El coronavirus aísla a China y altera el comercio mundial

El aislamiento de China por el brote del nuevo virus está congelando ese centro económico vital para el mundo entero.

La incertidumbre sobre el virus, que ya infectó a más de 17.000 personas, alteró todas las cadenas de suministro del mundo, contrajo el precio de los activos y obligó a los negocios internacionales a tomar decisiones difíciles con poca información, afirma hoy el Wall Street Journal.

 

Estados Unidos, los gobiernos de Europa y Asia están aplicando nuevas regulaciones para bloquear la entrada de visitantes procedentes de China y controlar a los ciudadanos nacionales que retornan de ese país. Las grandes aerolíneas han suspendido sus vuelos a China y las empresas han sacado de allí a sus ejecutivos expatriados.

 

La crisis sanitaria de china está poniendo a prueba a todo el sistema económico global y afectando la fragilidad del incipiente boom y también la fortaleza de China como consumidor. Desde que identificó el coronavirus disminuyó su demanda de petróleo crudo en 16%. Arabia saudita ha pedido una reunión de emergencia de los países miembros de la OPEP.

 

China es el importador de petróleo más grande del mundo y Wuhan, la ciudad donde apareció el virus, es uno de los principales centros de gas y petróleo. Dos grandes clientes sauditas, China National Chemical Corp. y Hangli Petrochemical, con capacidad para refinar casi un millón de barriles diarios, están reduciendo sus compras.

 

El impacto del coronavirus explica gran parte de la caída de 3,7% en el índice Industrial Dow Jones con respecto a su récord el 17 de enero.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades