El gobierno no prevé usar reservas para pagar al FMI

Así lo aseguró el jefe de gabinete, Alberto Fernández, en relación al vencimiento, en marzo próximo, de la cuota de 3.000 millones de dólares con el organismo de crédito.

“No estamos pensando en usar reservas, vamos a ver cómo
evolucionan las cosas”, declaró el ministro, quien agregó que espera que no haya “presiones” ni “dilaciones” para el visto bueno del organismo cuando en febrero se efectúe la segunda revisión de cumplimiento del programa acordado en septiembre pasado.

“Tenemos que evitar que en febrero tengamos que enfrentar un
nuevo juego de presiones o un nuevo juego de dilaciones, que en
verdad no ayudan a nadie y complican la relación”, dijo el
funcionario.

La advertencia tiene su origen en la demora en la que incurrió el
FMI en las últimas semanas para aprobar la primera revisión de
metas, pese a que fueron sobrecumplidas, lo que motivó ayer un
reclamo directo del presidente Néstor Kirchner al director gerente
del organismo, Horst Köhler.

“Hubo un intento de algún sector del Fondo de revisar temas ya
resueltos, fundamentalmente el de afectar más de 3 por ciento de
nuestro PBI al superávit comprometido para pagar a los
acreedores”, reveló el jefe de gabinete.

Fernández relató que para resolver esa situación “el ministro
(de Economía Roberto) Lavagna hizo un muy buen trabajo y el
presidente (Néstor Kirchner) destrabó el tema con (el director
gerente del FMI Horst) Köhler” en la conversación telefónica que
sostuvieron el viernes pasado.

El ministro admnitió que también influyó en ese desenlace “el
apoyo recibido de los Estados Unidos, que tanto en setiembre (en
la definición del acuerdo de refinanciación) como ahora han
acompañado (a la Argentina) en las discusiones con el FMI”.

“No estamos pensando en usar reservas, vamos a ver cómo
evolucionan las cosas”, declaró el ministro, quien agregó que espera que no haya “presiones” ni “dilaciones” para el visto bueno del organismo cuando en febrero se efectúe la segunda revisión de cumplimiento del programa acordado en septiembre pasado.

“Tenemos que evitar que en febrero tengamos que enfrentar un
nuevo juego de presiones o un nuevo juego de dilaciones, que en
verdad no ayudan a nadie y complican la relación”, dijo el
funcionario.

La advertencia tiene su origen en la demora en la que incurrió el
FMI en las últimas semanas para aprobar la primera revisión de
metas, pese a que fueron sobrecumplidas, lo que motivó ayer un
reclamo directo del presidente Néstor Kirchner al director gerente
del organismo, Horst Köhler.

“Hubo un intento de algún sector del Fondo de revisar temas ya
resueltos, fundamentalmente el de afectar más de 3 por ciento de
nuestro PBI al superávit comprometido para pagar a los
acreedores”, reveló el jefe de gabinete.

Fernández relató que para resolver esa situación “el ministro
(de Economía Roberto) Lavagna hizo un muy buen trabajo y el
presidente (Néstor Kirchner) destrabó el tema con (el director
gerente del FMI Horst) Köhler” en la conversación telefónica que
sostuvieron el viernes pasado.

El ministro admnitió que también influyó en ese desenlace “el
apoyo recibido de los Estados Unidos, que tanto en setiembre (en
la definición del acuerdo de refinanciación) como ahora han
acompañado (a la Argentina) en las discusiones con el FMI”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades