El ajuste de la economía espera al gobierno que viene

próximo período presidencial estará signado por endeudamiento y necesidad de inversiones, lo cual requerirá de un sostenido ajuste fiscal y de precios relativos, sería la síntesis del seminario “Perspectiva de Negocios. Riesgos y Oportunidades”.

24 octubre, 2007

No irradiaron precisamente optimismo los especialistas de distintas área
de la economía con experiencia en la función pública, de
la talla de Joaquín Cottani, Pablo Rojo, Rogelio Frigerio (n), Carlos Bastos,
Joao Ferreira Bezerra de Souza, Javier Tizado y Alberto Verra, que disertaron
sobre el escenario del país que viene después de las elecciones
del domingo.

Tampoco lo hicieron al cierre Roberto García (director de Ámbito
Financiero) y Rosendo Fraga (director de Nueva Mayoría), quienes ofrecieron
un verdadero show en un ping pong de preguntas y respuestas.

“Quienes esperen que algo cambie después de las elecciones se llevarán
una gran desilusión”, afirmó García, quien dijo confiar
en la habilidad que más reconoce al Presidente: el control que ejerce
desde hace años sobre su mujer y que espera mantenga por el bienestar
de todos.

Rosendo Fraga, por su parte, no se mostró tan optimista al respecto.
“Siempre surgen roces entre el Presidente saliente y el entrante y esta
no va a ser la excepción pese a que sean marido y mujer”, afirmó,
para luego resaltar que “esa circunstancia, probablemente agrave la transición”.

Ambos dijeron esperar poco de la oposición, de la que García
destacó la calidad personal de sus representantes, tanto como su escasa
capacidad para articular políticas, y Fraga criticó por el alto
grado de fragmentación con el que llegan a las elecciones.

Distintos enfoques

Al abordar el panorama económico desde la reciente crisis internacional
y sus repercusiones sobre la Argentina, Joaquín Cottani (socio de DFC
Associates LLP, ex-Economista Jefe de Lehman Brothers y ex-Subsecretario de
Financiamiento) concluyó que la experiencia de Alan Greenspan influirá
positivamente en las decisiones de su sucesor al frente de la Reserva Federal
estadounidense, Ben Bernanke, a quien toca un tiempo de tasas de interés
superiores y presiones inflacionarias en ascenso.

En el primer panel coordinado por Horacio Liendo, de Liendo & Castiñeyras,
que se destinó enteramente al análisis de la macroeconomía,
Pablo Rojo (socio de Río Bravo Inversiones, ex-Presidente del Banco Hipotecario
y ex-Subsecretario de Desregulación) afirmó que un esfuerzo fiscal
en los años inmediatos por venir, 2008/2009, consistente con los mayores
vencimientos de la deuda, permitirían un futuro promisorio a partir del
2011, cuando los vencimientos, según Rojo, se reduzcan.

Según Rojo, Argentina se encuentra en peores condiciones para consolidar
el actual ciclo de crecimiento que países como México, Chile o
inclusive la India. Entre las restricciones para el crecimiento nacional, el
especialista señaló la deuda pública -que sólo a
partir de 2011 bajará del 4,5% al 2,6%; una tasa de inversión
que no supera el 23% del PBI; la desaparición del superávit energético
y la dificultad de mantener la actual política de subsidios cruzados;
el límite geográfico para sembrar y la ausencia de nuevos acuerdos
comerciales como en el caso de Chile.

A su turno, Rogelio Frigerio (n) (titular de Economía y Regiones, ex-
Secretario de Programación Económica) abordó las limitaciones
del actual programa económico argentino, así como la necesidad
de inversión en sectores claves de la economía y la fragilidad
de ciertos indicadores y proyecciones, especialmente en materia de inflación
y medición de la pobreza. En este sentido, consideró que la agenda
del próximo gobierno deberá incluir un incremento de la inversión,
la corrección gradual de precios relativos, la reforma del Sistema Federal
Fiscal y una mejora en la distribución del ingreso.

La macroeconomía dio paso a un tema crucial en el futuro inmediato,
la energía. Carlos Bastos (consultor independiente, ex-Secretario de
Energía y ex-Ministro de Infraestructura) explicó las distorsiones
que existen en el mercado como consecuencia de la devaluación y pesificación
de tarifas. Con cifras inapelables alertó sobre el agotamiento de las
reservas de gas y petróleo y la insuficiencia de la prospección
y exploración para renovarlas.

De acuerdo con Bastos, hay demanda insatisfecha y oportunidad para excelentes
negocios en el sector, aunque la intervención estatal en el sector y
la ausencia de certidumbre en los contratos provoquen baja calidad de la inversión
disponible. En suma, dinero de plazo relativamente corto y alto costo es el
que podrá disponerse.

Por su parte, Javier Tizado (titular de Tubos Trans Electric S.A., ex-Techint
y ex-Secretario de Industria) realizó una exhaustiva presentación
con series de indicadores que mostraron la debilidad del proceso de inversión,
que estuvo impulsado básicamente por las pymes, y la pérdida de
ventajas comparativas, pese a la magnitud de la devaluación, tal como
lo demuestra el déficit comercial con Brasil y las características
del intercambio con China.

Alberto Verra (CEO de Roggio S.A. y ex-Grupo Macri) destacó, a su turno,
los avances en los proyectos de infraestructura actualmente en curso, remarcando
el rol central que tiene en ellos el sector público, con las ineficiencias,
demoras y sobre costos que ello implica. Asimismo, puso énfasis en el
rol que tuvo la industria de la construcción en la superación
de la crisis del 2002 en adelante y alertó sobre cierto agotamiento de
ese esfuerzo.

No irradiaron precisamente optimismo los especialistas de distintas área
de la economía con experiencia en la función pública, de
la talla de Joaquín Cottani, Pablo Rojo, Rogelio Frigerio (n), Carlos Bastos,
Joao Ferreira Bezerra de Souza, Javier Tizado y Alberto Verra, que disertaron
sobre el escenario del país que viene después de las elecciones
del domingo.

Tampoco lo hicieron al cierre Roberto García (director de Ámbito
Financiero) y Rosendo Fraga (director de Nueva Mayoría), quienes ofrecieron
un verdadero show en un ping pong de preguntas y respuestas.

“Quienes esperen que algo cambie después de las elecciones se llevarán
una gran desilusión”, afirmó García, quien dijo confiar
en la habilidad que más reconoce al Presidente: el control que ejerce
desde hace años sobre su mujer y que espera mantenga por el bienestar
de todos.

Rosendo Fraga, por su parte, no se mostró tan optimista al respecto.
“Siempre surgen roces entre el Presidente saliente y el entrante y esta
no va a ser la excepción pese a que sean marido y mujer”, afirmó,
para luego resaltar que “esa circunstancia, probablemente agrave la transición”.

Ambos dijeron esperar poco de la oposición, de la que García
destacó la calidad personal de sus representantes, tanto como su escasa
capacidad para articular políticas, y Fraga criticó por el alto
grado de fragmentación con el que llegan a las elecciones.

Distintos enfoques

Al abordar el panorama económico desde la reciente crisis internacional
y sus repercusiones sobre la Argentina, Joaquín Cottani (socio de DFC
Associates LLP, ex-Economista Jefe de Lehman Brothers y ex-Subsecretario de
Financiamiento) concluyó que la experiencia de Alan Greenspan influirá
positivamente en las decisiones de su sucesor al frente de la Reserva Federal
estadounidense, Ben Bernanke, a quien toca un tiempo de tasas de interés
superiores y presiones inflacionarias en ascenso.

En el primer panel coordinado por Horacio Liendo, de Liendo & Castiñeyras,
que se destinó enteramente al análisis de la macroeconomía,
Pablo Rojo (socio de Río Bravo Inversiones, ex-Presidente del Banco Hipotecario
y ex-Subsecretario de Desregulación) afirmó que un esfuerzo fiscal
en los años inmediatos por venir, 2008/2009, consistente con los mayores
vencimientos de la deuda, permitirían un futuro promisorio a partir del
2011, cuando los vencimientos, según Rojo, se reduzcan.

Según Rojo, Argentina se encuentra en peores condiciones para consolidar
el actual ciclo de crecimiento que países como México, Chile o
inclusive la India. Entre las restricciones para el crecimiento nacional, el
especialista señaló la deuda pública -que sólo a
partir de 2011 bajará del 4,5% al 2,6%; una tasa de inversión
que no supera el 23% del PBI; la desaparición del superávit energético
y la dificultad de mantener la actual política de subsidios cruzados;
el límite geográfico para sembrar y la ausencia de nuevos acuerdos
comerciales como en el caso de Chile.

A su turno, Rogelio Frigerio (n) (titular de Economía y Regiones, ex-
Secretario de Programación Económica) abordó las limitaciones
del actual programa económico argentino, así como la necesidad
de inversión en sectores claves de la economía y la fragilidad
de ciertos indicadores y proyecciones, especialmente en materia de inflación
y medición de la pobreza. En este sentido, consideró que la agenda
del próximo gobierno deberá incluir un incremento de la inversión,
la corrección gradual de precios relativos, la reforma del Sistema Federal
Fiscal y una mejora en la distribución del ingreso.

La macroeconomía dio paso a un tema crucial en el futuro inmediato,
la energía. Carlos Bastos (consultor independiente, ex-Secretario de
Energía y ex-Ministro de Infraestructura) explicó las distorsiones
que existen en el mercado como consecuencia de la devaluación y pesificación
de tarifas. Con cifras inapelables alertó sobre el agotamiento de las
reservas de gas y petróleo y la insuficiencia de la prospección
y exploración para renovarlas.

De acuerdo con Bastos, hay demanda insatisfecha y oportunidad para excelentes
negocios en el sector, aunque la intervención estatal en el sector y
la ausencia de certidumbre en los contratos provoquen baja calidad de la inversión
disponible. En suma, dinero de plazo relativamente corto y alto costo es el
que podrá disponerse.

Por su parte, Javier Tizado (titular de Tubos Trans Electric S.A., ex-Techint
y ex-Secretario de Industria) realizó una exhaustiva presentación
con series de indicadores que mostraron la debilidad del proceso de inversión,
que estuvo impulsado básicamente por las pymes, y la pérdida de
ventajas comparativas, pese a la magnitud de la devaluación, tal como
lo demuestra el déficit comercial con Brasil y las características
del intercambio con China.

Alberto Verra (CEO de Roggio S.A. y ex-Grupo Macri) destacó, a su turno,
los avances en los proyectos de infraestructura actualmente en curso, remarcando
el rol central que tiene en ellos el sector público, con las ineficiencias,
demoras y sobre costos que ello implica. Asimismo, puso énfasis en el
rol que tuvo la industria de la construcción en la superación
de la crisis del 2002 en adelante y alertó sobre cierto agotamiento de
ese esfuerzo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades