Escándalos asustan a inversores

Las denuncias de corrupción en el Senado y las supuestas internas de la coalición gobernante, han asustado a los inversores impidiendo una mayor reacción de los títulos públicos.

En los últimos días, la Argentina se vio favorecida por una conjunción de varias circunstancias altamente favorables:

· El mantenimiento de las tasa en Estados Unidos.

· El excepcional arribo de dinero Brasil, que podría haber desbordado hacia la Argentina.

· La aceptación del FMI, del desvío de las metas pautadas ( ver “FMI: pueden desviarse las metas”).

· La recuperación incipiente de los títulos de la deuda externa.

Estas circunstancias podrían haber posibilitado un fuerte repunte de la Bolsa y un mayor crecimiento de los títulos públicos, pero fueron “aplastadas” por las noticias de índole político. Según manifestaron algunos operadores el diario Ambito Financiero, los rumores de sobornos en el Senado ( ver “Repercusiones en el Senado”), el reclamo del sindicalismo urgido por anular la Ley de Reforma Laboral y las supuestas internas en la Alianza, han asustado a los inversores en un momento que se mostraba como excepcional: una Bolsa baja, indicadores industriales con leve avance y mejores condiciones en el exterior hacia la Argentina.

El secretario de Finanzas–Daniel Marx–sabía de esto y, por ello, salió a pedir (tal como lo anunciáramos ayer) confianza y pidió, a los inversores, que desoyeran cualquier tipo de rumores. Pero los operadores escuchan; lo que resta del año será esencial para la Argentina en este sentido, podrá aprovechar las circunstancias que se le presentan como favorables (FMI flexible y tasas estadounidenses quietas) o puede seguir “espantando clientes”. Esto determinará, en gran medida, si la crisis tocó el piso o está por perforar un estrato para pasar a otro inferior.

En los últimos días, la Argentina se vio favorecida por una conjunción de varias circunstancias altamente favorables:

· El mantenimiento de las tasa en Estados Unidos.

· El excepcional arribo de dinero Brasil, que podría haber desbordado hacia la Argentina.

· La aceptación del FMI, del desvío de las metas pautadas ( ver “FMI: pueden desviarse las metas”).

· La recuperación incipiente de los títulos de la deuda externa.

Estas circunstancias podrían haber posibilitado un fuerte repunte de la Bolsa y un mayor crecimiento de los títulos públicos, pero fueron “aplastadas” por las noticias de índole político. Según manifestaron algunos operadores el diario Ambito Financiero, los rumores de sobornos en el Senado ( ver “Repercusiones en el Senado”), el reclamo del sindicalismo urgido por anular la Ley de Reforma Laboral y las supuestas internas en la Alianza, han asustado a los inversores en un momento que se mostraba como excepcional: una Bolsa baja, indicadores industriales con leve avance y mejores condiciones en el exterior hacia la Argentina.

El secretario de Finanzas–Daniel Marx–sabía de esto y, por ello, salió a pedir (tal como lo anunciáramos ayer) confianza y pidió, a los inversores, que desoyeran cualquier tipo de rumores. Pero los operadores escuchan; lo que resta del año será esencial para la Argentina en este sentido, podrá aprovechar las circunstancias que se le presentan como favorables (FMI flexible y tasas estadounidenses quietas) o puede seguir “espantando clientes”. Esto determinará, en gran medida, si la crisis tocó el piso o está por perforar un estrato para pasar a otro inferior.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades