EE.UU. fracasa en evitar masacres egipcias

La matanza de más de 500 manifestantes partidarios del presidente depuesto Mursi en Egipto selló el fracaso de la mediación pacificadora estadounidense y agregó complicaciones a su agenda exterior.

Los actos de violencia contra manifestantes partidarios de Mursi en diversas provincias de Egipto, que dejaron unos 500 muertos y más de 3.000 heridos y comenzaron luego de que las fuerzas de seguridad desalojaran dos campamentos de protesta que éstos mantenían en El Cairo desde el golpe del 3 de julio, se desataron a continuación que el subsecretario de Estado estadounidense, William Burns, abandonara El Cairo el viernes pasado, dejando al pueblo egipcio sumido en la incertidumbre.

 

Ya las misiones enviadas por EE.UU., la UE, la Unión Africana, Emiratos Árabes Unidos y Catar habían abandonado el país tras intensas rondas de negociaciones y pocos resultados.

 

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, compareció ayer de manera inesperada ante la prensa en Washington y dijo que la violencia en Egipto de la jornada, que dejó unos 150 muertos, es un grave golpe a la reconciliación del país, pese a lo cual afirmó que todavía hay una posibilidad de lograr una solución política.

 

El jefe de la diplomacia estadounidense en el Departamento de Estado llamó a todas las partes en Egipto -aunque subrayó específicamente el papel del gobierno y de los militares- también a dar un paso atrás, calmar la situación y evitar la pérdida de más vidas, a la par que instó al gobierno interino a concluir lo antes posible el estado de emergencia decretado hoy.

 

Un Kerry de gesto muy serio advirtió que Egipto se encuentra en un momento crucial que definirá probablemente su futuro, en función del camino que decidan escoger gobierno, partidos y sociedad, informó la agencia de noticias DPA.

 

El camino hacia la violencia sólo lleva a una mayor inestabilidad, desastre económico y sufrimiento, advirtió en este sentido.

 

Más temprano, un vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, había expresado a periodistas que acompañan al presidente Barack Obama en sus vacaciones en Martha`s Vineyard, en las costas de Massachusetts, que la reconciliación y el fin de la violencia convienen a todas las partes.

 

El portavoz subrayó que Obama sigue de cerca la situación y que Washington continuará presionando a Egipto para que cumpla la promesa que hizo de agilizar la transición hacia un gobierno civil y elegido democráticamente, informó la agencia de noticias EFE.

 

Estamos esperanzados de que el gobierno interino comenzará a tomar los pasos necesarios para efectuar esta transición, enfatizó Earnest, al señalar que la violencia solo dificultará el avance hacia una estabilidad y democracia duraderas.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades