El PJ reclama la presidencia en Diputados

Además, Roggero afirmó que "es una posibilidad concreta" que Camaño suceda a Pascual en ese puesto. Rechazarán el tratamiento del Presupuesto para 2002 y la posibilidad de integrar un Gobierno de coalición.

16 octubre, 2001

(NA). – El presidente del bloque de diputados justicialistas, Humberto Roggero, anticipó el rechazo de su bancada a tratar el Presupuesto nacional de 2002 enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, y aseguró que si se atiene a la “lógica parlamentaria” al PJ le correspondería ocupar la presidencia del cuerpo a partir del 10 de diciembre.

“La lógica parlamentaria indica que a la primera minoría le corresponde la presidencia de la Cámara”, afirmó Roggero cuando fue consultado sobre si el justicialismo reclamará –el 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores que fueron elegidos el domingo–, el sitial que actualmente ocupa el radical Rafael Pascual.

Es más, Roggero casi confirmó que el posible sucesor de Pascual sería el bonaerense Eduardo Camaño, al responder que “es una posibilidad concreta” que el diputado de extracción duhaldista sea el elegido para devolverle al peronismo el manejo de la Cámara Baja.

La jefatura de la Cámara de Diputados es en la actualidad el segundo lugar en la línea de sucesión presidencial, detrás de la presidencia provisional del Senado, que hasta el 10 de diciembre ejercerá el misionero Mario Losada.

En ese marco, la postulación de Camaño “es un tema que no se ha conversado todavía y que debería discutir el plenario del bloque; pero de cualquier forma es una posibilidad concreta”, fue la respuesta de Roggero.

El legislador cordobés formuló estos conceptos en una conferencia de prensa que ofreció rodeado de los principales referentes de la mesa de conducción del principal bloque de
oposición, que a partir de diciembre pasará a convertirse en la primera minoría del cuerpo.

En ese encuentro con la prensa Roggero dio algunos indicios de la política que seguirá el justicialismo en la Cámara Baja, tanto en este período de transición como a partir del próximo recambio de diputados.

Por ejemplo, fue taxativo al afirmar que “el presupuesto así, no se vota”, con lo cual ratificó la postura adelantada por su bancada de devolver el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo en septiembre último, que ingresó al Congreso sin las planillas que detallan las partidas presupuestarias asignadas a cada área de la administración pública.

También fue tajante en cuanto a rechazar cualquier posibilidad de que el PJ acceda a una oferta de la administración de Fernando de la Rúa para integrarse en un Gobierno de coalición.

“El justicialismo está dispuesto a actuar con clara responsabilidad institucional, como lo ha hecho hasta el momento y si la política del Gobierno es el diálogo, los acuerdos de
políticas de Estado el justicialismo estará presente. Pero si se trata de un gobierno de coalición o de superestructuras, para hacer más de lo mismo el PJ no está de acuerdo”, aseguró.

En ese sentido, justificó el rechazo en el hecho de que “la responsabilidad primaria de gobernar es del Gobierno nacional”. Es más, Roggero le recordó al Ejecutivo que “el ámbito elemental para la discusión de políticas de Estado es el Congreso” y respondió en forma directa el llamado a la responsabilidad del Poder Legislativo que hizo De la Rúa recordándole que “el PJ favoreció la sanción de todos los proyectos que reclamó”.

(NA). – El presidente del bloque de diputados justicialistas, Humberto Roggero, anticipó el rechazo de su bancada a tratar el Presupuesto nacional de 2002 enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso, y aseguró que si se atiene a la “lógica parlamentaria” al PJ le correspondería ocupar la presidencia del cuerpo a partir del 10 de diciembre.

“La lógica parlamentaria indica que a la primera minoría le corresponde la presidencia de la Cámara”, afirmó Roggero cuando fue consultado sobre si el justicialismo reclamará –el 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores que fueron elegidos el domingo–, el sitial que actualmente ocupa el radical Rafael Pascual.

Es más, Roggero casi confirmó que el posible sucesor de Pascual sería el bonaerense Eduardo Camaño, al responder que “es una posibilidad concreta” que el diputado de extracción duhaldista sea el elegido para devolverle al peronismo el manejo de la Cámara Baja.

La jefatura de la Cámara de Diputados es en la actualidad el segundo lugar en la línea de sucesión presidencial, detrás de la presidencia provisional del Senado, que hasta el 10 de diciembre ejercerá el misionero Mario Losada.

En ese marco, la postulación de Camaño “es un tema que no se ha conversado todavía y que debería discutir el plenario del bloque; pero de cualquier forma es una posibilidad concreta”, fue la respuesta de Roggero.

El legislador cordobés formuló estos conceptos en una conferencia de prensa que ofreció rodeado de los principales referentes de la mesa de conducción del principal bloque de
oposición, que a partir de diciembre pasará a convertirse en la primera minoría del cuerpo.

En ese encuentro con la prensa Roggero dio algunos indicios de la política que seguirá el justicialismo en la Cámara Baja, tanto en este período de transición como a partir del próximo recambio de diputados.

Por ejemplo, fue taxativo al afirmar que “el presupuesto así, no se vota”, con lo cual ratificó la postura adelantada por su bancada de devolver el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo en septiembre último, que ingresó al Congreso sin las planillas que detallan las partidas presupuestarias asignadas a cada área de la administración pública.

También fue tajante en cuanto a rechazar cualquier posibilidad de que el PJ acceda a una oferta de la administración de Fernando de la Rúa para integrarse en un Gobierno de coalición.

“El justicialismo está dispuesto a actuar con clara responsabilidad institucional, como lo ha hecho hasta el momento y si la política del Gobierno es el diálogo, los acuerdos de
políticas de Estado el justicialismo estará presente. Pero si se trata de un gobierno de coalición o de superestructuras, para hacer más de lo mismo el PJ no está de acuerdo”, aseguró.

En ese sentido, justificó el rechazo en el hecho de que “la responsabilidad primaria de gobernar es del Gobierno nacional”. Es más, Roggero le recordó al Ejecutivo que “el ámbito elemental para la discusión de políticas de Estado es el Congreso” y respondió en forma directa el llamado a la responsabilidad del Poder Legislativo que hizo De la Rúa recordándole que “el PJ favoreció la sanción de todos los proyectos que reclamó”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades