En verdad, fue la Eurozona la rescatada

El viernes, en Bruselas, circulaba un comunicado definiendo el segundo rescate griego (€ 109.000 millones) como “otro plan Marshall”. Pero, señalaba el columnista británico Antony Barber, “durante el fin de semana se bajaron los decibeles”.

<p><br />
Fue una decisi&oacute;n prudente. As&iacute; como los diecis&eacute;is pa&iacute;ses de la cumbre (Grecia fue s&oacute;lo observadora) no han creado instant&aacute;neamente una uni&oacute;n fiscal para respaldar un euro en apuros, tampoco se trata de algo como aquel ambicioso, visionario instrumento gestado por George Marshall en 1948/51. &ldquo;Fue un programa destinado &ndash;recuerda el analista del Financial Times- a casi toda Europa al oeste de la cortina de hierro y a Jap&oacute;n&rdquo;.<br />
<br />
No obstante, la Eurozona se anot&oacute; una victoria. Por vez primera desde mayo de 2010 (primer rescate heleno, &euro; 110.000 millones), ha alumbrado un esquema que va m&aacute;s all&aacute; de cuanto esperaban los mercados financieros. &ldquo;Gran parte del cr&eacute;dito le cabe a la canciller alemana, Angela Merkel&rdquo;, apunta Barber. <br />
<br />
Por supuesto, lo del viernes dista de haber terminado con la crisis de deudas soberanas. En rigor, &ldquo;pasar&aacute;n pocos meses antes de que los bomberos saquen las mangueras en una regi&oacute;n tendiente a los saltos. Las complejas estructuras para tomar decisiones implica diecisiete componentes distintos (Eurozona), cuando no veintisiete (Uni&oacute;n Europea)&rdquo;. <br />
<br />
Debe observarse hasta d&oacute;nde la zona avanz&oacute; desde que, a fines de 2009, Atenas confesara haber entrado en virtual insolvencia, mientras llegaba al extremo de falsificar estad&iacute;sticas con la complicidad de Goldman Sachs. En esa emergencia, Alemania y sus aliados establecieron estrictos t&eacute;rminos para rescatar socios sobre endeudados. Entre ellos, pr&eacute;stamos de &uacute;ltima instancia, punitorios, etc.<br />
<br />
Meses m&aacute;s tarde, Berl&iacute;n &ldquo;redefini&oacute; principios relevantes para aliviar la situaci&oacute;n griega. Finalmente, ahora la Eurozona &ndash;apunta el columnista- casi dobla los fondos disponible para ese pa&iacute;s, de &euro; 110.000 millones a 219.000 millones&rdquo;. Vale decir, el rescate aprobado en mayo de 2010 y el actualmente en gestaci&oacute;n. <br />
<br />
En el &iacute;nterin, tambi&eacute;n se recortaron las tasas de inter&eacute;s de Portugal e Irlanda. Ello presupone &ldquo;una significativa transferencia de recursos entre pa&iacute;ses ricos y sus vecinos pobres. En ese plano, desborda las previsiones al momento de instituirse el euro en 1999&rdquo;. <br />
Lo fundamental, empero, son los cambios en el Fondo de Estabilidad Econ&oacute;mica y Financiera (FEEF), el mecanismo clave para rescates en la zona. Todav&iacute;a no opera como agencia para gesti&oacute;n de deudas, pero ya puede comprar bonos soberanos en el mercado secundario. Mientras no se d&eacute; este paso, sostiene Barber, &ldquo;cabe preguntarse si hubo un rescate en toda la l&iacute;nea&rdquo;. Entre otras cosas, queda pendiente el problema de c&oacute;mo desplazar de la escena a las agencias calificadoras.<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades