EE.UU: el temor a la recesión sacudió las bolsas

El Nasdaq arrancó el año 7,2% abajo; más presión para que la Reserva Federal baje las tasas. Cayeron casi todos los mercados del mundo, con la excepción de Sydney. Nuevas y contundentes señales de desaceleración en el nivel de actividad en Estados Unido

El creciente temor a una potencial recesión en la economía de Estados Unidos, después de ocho años de bonanza, provocó ayer (martes 2) fuertes pérdidas en las bolsas de Nueva York e hizo cerrar en baja a los principales mercados de valores del mundo en el primer día de operaciones de 2001.

Los agentes bursátiles entraron poco menos que en pánico al ver al índice Nasdaq hundirse 7,23% y comenzar el año marcando la séptima mayor baja de su historia, lo que hizo retroceder el índice al mismo nivel que tenía el 3 de marzo de 1999, tras haber perdido más de 39% en 2000 completando el peor de sus 29 años de historia.

En sintonía con este retroceso, el índice Dow Jones limitó sus pérdidas 1,3% , mientras el Standard and Poor´s 500, un índice más representativo de la tendencia del mercado, bajó 37,01 puntos.

Según los expertos bursátiles, el mercado estadounidense se desplomó por liquidaciones masivas de los papeles de empresas de alta tecnología.

Las órdenes se multiplicaron luego de que la analista de Robertson Stephens Dane Lewis redujera sus recomendaciones de compra de acciones de fabricantes de productos para Internet, ya que se espera una baja en los gastos que las empresas harán en informática durante la primera mitad del año.

Este retroceso sería consecuencia de la desaceleración invocada por las compañías en los últimos meses para justificar desempeños inferiores a los esperados e incluso despidos.

El freno de la actividad económica fue confirmado nuevamente al anunciarse una caída de 4 puntos en el índice que surge de las consultas a los directores de compras de los principales grupos manufactureros estadounidenses.

Se trata de la quinta baja consecutiva y del nivel más bajo de este índice desde abril de 1991. “La cifra sugiere que la economía se desacelera más de lo que desea la Fed (Reserva Federal)”, apuntó el banco Barclays Capital en su comentario.

La debacle hace que cada vez más operadores tiendan a creer que la Fed flexibilizará su política varias veces durante la primera mitad del año, comenzando en la reunión que el comité monetario de ese organismo tiene prevista para el 30 y 31 del actual.

Algunos incluso estiman que ya entonces, la Fed podría reducir en medio punto las tasas de interés, lo que implicaría un beneficio para la Argentina.

El problema es que si la desaceleración se transforma en una recesión “la gente estará muy reacia a correr riesgos y eso no será nada bueno para América latina”, recordó Walter Molano, de BCP Securities.

El creciente temor a una potencial recesión en la economía de Estados Unidos, después de ocho años de bonanza, provocó ayer (martes 2) fuertes pérdidas en las bolsas de Nueva York e hizo cerrar en baja a los principales mercados de valores del mundo en el primer día de operaciones de 2001.

Los agentes bursátiles entraron poco menos que en pánico al ver al índice Nasdaq hundirse 7,23% y comenzar el año marcando la séptima mayor baja de su historia, lo que hizo retroceder el índice al mismo nivel que tenía el 3 de marzo de 1999, tras haber perdido más de 39% en 2000 completando el peor de sus 29 años de historia.

En sintonía con este retroceso, el índice Dow Jones limitó sus pérdidas 1,3% , mientras el Standard and Poor´s 500, un índice más representativo de la tendencia del mercado, bajó 37,01 puntos.

Según los expertos bursátiles, el mercado estadounidense se desplomó por liquidaciones masivas de los papeles de empresas de alta tecnología.

Las órdenes se multiplicaron luego de que la analista de Robertson Stephens Dane Lewis redujera sus recomendaciones de compra de acciones de fabricantes de productos para Internet, ya que se espera una baja en los gastos que las empresas harán en informática durante la primera mitad del año.

Este retroceso sería consecuencia de la desaceleración invocada por las compañías en los últimos meses para justificar desempeños inferiores a los esperados e incluso despidos.

El freno de la actividad económica fue confirmado nuevamente al anunciarse una caída de 4 puntos en el índice que surge de las consultas a los directores de compras de los principales grupos manufactureros estadounidenses.

Se trata de la quinta baja consecutiva y del nivel más bajo de este índice desde abril de 1991. “La cifra sugiere que la economía se desacelera más de lo que desea la Fed (Reserva Federal)”, apuntó el banco Barclays Capital en su comentario.

La debacle hace que cada vez más operadores tiendan a creer que la Fed flexibilizará su política varias veces durante la primera mitad del año, comenzando en la reunión que el comité monetario de ese organismo tiene prevista para el 30 y 31 del actual.

Algunos incluso estiman que ya entonces, la Fed podría reducir en medio punto las tasas de interés, lo que implicaría un beneficio para la Argentina.

El problema es que si la desaceleración se transforma en una recesión “la gente estará muy reacia a correr riesgos y eso no será nada bueno para América latina”, recordó Walter Molano, de BCP Securities.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades