El Senado aprobó en particular el presupuesto

Regresó a Diputados con sustanciales modificaciones en artículos referidos a combustibles en la Patagonia, diferimientos impositivos, salarios estatales, fondo tabacalero y al pago por voto a partidos políticos.

7 diciembre, 2000

El Senado terminó de aprobar esta tarde en particular el presupuesto nacional para el próximo año, aunque el texto deberá regresar ahora a Diputados porque se le introdujeron varias modificaciones.

Algunos de los cambios más importantes aportados por los senadores fueron incorporados por dos tercios de los votos, por lo que los diputados necesitarán la misma proporción si pretenden insistir con la versión original.

Entre las modificaciones más importantes introducidas por más de dos tercios se encuentran los relacionados con la exención impositiva en gas y combustibles en las provincias patagónicas, la distribución de diferimientos impositivos en provincias promocionadas, la inclusión de fondos para los partidos políticos y un nuevo sistema de distribución de excedentes del fondo del tabaco.

La modificación al articulo del presupuesto referido al gas y las naftas en la Patagonia establece que la distribución de las bonificaciones sean realizadas por las provincias beneficiadas y no por el Enargas, como prevé la media sanción de la Cámara baja. Además se mantuvo en $ 100 millones el monto destinado a atender subsidios para aplicar a las tarifas diferenciales

Inmediatamente, los senadores votaron por unanimidad una reforma al artículo 43, de modo que 10% de los excedentes generados por pagos de diferimientos impositivos en las provincias beneficiadas deben regresar a esas mismas provincias.

La modificación del artículo 38, referido al Fondo Especial del Tabaco prevé que los importes de la recaudación del ejercicio, que superen la asignación prevista, se repartan entre las provincias según la ley especifica 19.800 en 2001.

Con esto, el justicialismo, con el apoyo de radicales de provincias productoras de tabaco y patagónicos, hizo caer la parte del artículo 38 que establecía que los remanentes de la recaudación del Fondo serían considerado excedente de recursos en 2002.

También se aprobó por unanimidad incluir un nuevo artículo con el fin de establecer un aporte de $ 2 por voto a los partidos políticos para el año próximo, pedida en el recinto por el senador radical Leopoldo Moreau, que había sido eliminado durante el tratamiento de la ley en la Cámara de Diputados.

La inclusión quedó como un nuevo artículo 37, insertado al texto votado en la Cámara Baja.

La modificación al artículo 18, que el justicialismo consiguió aprobar con mayoría simple, tiene como fin restituir a los empleados públicos la reducción salarial que el Poder Ejecutivo les practicó, por decreto de necesidad y urgencia, este año.

Sin embargo el radicalismo se pronunció en contra de la medida y se prevé que en la Cámara de Diputados la Alianza insistirá con la sanción original del artículo.

La propuesta del senador Jorge Yoma consiste en que al 30 de abril las áreas de la administración central presenten un plan de reducción de gastos al jefe de gabinete y que ese ahorro se destine a restablecer los salarios de los empleados públicos al nivel que tenían el 31 de mayo de 2001.

El Senado sancionó esta madrugada en general el presupuesto intensamente requerido por el gobierno nacional como condición necesaria para conseguir el blindaje financiero, y pasó a un cuarto intermedio hasta las 12.30 cuando se inició el tratamiento en particular.

Durante la sesión de ayer, tras ocho horas de debate, la ley recibió 40 votos a favor y 3 en contra.

Por su parte, el senador justicialista Antonio Cafiero, uno de los legisladores que votó en contra, declaró que lo “lastimó muchísimo” la premura con que el Gobierno “instó” a aprobar esa norma, y calificó como una “pavada” el argumento oficial que señalaba que si la ley no salía, “se caía el blindaje financiero”.

Además destacó que “un cierto mínimo de decoro debe imprimirse a la vida de los cuerpos institucionales”.

El Senado terminó de aprobar esta tarde en particular el presupuesto nacional para el próximo año, aunque el texto deberá regresar ahora a Diputados porque se le introdujeron varias modificaciones.

Algunos de los cambios más importantes aportados por los senadores fueron incorporados por dos tercios de los votos, por lo que los diputados necesitarán la misma proporción si pretenden insistir con la versión original.

Entre las modificaciones más importantes introducidas por más de dos tercios se encuentran los relacionados con la exención impositiva en gas y combustibles en las provincias patagónicas, la distribución de diferimientos impositivos en provincias promocionadas, la inclusión de fondos para los partidos políticos y un nuevo sistema de distribución de excedentes del fondo del tabaco.

La modificación al articulo del presupuesto referido al gas y las naftas en la Patagonia establece que la distribución de las bonificaciones sean realizadas por las provincias beneficiadas y no por el Enargas, como prevé la media sanción de la Cámara baja. Además se mantuvo en $ 100 millones el monto destinado a atender subsidios para aplicar a las tarifas diferenciales

Inmediatamente, los senadores votaron por unanimidad una reforma al artículo 43, de modo que 10% de los excedentes generados por pagos de diferimientos impositivos en las provincias beneficiadas deben regresar a esas mismas provincias.

La modificación del artículo 38, referido al Fondo Especial del Tabaco prevé que los importes de la recaudación del ejercicio, que superen la asignación prevista, se repartan entre las provincias según la ley especifica 19.800 en 2001.

Con esto, el justicialismo, con el apoyo de radicales de provincias productoras de tabaco y patagónicos, hizo caer la parte del artículo 38 que establecía que los remanentes de la recaudación del Fondo serían considerado excedente de recursos en 2002.

También se aprobó por unanimidad incluir un nuevo artículo con el fin de establecer un aporte de $ 2 por voto a los partidos políticos para el año próximo, pedida en el recinto por el senador radical Leopoldo Moreau, que había sido eliminado durante el tratamiento de la ley en la Cámara de Diputados.

La inclusión quedó como un nuevo artículo 37, insertado al texto votado en la Cámara Baja.

La modificación al artículo 18, que el justicialismo consiguió aprobar con mayoría simple, tiene como fin restituir a los empleados públicos la reducción salarial que el Poder Ejecutivo les practicó, por decreto de necesidad y urgencia, este año.

Sin embargo el radicalismo se pronunció en contra de la medida y se prevé que en la Cámara de Diputados la Alianza insistirá con la sanción original del artículo.

La propuesta del senador Jorge Yoma consiste en que al 30 de abril las áreas de la administración central presenten un plan de reducción de gastos al jefe de gabinete y que ese ahorro se destine a restablecer los salarios de los empleados públicos al nivel que tenían el 31 de mayo de 2001.

El Senado sancionó esta madrugada en general el presupuesto intensamente requerido por el gobierno nacional como condición necesaria para conseguir el blindaje financiero, y pasó a un cuarto intermedio hasta las 12.30 cuando se inició el tratamiento en particular.

Durante la sesión de ayer, tras ocho horas de debate, la ley recibió 40 votos a favor y 3 en contra.

Por su parte, el senador justicialista Antonio Cafiero, uno de los legisladores que votó en contra, declaró que lo “lastimó muchísimo” la premura con que el Gobierno “instó” a aprobar esa norma, y calificó como una “pavada” el argumento oficial que señalaba que si la ley no salía, “se caía el blindaje financiero”.

Además destacó que “un cierto mínimo de decoro debe imprimirse a la vida de los cuerpos institucionales”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades