Emoción sin límites en la despedida a Raúl Alfonsín

BUENOS AIRES, abr 02 (DyN) - Cuando empezaron los sones de la marcha de caballería ´Teniente Donovan´ ejecutada por la Banda de Música de los Granaderos, la lágrimas herían los rostros acongojados de la multitud, reunida frente al Congreso y a lo largo de la avenida Callao.

El ex titular del Senado Mario Losada celebró que hoy se produjo el "reencuentro absoluto" del ex presidente Alfonsín que acompañó multitudinariamente su despedida y destacó que siempre "privilegió los respetos y consideraciones de los que no pensaban como él".<br />
En tanto, para el histórico dirigente justicialista Antonio Cafiero, la trascendencia que alcanzó la figura política de Alfonsín provocó que "ya no les pertenece a los radicales" sino que "ahora es de todos" los argentinos.<br />
En su alocución, Cafiero aseguró que "el peronismo mira con gran respeto la figura de Raúl Alfonsín. El peronismo mío, el que yo conozco, porque puede haber otro que no esté de acuerdo, recuerda y valora todo lo que Alfonsín fue en la vida de los argentinos", agregó.<br />
Por su parte, Leopoldo Moreau convocó a la dirigencia política a seguir trabajando por el "legado" que dejó Raúl Alfonsín para lograr " la unidad nacional y lo identificó como un "líder democrático" que ya fue "colocado en la historia" por el pueblo argentino.<br />
Alfonsín "creía profundamente en el sistema de partidos y estaba enojado con la democracia de candidatos, y por eso seguía su lucha, tratando de contribuir a la reconstrucción del partido", resaltó Moreau, en la Recoleta.<br />
El último en despedirse de Alfonsín en la Recoleta fue Hipólito Solari Yrigoyen quien consideró que "somos concientes que hemos perdido al mejor hombre de nuestra generación" que "encarnó todos los valores, principios, ideales y ética".<br />
"Debemos admitir que Raúl Alfonsin era el símbolo de la vida política para todos nosotros y ha muerto. Pero sí él ha muerto queda su lucha, la democracia, sus valores, las libertades, la lucha contra las grandes desigualdades sociales. Eso nos queda y es nuestro compromiso seguir luchando por ellas", concluyó Solari Yrigoyen, antes de que depositaran los restos del ex presidente en la bóveda.
<p> </p>
<p> </p>

<p><br />
<em>Por Horacio Ra&uacute;l Campos<br />
<br />
</em>Paraguas negros se pechaban con otros rojos y blancos, cuando el cielo hab&iacute;a decidido romper en llanto, mientras que las tradicionales boinas blancas mojadas recordaban prendedores de aquella hist&oacute;rica e inolvidable campa&ntilde;a de 1983. <br />
La lluvia aportaba humedad a las mejillas surcadas por el llanto, mientras que alguno de los oradores proclamaba con &eacute;nfasis para homenajear a Alfons&iacute;n que &quot;se puede ser pol&iacute;tico y decente&quot;, una de las afirmaciones m&aacute;s aplaudidas.<br />
Militantes y adherentes llegados de los m&aacute;s lejanos puntos de la Argentina sosten&iacute;an con temblorosas manos banderas con textos tales como &quot;Ra&uacute;l sos el padre de la democracia&quot; o &quot;Los hijos de la democracia&quot;, sostenida por Cecilia, que cont&oacute; que naci&oacute; en Tulumba en aquel soleado s&aacute;bado de diciembre de 1983 cuando el despedido asum&iacute;a en la Presidencia.<br />
Hombres y mujeres, adultos y j&oacute;venes, le dijeron adi&oacute;s a Alfons&iacute;n, en una consternada jornada que hab&iacute;a empezado muy temprano bajo un insistente llovizna, que hizo que algunos se fueran a buscar refugio en bares y bajo los toldos de los comercios que rodean el Congreso.<br />
La tarde se inclinaba y una fr&iacute;a brisa oto&ntilde;al sub&iacute;a por Callao, cuando la cure&ntilde;a &quot;Gaucho&quot; del Ej&eacute;rcito empezaba a desplazarse hacia el Norte, en medio del ruido de los cascos de los caballos de los Granaderos, las sirenas, los aplausos y el dolido estribillo &quot;Ra&uacute;l querido el pueblo est&aacute; contigo&quot;, entonado desde horas tempranas.<br />
En el tumultuoso tr&aacute;nsito por Callao se vio a sus familiares directos y a los principales dirigentes del radicalismo como el vicepresidente Julio Cobos y las autoridades del Comit&eacute; Nacional de la UCR, que eran custodiados por esforzados militantes partidarios y por las motos policiales azules y blancas que abr&iacute;an trabajosamente el paso.<br />
La noticia de su ida no se quer&iacute;a creer, el velorio entristeci&oacute; y la misa de cuerpo presente, bendecida por un lento aguacero, acongojaba a la multitud. Pero el traslado hasta la Recoleta fue pleno de emociones y hasta dirigentes y gobernadores de otros signos pol&iacute;ticos no pudieron evitar las l&aacute;grimas.<br />
Las banderas del radicalismo reclamaban &quot;Democracia para siempre&quot;, la multitud gem&iacute;a al paso de Alfons&iacute;n hacia su eterno descanso y desde el vallado instalado a lo largo de Callao, un veterano dirigente radical gritaba que el &uacute;ltimo caudillo radical que hab&iacute;a sido despedido con semejantes honras f&uacute;nebres fue Hip&oacute;lito Yrigoyen.<br />
Hasta el cielo, que se hab&iacute;a vestido de negros nubarrones, lagrime&oacute; y ofreci&oacute; un arco iris en la desconsolada tarde para expresarle el &uacute;ltimo adi&oacute;s al caudillo radical nacido en Chascom&uacute;s.<br />
Al paso de la cure&ntilde;a, desde los balcones de la avenida Callao ca&iacute;an pesarosas rosas y claveles rojos y blancos y papelitos picados, una adolescente llamada Sof&iacute;a sosten&iacute;a un recuerdo del creador de Mafalda.<br />
&quot;&iexcl;&iexcl;Al &uacute;nico presidente capaz de demostrar que todo eso que nos ense&ntilde;an en la escuela puede ser verdad!! A Ra&uacute;l Alfons&iacute;n, con gratitud y afecto. Quino. 31-10-88&quot;.<br />
Una vez en Recoleta, luego de los discursos y del Himno Nacional, s&oacute;lo los familiares y un reducido grupo de colaboradores lo llevaron hasta donde descansan los l&iacute;deres radicales de la revoluci&oacute;n de 1890 y desde lejos todav&iacute;a se pod&iacute;an escuchar los &uacute;ltimos c&aacute;nticos: &quot;Ra&uacute;l querido el pueblo est&aacute; contigo&quot;.</p>

<p><strong>La ceremonia en Recoleta<br /></strong><br />Los restos del ex presidente Raúl Alfonsín fueron depositados esta tarde, a las 17.39, en la bóveda de los Caídos de la Revolución del Parque en 1890, donde también descansan los restos de Hipólito Yrigoyen, Arturo Illia y Leandro Alem.<br />Los discursos de despedida en el cementerio de Recoleta estuvieron a cargo del titular de la UCR bonaerense, Daniel Salvador; el ex ministro del Interior Enrique "Coti" Nosiglia; la ex ministra de Desarrollo Social Graciela Fernández Meijide; el ex presidente de Uruguay Julio María Sanguinetti; el ex gobernador bonaerense, Antonio Cafiero; el ex senador Leopoldo Moreau; y el titular de la Convención Nacional de la UCR, Hipólito Solari Yrigoyen. <br />El primero en comenzar la ceremonia fue Daniel Salvador, quien afirmó que "venimos a despedir a un Raúl Alfonsín, que es el símbolo de la democracia".<br />Salvador, reivindicó la gestión presidencial del ex mandatario en 1983 y señaló que "tenía que venir para que la democracia se quede definitivamente".<br />A continuación, Enrique "Coti" Nosiglia destacó que Alfonsín tuvo "la visión de lo indispensable de construir con solidez los cimientos de la democracia y aseguró estar "honrado" por haber integrado su gobierno.<br />Alfonsín "fue el balance de lo posible en el magno proyecto de la esperanza; todas las ideas y hechos de su gobierno tienen un rango de originalidad que se irán comprendiendo cada vez más con el análisis de las próximas generaciones", reconoció Nosiglia en su discurso despedida.<br />A su turno, el uruguayo Julio María Sanguinetti dijo que su país "llora la muerte de Raúl Alfonsín al igual que la Argentina" y destacó su predisposición para unir los intereses de la región, buscando saldar las diferencias históricas que existían.<br />"Hoy en Uruguay lo lloran igual que ustedes. A nadie, a ningún político, ni presidente han querido tanto como a Alfonsín", expresó Sanguinetti, quien sentenció: "Un estadista como Raúl no muere, su obra lo mantiene vigente, sus ideas son perdurables".<br />Después, la ex funcionaria de la Alianza (UCR-FREPASO) Graciela Fernández Meijide destacó "el coraje" del ex presidente durante la última dictadura militar en la defensa de los derechos humanos y ante la guerra de Malvinas.<br />Fernández Meijide resaltó que el mandatario "tuvo visión cuando detectó que la población estaba harta de la dirigencia que recurría a los cuarteles" y subrayó que "se enfrentó con los carapintadas" y destacó que "era un pacifista", tras lo cual sentenció: "Te vamos a recordar por tu bonhomía, por tus rabietas, por tú humildad y por tu honradez en el manejo de la cosa pública".<br /></p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades