El peso se apreciaría hasta un 6% antes de fin de año

Así lo señaló la consultora Ecolatina -fundada por el ministro de Economía Roberto Lavagna-, y agregó que la Argentina "está perdiendo parte de la competitividad ganada" tras la devaluación.

“La moneda nacional se revalorizaría en 2003 contra las divisas
de todos sus principales socios comerciales, salvo Brasil. Sin
embargo, este país tiende a aumentar sus exportaciones con destino
a la Argentina por el enfriamiento de su economía”, puntualizó
Ecolatina, la consultora que fundó el ministro de Economía,
Roberto Lavagna.

A través de su informe, la consultora subrayó que tras la
apreciación del peso que se observa desde mediados de 2002 y su
“aceleración” a principios de 2003, “se mantiene cierta
preocupación por el comportamiento del tipo de cambio”.

Además, advirtió que la caída de la cotización nominal del
dólar “resta ingresos a los exportadores y tiende a facilitar el
acceso al mercado argentino de mercaderías extranjeras”.

“Este retroceso -el dólar cayó 20 por ciento en lo que va del
año- provoca una pérdida de competitividad de la producción
argentina”, añadió el documento.

Por otra parte, Ecolatina alertó que Argentina “está perdiendo parte de
la competitividad ganada tras la ruptura de la política de tipo de
cambio fijo”, pero de todas formas resaltó que hoy la paridad
supera en 40 por ciento al promedio de la Convertibilidad.

En consecuencia, señaló que en 2003 la economía argentina
“ganaría competitividad sólo con relación a Brasil, mientras que
empeoraría respecto a los restantes países” con los cuales
comercia.

El “enfriamiento” de la economía brasileña, según Ecolatina,
“demuestra que el intercambio comercial entre Argentina y Brasil
está más vinculado a la evolución de la actividad económica en
ambos países que a la evolución del tipo de cambio bilateral”.

Por ello, Argentina se ubicará a fines de 2003 “en un escalón
competitivo inferior al alcanzado a finales del 2002”, vaticinó el
informe.

“Por lo tanto, y en función de las proyecciones de apreciación
del peso para fines de 2003 (entre 3,5 y 6 por ciento), se podría
pensar que la apreciación real de la moneda argentina ya se
encontraría en un piso”, agregó el documento de Ecolatina.

En ese sentido, reamarcó que si se valida una inflación
mayorista inferior al 2,5 por ciento anual, “puede esperarse
incluso una leve depreciación real en lo que resta de 2003”.

La consultora indicó que la reestructuración de la deuda
pública, una vez concluida, “terminará por sincerar la demanda
genuina de dólares en el mercado y con ello será más factible
lograr previsibilidad en el comportamiento de esta variable
fundamental para la planificación empresaria”.

“La moneda nacional se revalorizaría en 2003 contra las divisas
de todos sus principales socios comerciales, salvo Brasil. Sin
embargo, este país tiende a aumentar sus exportaciones con destino
a la Argentina por el enfriamiento de su economía”, puntualizó
Ecolatina, la consultora que fundó el ministro de Economía,
Roberto Lavagna.

A través de su informe, la consultora subrayó que tras la
apreciación del peso que se observa desde mediados de 2002 y su
“aceleración” a principios de 2003, “se mantiene cierta
preocupación por el comportamiento del tipo de cambio”.

Además, advirtió que la caída de la cotización nominal del
dólar “resta ingresos a los exportadores y tiende a facilitar el
acceso al mercado argentino de mercaderías extranjeras”.

“Este retroceso -el dólar cayó 20 por ciento en lo que va del
año- provoca una pérdida de competitividad de la producción
argentina”, añadió el documento.

Por otra parte, Ecolatina alertó que Argentina “está perdiendo parte de
la competitividad ganada tras la ruptura de la política de tipo de
cambio fijo”, pero de todas formas resaltó que hoy la paridad
supera en 40 por ciento al promedio de la Convertibilidad.

En consecuencia, señaló que en 2003 la economía argentina
“ganaría competitividad sólo con relación a Brasil, mientras que
empeoraría respecto a los restantes países” con los cuales
comercia.

El “enfriamiento” de la economía brasileña, según Ecolatina,
“demuestra que el intercambio comercial entre Argentina y Brasil
está más vinculado a la evolución de la actividad económica en
ambos países que a la evolución del tipo de cambio bilateral”.

Por ello, Argentina se ubicará a fines de 2003 “en un escalón
competitivo inferior al alcanzado a finales del 2002”, vaticinó el
informe.

“Por lo tanto, y en función de las proyecciones de apreciación
del peso para fines de 2003 (entre 3,5 y 6 por ciento), se podría
pensar que la apreciación real de la moneda argentina ya se
encontraría en un piso”, agregó el documento de Ecolatina.

En ese sentido, reamarcó que si se valida una inflación
mayorista inferior al 2,5 por ciento anual, “puede esperarse
incluso una leve depreciación real en lo que resta de 2003”.

La consultora indicó que la reestructuración de la deuda
pública, una vez concluida, “terminará por sincerar la demanda
genuina de dólares en el mercado y con ello será más factible
lograr previsibilidad en el comportamiento de esta variable
fundamental para la planificación empresaria”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades