en el sector manufacturero. Es la primera desde abril 2020, cuando la mayor parte del mundo entró en cuarentena para hacer frente a la pandemia.

En parte, la disminución de la actividad refleja los mismos factores que afectan la recuperación en todas partes. La propagación de la variante Delta volvió a encerrar a muchas partes de China y el gobierno ha vuelto a introducir restricciones a los viajes regionales. Además, los problemas de cadena de suministro hacen que los fabricantes no puedan responder a grandes pedidos con la misma celeridad que antes. También hay escasez de semiconductores y de contenedores de carga. Todo eso limita la producción industrial.

En Estados Unidos la Delta también puso un freno a la recuperación. En Europa, muchos problemas con las cadenas de suministro generaron subas de la inflación. El ritmo del aumento de precios en la Eurozona llegó en julio al nivel más alto en diez años.

Pero en China está además la preocupación por la deuda y por el posible fin del boom inmobiliario en el país. El gobierno no está priorizando el crecimiento como antes; por el contrario, está tratando de contener el avance del capitalismo, ya sea el poder de las compañías tecnológicas o la creciente inequidad económica. Eso podría significar que el país ya no es el motor de crecimiento que fue después de la crisis financiera de 2008. Esta vez el resto del mundo tendrá que encontrar otros motores para impulsar la recuperación.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades