En todo el mundo una generación entera ha perdido la fe en la democracia

Los Millennials están cada vez más abiertos a los gobiernos militares. En todas partes la gente habla mal de la democracia, especialmente los jóvenes. En realidad, tan rampante es la indiferencia democrática y el desinterés entre los millennials que una impresionante proporción de la generación está abierta a probar algo nuevo como, digamos, un gobierno surgido de un golpe militar.

2 diciembre, 2016

Esta es la conclusión de una investigación realizada por un investigador de la Universidad de Harvard, Yascha Mounk, y Roberto Stefan Foa, un cientista político de la Universidad de Melbourne. Los resultados de su estudio, que se publicarán en enero en el Journal of Democracy. Ambos analizan allí datos históricos sobre actitudes hacia el gobierno que abarcan varias generaciones en América del Norte, Europa Occidental, Australia y Nueva Zelandia. Encuentran que, en todas partes, los ciudadanos de democracias liberales estables se han cansado de sus gobiernos, o algo peor.

“También descreen del valor de la democracia como sistema político y tienen pocas esperanzas de que cualquier cosa que puedan hacer influya en las políticas públicas; además están más dispuestos que antes a expresar apoyo a alternativas autoritarias”.

Es entre los millennials que esta “crisis de legitimidad de la democracia” se ve con más fuerza. Los jóvenes están más inclinados hacia el  radicalismo político y muestran menos apoyo a la libertad de expresión que las generaciones anteriores, según el estudio.  Algunos otros datos del informe de Mounk y Foa :

  • Todo bien con la autocracia: Muchos menos millennials, tanto en Europa como en Estados Unidos, objetan abiertamente los golpes militares en comparación con sus mayores.
  • ¡Al diablo con los derechos!: Solo un tercio de los millenials norteamericanos consideran que los “derechos civiles” son “absolutamente esenciales”, comparado con 41° entre los norteamericanos de más años.  En la Unión Europea, los porcentajes son 39% y 45%, respectivamente.
  • Elecciones opcionales: Más de la cuarta parte de los Millennials norteamericanos desestiman la importancia de las elecciones libres para la democracia.
  • Desinterés por la política: En 1990, las mayorías jóvenes y mayores mostraban interés por la política. Para los millenials, eso ya no es así.  

En 1995 solo 16% de los jóvenes norteamericanos pensaba  que la democracia era un sistema político malo para su nación. En 2011, casi la cuarta parte de los millennials piensa eso. Aunque el aumento entre la juventud europea es menos marcado, igual es importante, dicen los investigadores. Tal vez sea que esta generación en particular creció en democracias muy estables y por eso dan a la democracia por sentado.  Eso explicaría, dicen Mounk y Foa, que los millennials en Estados Unidos y Europa estén menos inclinados a participar en agrupaciones cívicas convencionales. Pero esos jóvenes tampoco están haciendo acción política no convencional. Mientras el año pasado uno de cada 11 baby boomers participó en manifestaciones de protesta política, solo uno de 15 millenials lo hicieron.

No se ve con claridad cómo se relaciona esto con la vida real. Grandes deterioros en la salud democrática presagiaron cambios autocráticos en Polonia y Venezuela, como señaló en su momento el New York Times. Pero  esas son democracias mucho más jóvenes que las de Estados Unidos y Europa occidental.

Los acontecimientos recientes no son más alentadores. Los millennials norteamericanos votaron en mucho  mayor número por Hillary Clinton que por su antidemocrático rival Donald Trump. Pero Clinton habría ganado por masacre si los Millennials demócratas hubieran votado. Pero muchos decidieron no hacerlo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades