El PBI creció más que las emisiones CO2

Según el análisis del informe “Índices de economías de bajo carbono” que elabora PwC solo 13 países lograron que sus economías crecieran más que sus emisiones de carbono en el 2011. Argentina se cuenta entre uno de ellos aunque el plan es  reducir 5,1% las emisiones para limitar el calentamiento global hacia 2050.

19 noviembre, 2012

Durante 2011 sólo 13 países del G20, incluyendo a Argentina, lograron mantener el crecimiento de sus emisiones de carbono por debajo de sus economías. Estos datos surgen del análisis “Ãndice de Economías de Bajo Carbono†de PwC que mide el avance de las economías desarrolladas y emergentes hacia la reducción de las emisiones.

El informe de PwC indica que, si bien varios países del G20 lograron una tasa de descarbonización creciente –es decir que lograron que sus economías crecieran más que sus emisiones de carbono durante 2011– los países que encabezan la lista (Francia, Reino Unido y Alemania) se vieron beneficiados por inviernos inusualmente moderados. Además de éstos, Indonesia, Estados Unidos, Italia, México, Sudáfrica, Rusia, Brasil, Argentina, Corea del Sur y Canadá alcanzaron una tasa de descarbonización creciente.  Por otro lado, Arabia Saudita e India mantuvieron una tasa constante; y Turquía, China, Japón, España y Australia presentaron una tasa decreciente, es decir que sus emisiones crecieron a gran escala, incluso más que sus PBI.  

El análisis ilustra las dificultades para lograr limitar el calentamiento global a 2°C para 2050, como fue acordado por los gobiernos durante la COP-15 realizada en Copenhagen en 2009. En este sentido se revela que las tasas actuales de crecimiento de las emisiones podrían resultar en al menos 6°C de calentamiento hacia finales del siglo. Para llegar a la meta establecida es necesario reducir la intensidad de carbono global en un promedio del 5,1% al año.

El informe de PwC sugiere que reemplazar el 10% del consumo global de petróleo y carbón por gas podría dar como resultado un ahorro en las emisiones de alrededor del 3% al año. Sin embargo, el informe advierte que, si bien con esto puede “ganarse un poco de tiempoâ€, se reduce el incentivo para la inversión en tecnologías de bajo carbono como, por ejemplo, la energía nuclear y las energías renovables, y podría encerrar a las economías emergentes que tienen una elevada demanda energética en una dependencia de los combustibles fósiles.

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades