EE.UU. difundió el informe sobre lavado

El documento dado a conocer por el Senado estadounidense se centra en las transacciones de los bancos argentinos Mercado Abierto y República con el Citibank, a través del M.A.Bank y el Federal Bank.

28 febrero, 2001

(EFE).- Dos bancos argentinos, a través de subsidiarias extranjeras y el estadounidense Citibank, estuvieron vinculados a transacciones en las que se “lavó dinero” producto de operaciones ilegales, reveló hoy (miércoles 28) un informe del Senado de Estados Unidos.

El estudio denuncia la utilización de los bancos M.A. Bank de Islas Caimán y Federal Bank de Bahamas, subsidiarias de bancos argentinos, para hacer transacciones irregulares que tuvieron como corresponsal al Citibank de Nueva York.

“El Citibank permitió a estos dos bancos extranjeros ganar acceso al sistema bancario de Estados Unidos”, indica el informe del subcomité de Investigaciones Permanentes del Senado, que pertenece al Comité de Asuntos Gubernamentales de la Cámara Alta.

La investigación de la subcomisión legislativa vincula al M.A. Bank de islas Caimán con el banco Mercado Abierto de Argentina y al Federal Bank de Bahamas con el también argentino Banco República.

Aunque los bancos de islas Caimán y Bahamas realizaban transacciones por correspondencia con los bancos argentinos, que más que nada eran sus socios, no tenían licencia para operar en la Argentina ni controles adecuados contra el lavado de dinero.

La investigación, que estuvo dirigida por la minoría demócrata de la subcomisión, indica que ni el M.A. Bank de islas Caimán ni el Federal Bank de Bahamas tenían oficinas físicas para sus operaciones bancarias.

A pesar de ello, esas dos instituciones pudieron abrir cuentas con el Citibank de Nueva York y hacer transacciones valoradas en más de US$ 4,500 millones.

El M.A. Bank pertenece al grupo argentino Mercado Abierto, mientras que el Federal Bank es propiedad del Grupo Moneta, dueños del Banco República.

El estudio del Senado estadounidense, que será objeto de audiencias públicas el jueves y viernes de esta semana, hace alusión al operativo policial Casablanca, con el cuál Estados Unidos y países latinoamericanos dieron un golpe al lavado de dinero en 1998.

Esa operación reveló que el cartel de drogas de Juárez, en México, depositó unos US$ 7,7 millones en el M.A. Bank, agrega el informe legislativo.

La investigación alude, además, a la “estrecha relación” entre el Citibank, una de las instituciones estadounidenses investigadas por el grupo legislativo, y el Banco República.

Según los funcionarios legislativos, el Citibank no sólo sirvió de banco corresponsal para el Banco República y el Federal Bank, sino que además fue socio del Grupo Moneta, el Banco República y, brevemente, del Federal Bank.

Aunque la investigación indica que el Federal Bank de Bahamas era propiedad del Grupo Moneta, el informe advierte de que uno de los dueños de esa institución bancaria, Raúl Moneta, negó al diario Miami Herald tener vínculos con el banco bahameño.

“El Banco República no tiene un manual de programas contra el lavado de dinero producto de actividades ilícitas”, indicó en 1998 una auditoría del Banco Central de la Argentina.

La auditoría, indicaron los investigadores del Senado de Estados Unidos, reflejó, además, que las autoridades argentinas desconocían que el Federal Bank perteneciera al grupo Moneta.

El informe divulgado hoy por el Subcomité de Investigaciones Permanentes se añade a un estudio más amplio publicado a principios de mes.

La investigación del Senado estadounidense sostiene que cada año pasan por el sistema financiero de Estados Unidos entre US$ 500.000 millones y 1,5 billones producto de operaciones ilegales.

Para superar las debilidades del sistema bancario de Estados Unidos, el informe sugiere que el Congreso prohiba a los bancos estadounidenses la apertura de cuentas que sólo requieran del nombre y la dirección de la empresa que realiza la transacción.

(EFE).- Dos bancos argentinos, a través de subsidiarias extranjeras y el estadounidense Citibank, estuvieron vinculados a transacciones en las que se “lavó dinero” producto de operaciones ilegales, reveló hoy (miércoles 28) un informe del Senado de Estados Unidos.

El estudio denuncia la utilización de los bancos M.A. Bank de Islas Caimán y Federal Bank de Bahamas, subsidiarias de bancos argentinos, para hacer transacciones irregulares que tuvieron como corresponsal al Citibank de Nueva York.

“El Citibank permitió a estos dos bancos extranjeros ganar acceso al sistema bancario de Estados Unidos”, indica el informe del subcomité de Investigaciones Permanentes del Senado, que pertenece al Comité de Asuntos Gubernamentales de la Cámara Alta.

La investigación de la subcomisión legislativa vincula al M.A. Bank de islas Caimán con el banco Mercado Abierto de Argentina y al Federal Bank de Bahamas con el también argentino Banco República.

Aunque los bancos de islas Caimán y Bahamas realizaban transacciones por correspondencia con los bancos argentinos, que más que nada eran sus socios, no tenían licencia para operar en la Argentina ni controles adecuados contra el lavado de dinero.

La investigación, que estuvo dirigida por la minoría demócrata de la subcomisión, indica que ni el M.A. Bank de islas Caimán ni el Federal Bank de Bahamas tenían oficinas físicas para sus operaciones bancarias.

A pesar de ello, esas dos instituciones pudieron abrir cuentas con el Citibank de Nueva York y hacer transacciones valoradas en más de US$ 4,500 millones.

El M.A. Bank pertenece al grupo argentino Mercado Abierto, mientras que el Federal Bank es propiedad del Grupo Moneta, dueños del Banco República.

El estudio del Senado estadounidense, que será objeto de audiencias públicas el jueves y viernes de esta semana, hace alusión al operativo policial Casablanca, con el cuál Estados Unidos y países latinoamericanos dieron un golpe al lavado de dinero en 1998.

Esa operación reveló que el cartel de drogas de Juárez, en México, depositó unos US$ 7,7 millones en el M.A. Bank, agrega el informe legislativo.

La investigación alude, además, a la “estrecha relación” entre el Citibank, una de las instituciones estadounidenses investigadas por el grupo legislativo, y el Banco República.

Según los funcionarios legislativos, el Citibank no sólo sirvió de banco corresponsal para el Banco República y el Federal Bank, sino que además fue socio del Grupo Moneta, el Banco República y, brevemente, del Federal Bank.

Aunque la investigación indica que el Federal Bank de Bahamas era propiedad del Grupo Moneta, el informe advierte de que uno de los dueños de esa institución bancaria, Raúl Moneta, negó al diario Miami Herald tener vínculos con el banco bahameño.

“El Banco República no tiene un manual de programas contra el lavado de dinero producto de actividades ilícitas”, indicó en 1998 una auditoría del Banco Central de la Argentina.

La auditoría, indicaron los investigadores del Senado de Estados Unidos, reflejó, además, que las autoridades argentinas desconocían que el Federal Bank perteneciera al grupo Moneta.

El informe divulgado hoy por el Subcomité de Investigaciones Permanentes se añade a un estudio más amplio publicado a principios de mes.

La investigación del Senado estadounidense sostiene que cada año pasan por el sistema financiero de Estados Unidos entre US$ 500.000 millones y 1,5 billones producto de operaciones ilegales.

Para superar las debilidades del sistema bancario de Estados Unidos, el informe sugiere que el Congreso prohiba a los bancos estadounidenses la apertura de cuentas que sólo requieran del nombre y la dirección de la empresa que realiza la transacción.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades