El vencimiento con el BID se solucionaría con un “asiento contable”

Así lo aseguró una alta fuente de la Secretaría de Finanzas del Palacio de Hacienda, al restar relevancia a una declaración formulada por una funcionaria del BID que advirtió sobre la imposibilidad de reprogramar ese compromiso.

El vencimiento de 700 millones de
dólares que la Argentina debe afrontar el 15 de julio próximo con
el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se saldará mediante un
“asiento contable”, que permitirá realizar el pago y de inmediato
obtener un nuevo préstamo por el mismo monto.

El BID había aclarado no estar en condiciones de reprogramar el
vencimiento de deuda que la Argentina tomó de ese organismo,
porque esa opción no figura en sus estatutos.

Si no obtiene la prórroga, el gobierno argentino tiene sólo 30
días a partir de la fecha de vencimiento para hacer efectivo el
pago, y si incumple el BID no podrá prestarle al país más dinero.

Ante este cuadro, se especulaba con la posibilidad de que la
Argentina salde con reservas el compromiso de julio, y de
inmediato el organismo reintegre ese dinero mediante un nuevo
crédito que iría a parar nuevamente al Banco Central para no
debilitar el esquema monetario.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, se había reunido el
sábado último en Washington con el presidente del BID, Enrique
Iglesias, para hablar sobre los plazos del reembolso.

En ese encuentro, Iglesias dijo que se analizaría la
posibilidad de buscar una alternativa para ese vencimiento, pero
no se avanzó en qué mecanismo aplicar.

Argentina ya consiguió una promesa del Fondo Monetario
Internacional de que reprogramará un pago de más de 1.000 Millones
de dólares que debía efectuar a mediados de julio.

Además, a mediados de mayo, el gobierno argentino giró 680
millones de dólares de sus reservas internacionales para cancelar
una deuda con el Banco Mundial.

El BID era el único de los organismos internacionales de
crédito que hasta ahora se había mostrado dispuesto a ayudar al
país antes de que se cumplan las metas fiscales y de reformas
legislativas que le exigen el FMI y el Banco Mundial.

En mayo, el BID otorgó el primer préstamo que el país recibió
desde su incumplimiento de pagos, por un monto total de 694
millones de dólares, destinado a la lucha contra la pobreza.

“Lo que puedo confirmar es que el BID y el Banco Mundial no
pueden hacer lo que hizo el FMI”, dijo una funcionaria del BID.

Además, explicó que avalar la postergación de los pagos podría
perjudicar las elevadas calificaciones que tienen las
instituciones como emisoras de deuda, y elevar el costo del banco
para los préstamos.

“Argentina ha pagado hasta ahora, entonces esperamos que todos
los pagos se completarán”, dijo la funcionaria del BID citada por
agencias internacionales.

Fuente: Noticias Argentinas

El vencimiento de 700 millones de
dólares que la Argentina debe afrontar el 15 de julio próximo con
el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se saldará mediante un
“asiento contable”, que permitirá realizar el pago y de inmediato
obtener un nuevo préstamo por el mismo monto.

El BID había aclarado no estar en condiciones de reprogramar el
vencimiento de deuda que la Argentina tomó de ese organismo,
porque esa opción no figura en sus estatutos.

Si no obtiene la prórroga, el gobierno argentino tiene sólo 30
días a partir de la fecha de vencimiento para hacer efectivo el
pago, y si incumple el BID no podrá prestarle al país más dinero.

Ante este cuadro, se especulaba con la posibilidad de que la
Argentina salde con reservas el compromiso de julio, y de
inmediato el organismo reintegre ese dinero mediante un nuevo
crédito que iría a parar nuevamente al Banco Central para no
debilitar el esquema monetario.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, se había reunido el
sábado último en Washington con el presidente del BID, Enrique
Iglesias, para hablar sobre los plazos del reembolso.

En ese encuentro, Iglesias dijo que se analizaría la
posibilidad de buscar una alternativa para ese vencimiento, pero
no se avanzó en qué mecanismo aplicar.

Argentina ya consiguió una promesa del Fondo Monetario
Internacional de que reprogramará un pago de más de 1.000 Millones
de dólares que debía efectuar a mediados de julio.

Además, a mediados de mayo, el gobierno argentino giró 680
millones de dólares de sus reservas internacionales para cancelar
una deuda con el Banco Mundial.

El BID era el único de los organismos internacionales de
crédito que hasta ahora se había mostrado dispuesto a ayudar al
país antes de que se cumplan las metas fiscales y de reformas
legislativas que le exigen el FMI y el Banco Mundial.

En mayo, el BID otorgó el primer préstamo que el país recibió
desde su incumplimiento de pagos, por un monto total de 694
millones de dólares, destinado a la lucha contra la pobreza.

“Lo que puedo confirmar es que el BID y el Banco Mundial no
pueden hacer lo que hizo el FMI”, dijo una funcionaria del BID.

Además, explicó que avalar la postergación de los pagos podría
perjudicar las elevadas calificaciones que tienen las
instituciones como emisoras de deuda, y elevar el costo del banco
para los préstamos.

“Argentina ha pagado hasta ahora, entonces esperamos que todos
los pagos se completarán”, dijo la funcionaria del BID citada por
agencias internacionales.

Fuente: Noticias Argentinas

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades