El dilema de la tercer moneda

El Gobierno continuó analizando cómo será la instrumentación de la "tercera moneda" que se dispone a poner en circulación, a la par que repasó el contenido del proyecto de Presupuesto 2002 para apurar su aprobación en el Congreso.

26 diciembre, 2001

En un contexto de frenéticas reuniones y una agenda “abierta y móvil”, el presidente Adolfo Rodríguez Saá prosiguió durante la mañama monitoreando el trabajo que realiza el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, en función del lanzamiento del futuro bono Argentino.

También el Gobierno se disponía a definir si prolongará hasta principios de enero el feriado cambiario y debate sobre los alcances del denominado “corralito”, que limita las extracciones de los depósitos bancarios.

En el plano político, el jefe de Estado estableció diferentes contactos en el orden local, pero focalizó atención al plano internacional, ya que recibirá mañana al presidente del Uruguay, Jorge Battle, y al canciller español, Josep Piqué. Al igual que en los últimos días, un crisol de personalidades visitó la sede gubernamental y entre éstos estuvieron el senador Antonio Cafiero, el padre Osvaldo Musto –uno de los máximos expertos de la Iglesia en materia de Doctrina Social–, el empresario Franco Macri, el titular de CAME, Osvaldo Cornide, y el secretario general de la Gobernación bonaerense, Esteban Caselli.

El presidente derivó en su hermano, Alberto, la tarea de confeccionar la estructura definitiva del Ejecutivo, que paulatinamente está siendo completada con la asunción de
funcionarios en diferentes áreas.

En tanto, se puede ver al ex Intendente porteño Carlos Grosso con una activa presencia en la Casa de Gobierno, ocupándose de aspectos “políticos” a nivel partidario, fundamentalmente.

Por otra parte, se espera que el canciller José María Vernet le precise a Rodríguez Saá cuándo visitará el país el presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso.

Fuente: Noticias Argentinas

En un contexto de frenéticas reuniones y una agenda “abierta y móvil”, el presidente Adolfo Rodríguez Saá prosiguió durante la mañama monitoreando el trabajo que realiza el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, en función del lanzamiento del futuro bono Argentino.

También el Gobierno se disponía a definir si prolongará hasta principios de enero el feriado cambiario y debate sobre los alcances del denominado “corralito”, que limita las extracciones de los depósitos bancarios.

En el plano político, el jefe de Estado estableció diferentes contactos en el orden local, pero focalizó atención al plano internacional, ya que recibirá mañana al presidente del Uruguay, Jorge Battle, y al canciller español, Josep Piqué. Al igual que en los últimos días, un crisol de personalidades visitó la sede gubernamental y entre éstos estuvieron el senador Antonio Cafiero, el padre Osvaldo Musto –uno de los máximos expertos de la Iglesia en materia de Doctrina Social–, el empresario Franco Macri, el titular de CAME, Osvaldo Cornide, y el secretario general de la Gobernación bonaerense, Esteban Caselli.

El presidente derivó en su hermano, Alberto, la tarea de confeccionar la estructura definitiva del Ejecutivo, que paulatinamente está siendo completada con la asunción de
funcionarios en diferentes áreas.

En tanto, se puede ver al ex Intendente porteño Carlos Grosso con una activa presencia en la Casa de Gobierno, ocupándose de aspectos “políticos” a nivel partidario, fundamentalmente.

Por otra parte, se espera que el canciller José María Vernet le precise a Rodríguez Saá cuándo visitará el país el presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso.

Fuente: Noticias Argentinas

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades